Resonancia magnética multiparamétrica

La resonancia unida a la biopsia logra el diagnóstico más preciso.

La resonancia magnética es una prueba radiológica que nos proporciona información sobre la forma y señal de la próstata en sus diferentes partes, así como de los órganos vecinos que la rodean y sus relaciones. De esta manera sabemos cómo debe ser una próstata normal en las llamadas secuencias T1 y, sobre todo, T2. Por tanto, cuando hay problemas de hiperplasia, de cáncer o de inflamaciones (prostatitis) se observan cambios en el tamaño, forma y en la señal de la próstata.

La resonancia se denomina multiparamétrica porque, además de la forma y señal en T1 y T2, se evalúan otros aspectos funcionales como la difusión o la perfusión (cómo se distribuye el contraste que se inyecta) que se comportan de forma distinta en las enfermedades prostáticas ayudándonos a distinguirlas. De esta forma, el radiólogo no sólo describe las imágenes normales y anormales, sino que también informa sobre la probabilidad de que estas se correspondan con un cáncer (clasificación PIRAD).

La resonancia multiparamétrica es capaz de detectar, aproximadamente, el 85% de los cánceres de próstata, especialmente aquellos que son significativos (de cierta agresividad) y tienen suficiente tamaño. Su sensibilidad es máxima para tumores con volúmenes mayores a 0,2 cc, equivalentes a 7 mm de diámetro.

En la Clínica disponemos de la tecnología 3 Tesla más avanzada, lo que nos permite una mayor capacidad de detección y diferenciación de las anormalidades en la próstata.

Además, nuestros radiólogos cuentan con alta experiencia porque son los únicos de este país que, merced a conocer los resultados de las biopsias mapeo de fusión (más de 1.000 biopsias realizadas), disponen de información semanal sobre la fiabilidad de sus diagnósticos lo que garantiza un proceso de mejora continua.