Tics

"El estudio de los tics es relevante porque puede ser un síntoma banal y aislado o estar asociado a otras patologías".

DRA. ICÍAR AVILÉS-OLMOS
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE NEUROLOGÍA

Los tics se definen como movimientos (tics motores) o sonidos (tics vocales), breves, rápidos, repetitivos, estereotipados, no rítmicos y carentes de objetivo. Afectan sobretodo a la cara, cuello y hombros.

Hasta el 21% de los niños en edad escolar tienen tics, siendo más frecuentes en los varones. Sin embargo, en la mayoría de los casos son transitorios.

En ocasiones, los tics forman parte del llamado Síndrome de Gilles de la Tourette. Este trastorno neurológico se caracteriza por la presencia de tics motores y vocales, asociados a trastornos de conducta.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión a distancia?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de los tics?

Los tics motores pueden ser simples o complejos. Los simples se limitan a movimientos en los que participa un grupo muscular concreto (ej parpadeo, elevación de cejas u hombros, giro cefálico.. ).  Pueden aparecer en varias partes del cuerpo, aunque predominan en la cara, cuello y hombros.  Los tics motores complejos están provocados por la contracción sucesiva y continuada de varios grupos musculares diferentes dando lugar a movimientos más complejos como contracciones del abdomen o sacudidas y torsiones del cuello y de los hombros.

Los tics vocales consisten en emisión de sonidos, silabas o palabras de forma repetitiva, sin un objetivo comunicador y en general, se presentan asociados a tics motores. Los más caracteristicos son carraspeo, gritos u otros sonidos guturales y succión de aire por la nariz.

Con frecuencia los tics motores y vocales son precedidos por tics sensitivos consistentes en sensaciones desagradables como picor, cosquilleo o presión.

Los tics, a diferencia de otros trastornos del movimiento, pueden inhibirse durante un breve periodo de tiempo.

En general, aumentan en intensidad en situaciones de ansiedad y fatiga y disminuyen al realizar otros actos que requieren concentración (leer, tocar un instrumento musical). Suelen aparecer durante la infancia y con frecuencia son transitorios. En los casos en que persisten, se suelen exacerbar en la adolescencia y tienden a mejorar o estabilizarse en la edad adulta.

En el síndrome de Gilles de la Tourette, se combinan tics motores tanto simples como complejos con tics vocales que incluyen ecolalia (repetir lo que oyen), coprolalia (decir “tacos” u obscenidades) o realizar gestos obscenos. Pueden aparecer también trastornos conductuales, como el déficit de atención-hiperactividad y trastorno obsesivo-compulsivo. 

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca tics

¿Cuáles son las causas de los tics?

En la mayor parte de los casos la causa de los tics es desconocida.

En el Sindrome de Gilles de la Tourette es habitual encontrar una agregación familiar, indicando una clara tendencia genética.

¿Cuál es su pronóstico?

Los tics simples de inicio en la infancia generalmente se autolimitan y no precisan tratamiento. Cuando persisten, es frecuente que tengan un curso fluctuante, mejorando en periodos de menor tensión emocional y en general, con la edad.

Si por su intensidad, frecuencia o duración interfieren con la actividad de la persona, se aconseja el inicio de tratamiento farmacológico.

¿Cómo se tratan los tics?

El objetivo del tratamiento de los tics es el control sintomático en aquellos casos en los que generan problemas funcionales. 

El tratamiento farmacológico de elección de los tics son los neurolépticos y los fármacos depletores de catecolaminas.

El tratamiento debe realizarse de modo individualizado en función de la gravedad de los tics y de si existe trastorno psiquiátrico asociado.

En algunos tics puede ser útil las infiltraciones locales con toxina botulínica.

En los casos de tics complejos refractarios al tratamiento farmacológico puede realizarse tratamiento quirúrgico con estimulación cerebral profunda.

Los trastornos de conducta suelen responden favorablemente a los antidepresivos tipo inhibidores de la recaptación de serotonina, aconsejándose asociar además terapia cognitivo conductual.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

El Departamento de Neurología
de la Clínica Universidad de Navarra

El Departamento de Neurología cuenta con una dilatada experiencia en el diagnóstico y tratamiento multidisciplinar de las enfermedades neurológicas.

Ofrecemos un diagnóstico en menos de 72h., junto con una propuesta de tratamiento personalizado y un seguimiento post consulta del paciente por parte de nuestro equipo de enfermería especializado.

Disponemos de la tecnología más avanzada para un diagnóstico preciso con equipos de vanguardia como el HIFU, dispositivos de estimulación cerebral profunda, video EEG, PET y cirugía de la epilepsia, entre otras.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Asistencia diagnóstica de vanguardia con gran labor en investigación y docencia.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Trabajamos de manera conjunta con la Unidad del Sueño.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE