Cáncer de Próstata

Nuestro objetivo es obtener la curación con los menores efectos adversos y adaptado a los  valores y preferencias del paciente

El cáncer de próstata es la enfermedad maligna más frecuente en el varón con alrededor de 30.000 casos nuevos diagnosticados cada año en nuestro país. No conociendo las causas, es importante llevar a cabo un diagnóstico lo más precoz posible para poderlo tratar con las máximas garantías y con los mínimos efectos adversos.

En nuestro país, dos de cada tres varones se diagnostican debido a una elevación del PSA, con frecuencia asintomáticos. Cuando un varón consulta por síntomas relacionados con el tracto urinario inferior suelen ser atribuibles a la hiperplasia benigna de próstata, enfermedad que puede coexistir con un cáncer de próstata.

Alrededor del 90% de los nuevos diagnósticos el tumor está localizado en la próstata lo cual ofrece la posibilidad de intentar tratamientos curativos adaptado a las peculiaridades de la enfermedad en cada paciente.

Ninguna institución de este país, y pocas a nivel mundial, disponen de toda la combinación de medios diagnósticos de vanguardia que nos permite dar respuesta a qué es lo específico de la enfermedad en cada paciente para ofrecerle el tratamiento más personalizado posible.

UNA MEDICINA PERSONALIZADA

¿Necesita que le ayudemos?

En el Centro de Próstata disponemos de todas las técnicas diagnósticas y terapéuticas para ofrecer la mejor opción según las características y deseos del paciente.
Equipo de profesionales con alta experiencia

Un diagnóstico de precisión de la localización
y el potencial maligno del cáncer de próstata

Desde hace tres años, somos el único centro integral que sistemáticamente emplea la combinación de la Resonancia Magnética multiparamétrica (RMN) con la biopsia de fusión de imágenes por vía transperineal en todos sus pacientes (más de 1.000 biopsias realizadas).

Esto es así porque nuestro objetivo es triple:

  • Primero, conocer si el paciente tiene un cáncer de próstata con la máxima seguridad evitando segundas biopsias.
  • Conocer la localización del tumor dentro de la próstata.
  • Obtener las muestras directamente del tumor, lo que nos permite conocer de la forma más precisa su biología, algo necesario para aplicar un tratamiento proporcional a la gravedad y extensión de la enfermedad. 

En los pacientes con tumores de alto riesgo en los que la enfermedad puede haber salido de la próstata realizamos el estudio de extensión con un PET Colina. Se trata de una prueba muy sensible para poder adaptar el tratamiento a las características del paciente.

Al combinarla con la biopsia de fusión, hemos logrado tratar pacientes con tumores de alto riesgo con preservación completa de la continencia y función sexual.

Incorporamos esta novedosa técnica en diciembre de 2018 y, en un año, hemos llevado a cabo más de 400 procedimientos.

Esta técnica la indicamos en pacientes en los que ha fracasado el tratamiento primario mediante cirugía, radioterapia o combinación de ambas y que se detecta por una elevación del PSA.

Nos informa exactamente de la localización del tumor, incluso antes de ser visible con otras técnicas, lo que nos ha permitido ser el primer grupo que ha podido estandarizar los patrones de recurrencia y cuál puede ser el tratamiento más apropiado para cada uno.

Somos pioneros en estos tratamientos que siempre se llevan a cabo aplicando técnicas mínimamente invasivas.

<p>Imagen personal investigador de la Cl&iacute;nica&nbsp;</p>

Además de las pruebas de imagen, llevamos a cabo un diagnóstico molecular determinando biomarcadores para conocer mejor qué pacientes se pueden beneficiar de tratamientos conservadores y valorar la posibilidad de realizar tratamientos personalizados en los pacientes con tumores avanzados.

Máximo control oncológico con los mínimos efectos adversos para el paciente

Para el cáncer de próstata limitado a la glándula, no extendido según las pruebas clínicas previas, podemos ofrecer los siguientes tratamientos además de la vigilancia activa que aplicamos en casos seleccionados.

Terapia focal
Supone tratar la parte de la próstata enferma con un margen de seguridad para controlar el tumor preservando la continencia y la función sexual. Para ello, empleamos la electroporación irreversible, los ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) o la braquiterapia de alta tasa en función de la localización del tumor.

Somos pioneros en este abordaje, teniendo la serie con mayor seguimeinto del país. Hemos conseguido controlar el tumor en el 96% de los casos en la zona tratada conservando la continencia en el 100% y las erecciones en el 96%.

Prostatectomía radical asistida por robot Da Vinci®
Aunque también realizamos este procedimiento por laparoscopia pura en casos seleccionados, la cirugía robótica ofrece la máxima garantía para nuestros pacientes por su alta precisión y rápida recuperación.

Tenemos una tasa de continencia cercana al 100% en la actualizad y una conservación de la potencia sexual que depende de la agresividad del tumor, de su localización y de la edad y enfermedades previas del paciente.

Cuando las condiciones del tumor y del paciente son favorables, la conservación de la potencia sexual es mayor del 90%, con o sin fármacos asociados.

Braquiterapia de alta y baja tasa en monoterapia
La braquiterapia la empleamos bien para tratar la totalidad de la próstata o la parte afecta con un margen de seguridad (terapia focal).

Con la técnica de baja tasa introducimos por vía transperineal unas semillas de Yodo o Paladio radiactivos en las zonas seleccionadas que van haciendo su efecto a lo largo de varios meses.

Con la técnica de alta tasa administramos la dosis completa, a partir de una fuente de Iridio radiactivo, en dos sesiones separadas por 12 horas con lo que el paciente recibe la dosis total antes de ser dado de alta a las 24 horas de su ingreso.

Radioterapia externa con V-MAT
Es una forma de radioterapia de intensidad modulada en la que la radiación se administra con una unidad que realiza un giro de 360º lo que permite la adaptación al volumen y forma de la próstata consiguiendo alcanzar las dosis deseadas con una mínima radiación de los tejidos de alrededor. Con respecto a las formas de radioterapia externa más convencionales supone un tratamiento más preciso, rápido y con menos efectos adversos.

Radioterapia externa con protonterapia
En 2020 incorporamos a nuestro arsenal terapéutico el mayor avance en radioterapia con la protonterapia que nos aporta la máxima garantía de alcanzar las dosis apropiadas respetando al máximo los tejidos circundantes y, por tanto, los posibles efectos adversos.

La información proporcionada por el PET Ga PSMA nos permite saber precozmente, tras el fracaso de un tratamiento previo con cirugía, radioterapia o ambas, expresado por la presencia de un PSA en ascenso, cuál es su localización.

De nuevo la RMN y biopsia con fusión nos permite confirmar la presencia y biología del tumor, paso previo necesario para programar cualquier tratamiento de rescate, siempre desde la perspectiva de la mínima invasión.

Hemos sido pioneros en el rescate de pacientes con recurrencia local o ganglionar mediante cirugía robótica, resección transuretral y radioterapia SBRT.

Algunos podrán beneficiarse del tratamiento con electroporación irreversible o de la braquiterapia de alta tasa, según su localización y tratamiento previo.

Al no existir experiencia previa a nivel mundial, todos estos tratamientos son considerados experimentales y forman parte de un estudio prospectivo, aprobado por el Comité Ético.

En el cáncer de próstata metastásico somos capaces de detectar la enfermedad, gracias al PET Ga PSMA, antes que los métodos convencionales lo que nos permite tratamientos sistémicos más precoces, bien con terapias dirigidas al crecimiento dependiente del receptor androgénico; bien con quimioterapia sistémica; o bien a través de la inclusión en algunos de los ensayos clínicos de vanguardia en los que participamos.

Está demostrado que cuanto más precoz sea el tratamiento con estos agentes, mayor es el beneficio esperado.