Fiebre

"La fiebre supone un coste para el organismo, aumentando el consumo de oxígeno y los requerimientos calóricos y de fluidos".

DR. JAVIER NICOLÁS GARCÍA GONZÁLEZ
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE MEDICINA INTERNA

El cuerpo mantiene una temperatura constante mediante un centro, llamado termorregulador, localizado en una parte del cerebro llamada hipotálamo. Cuando ese centro, por diferentes causas, establece una temperatura más elevada, se produce la fiebre.

Habitualmente la temperatura es algo más baja a primera hora del día, en torno a las 6 de la mañana, y alcanza su máximo entre las 4 y las 6 de la tarde. A esas horas, temperaturas de hasta 37,7 grados pueden ser perfectamente normales.

Hablamos de febrícula si la fiebre es de escasa magnitud (menor de 38º C) y de fiebre si se superan los 38 ºC.

La fiebre muy elevada o acompañada de síntomas muy acusados debe ser tratada. También en los casos de convulsiones febriles en los niños, en la mujer embarazada, o en enfermos con alteración importante cardiaca, pulmonar o cerebral.

Sin embargo, no parece tan claro que sea necesario quitar la fiebre leve o moderada, y en muchas ocasiones puede ocultar información importante para el diagnóstico. 

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Son síntomas inespecíficos, muy variables de unas personas a otras, y distintos también según la enfermedad que es causa de la fiebre.

Los más comunes son dolor de cabeza, dolores musculares generalizados, o más localizados en la región lumbar, dolores articulares y somnolencia. Los escalofríos ocurren durante el ascenso de la temperatura, y son el reflejo del aumento de actividad muscular que el centro termorregulador ordena para aumentar la temperatura corporal.

La irritabilidad o el delirio aparecen con más frecuencia en personas mayores, mientras que las convulsiones febriles son típicas de los niños menores de cinco años.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Somnolencia.
  • Escalofríos.

¿Presenta fiebre o febrícula?

Puede que sea necesario realizar un estudio del origen de la fiebre

¿Cuáles son las causas?

La fiebre está relacionada habitualmente con la estimulación del sistema inmunitario del organismo, ya que ayuda a combatir a determinados organismos que causan enfermedades.

Entre las causas más comunes están:

  • Infecciones.
  • Trastornos inflamatorios o autoinmunitarios.
  • Coágulos de sangre y tromboflebitis.
  • Medicamentos (algunos antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos).
  • El abuso de anfetaminas y la abstinencia de una sustancia psicotrópica en un adicto a ella.
  • La recepción de calor emitida por maquinaria industrial o por insolación.
  • El primer síntoma de un cáncer puede ser fiebre.

¿Cómo la tratamos?

Los fármacos más empleados en el tratamiento de la fiebre son el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico (no utilizar en niños). También los corticoides pueden ser eficaces, pero tienen otros muchos efectos que no hacen aconsejable su uso en esta indicación.

En muchas ocasiones puede ser suficiente con medidas físicas para bajar la temperatura, tales como compresas húmedas o baños templados.

El tratamiento definitivo de la fiebre será siempre el tratamiento de la enfermedad que la causa.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Medicina Interna

Su visión integradora y su polivalencia permiten brindar la mejor asistencia médica a pacientes pluripatológicos y plurisintomáticos, que presenten un diagnóstico difícil o que padezcan enfermedades prevalentes de carácter hospitalario.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Tecnología diagnóstica de vanguardia.
  • Rapidez en el diagnóstico para comenzar el tratamiento más adecuado de manera precoz.
  • Trabajo en equipo con el resto de profesionales de la Clínica.

Los mejores profesionales a su disposición