Accidente cerebrovascular o Ictus

"Pocas personas reconocen los signos previos al ictus. En minutos, puede destruir parte del cerebro y tener consecuencias permanentes si no se trata a tiempo".

DR. EDUARDO MARTÍNEZ VILA
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE NEUROLOGÍA

El accidente cerebrovascular o ictus es uno de los motivos más frecuentes de asistencia neurológica urgente, provocado por un trastorno de la circulación cerebral.

Cada minuto que pasa, las posibilidades de recuperación se reducen.

Es una de las causas más importantes de incapacidad permanente del adulto y la segunda causa de muerte (la primera en mujeres). Además, puede provocar secuelas que afecten de manera importante la calidad de vida.

Por todo esto, es vital acudir de manera precoz a un centro hospitalario para instaurar el tratamiento cuanto antes y aprovechar la neuroplasticidad del cerebro que hace que, en esas primeras horas, sea más fácil recuperar las funciones cerebrales afectadas.

La Unidad de Neurorrehabilitación de la Clínica Universidad de Navarra está integrada por un equipo multidisciplinar de profesionales especializados en rehabilitación del daño cerebral.

La Clínica cuenta el único chequeo cardiovascular que incorpora la más alta tecnología diagnóstica por imagen para cuantificar con precisión su riesgo cardiovascular

Gracias a la dedicación en exclusiva de nuestros profesionales, nos permiten realizar el Chequeo ICAP en menos de 48 horas con un diagnóstico de alta precisión.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de un ictus?

Aproximadamente un 30% de los pacientes pueden tener síntomas previos, de aviso, de escasa duración, llamados "ataques isquémicos transitorios". Es importante su identificación, ya que puede evitar un infarto cerebral posterior.

La prevención disminuye el riesgo

La prevención debe hacerse a cualquier edad, pero sobre todo a partir de los 45 años, a fin de identificar los factores de riesgo: diabetes, hipercolesterolemia, tabaquismo, enfermedades cardiacas, etc. Su control reduce drásticamente el riesgo de ictus.

Los síntomas más habituales son:

  • Pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo (cara, brazo y pierna del mismo lado).
  • Dificultad para hablar.
  • Pérdida de sensibilidad u hormigueos en la mitad del cuerpo.
  • Pérdida súbita de visión en un ojo.
  • Dolor de cabeza muy intenso distinto del habitual.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que haya sufrido un ictus

¿Qué tipos de ictus existen?

Puede empezar de manera súbita o gradualmente. Si la circulación cerebral se recupera pronto y el ictus dura menos de 2 horas, hablamos de accidente isquémico transitorio y, en este caso, la capacidad funcional se recupera por completo.

Tipos de ictus o accidente cerebrovascular:

  • Infarto cerebral. Se produce por la obstrucción del flujo sanguíneo de una arteria (trombosis, embolia), lo que origina una disminución del riego sanguíneo en esa parte del cerebro. Aproximadamente, el 75% de todos los ictus son infartos cerebrales. Sus consecuencias en el cerebro suelen ser catastróficas, y los síntomas producidos muy incapacitantes.
  • Hemorragia o derrame cerebral. Provocado por la rotura de una arteria.

La isquemia puede tardar varias horas en desarrollarse y este tiempo, denominado ventana terapéutica, es un momento clave para evitar o minimizar el daño cerebral.

El accidente cerebrovascular: qué es, cómo se produce, diagnóstico y tratamiento.

¿Cuáles son los riesgos de padecer un accidente cerebrovascular?

Una vida sana disminuye el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Los factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Diabetes mellitus.
  • Aumento del colesterol.
  • Consumo de alcohol, tabacos o drogas (anfetaminas, cocaína, etc.).
  • Sedentarismo.
  • Obesidad.

¿Cómo se diagnostica un ictus?

<p>Imagen de prueba diagn&oacute;stica en pacientes que han sufrido un ictus&nbsp;</p>

La llegada del paciente a un centro hospitalario en las primeras 6 horas de comienzo del ictus resulta fundamental para reducir la complicaciones en un 25-30%.

El diagnóstico del accidente cardiovascular (ictus) se basa en una valoración por parte del especialista y, sobre todo, la realización de pruebas de neuroimagen (escáner resonancia magnética cerebral), ecodoppler de troncos supraaórticos y doppler transcraneal.

El estudio carotídeo permite diagnosticar si la causa ha sido la formación de un trombo en los vasos sanguíneos que ha interrumpido el flujo de la sangre y, por lo tanto, valorar los tratamientos preventivos más específicos, como una endarterectomía carotídea o la terapia endovascular.

La Clínica cuenta con un equipo de profesionales especializados en enfermedades cerebrovasculares, que disponen y realizan todas las pruebas de imagen necesarias de manera inmediata. Además, todos los pacientes son monitorizados de manera continua para detectar precozmente los factores que puedan agravar el ictus, instaurar el tratamiento específico adecuado y vigilar la evolución.

¿Cómo se trata el ictus?

El tratamiento del ictus debe lograr reinstaurar el flujo sanguíneo y prevenir recurrencias

El paciente con ictus en fase aguda debe ser atendido en un servicio de Neurología, preferiblemente con una Unidad de Neurorrehabilitación. Esto disminuye la mortalidad y mejora la evolución.

Durante la fase aguda, el tratamiento consiste en disolver los trombos que se han formado. Puede realizarse de diferentes formas:

  • Tratamiento farmacológico. Se aplican fármacos fibrinolíticos (rt-PA) por vía venosa y, a veces, arterial.
  • Tratamiento quirúrgico. En ocasiones, será necesario realizar una intervención quirúrgica para extirpar la placa de ateroma formada o dilatar la arteria mediante una angioplastia con stent. Se introduce un catéter cuya punta termina en un pequeño balón inflable que, al hincharse, comprime la placa contra las paredes arteriales.
  • Si el ictus es hemorrágico, el tratamiento adecuado es la embolización del aneurisma con colis, sustancias que taponan las arterias dañadas e impiden que vuelva a romperse.

También habrá que tratar y prevenir los factores de riesgo para evitar la aparición de nuevos episodios: hipertensión arterial, enfermedades cardiacas, diabetes mellitus, etc.

Neurorrehabilitación: un proceso dinámico para lograr la mayor independencia.

El neurólogo y el médico rehabilitador realizan controles periódicos y evalúan al enfermo, para que junto al fisioterapeuta, al terapeuta ocupacional, al neuropsicólogo y al asistente social logren la menor dependencia del paciente en el desempeño de sus actividades.

En el tratamiento ocupa un lugar fundamental la rehabilitación motora, realizada por fisioterapeutas de esta unidad de neurorrehabilitación.

La terapeuta ocupacional enseña al paciente a mejorar y optimizar la actividad que queda tras el daño cerebral y conseguir con ella la mejor adaptación para desempeñar las actividades cotidianas, a pesar del déficit que presente. Para ello, se crean estrategias de compensación para que el paciente desarrolle actividades cotidianas básicas e instrumentales.

Además, la labor de la terapeuta ocupacional y del equipo responsable de la terapia reside en asesorar a los familiares del paciente sobre cómo ayudarle a incorporarse a estas actividades.

Cuando un paciente sufre un accidente cerebrovascular pueden quedar una serie de secuelas que es importante tratar para conseguir la mejor adaptación posible en el desempeño de sus actividades cotidianas.

Existe gran diferencia entre los pacientes con daño cerebral que siguen un tratamiento de neurorrehabilitación en una unidad especializada, a aquellos pacientes que no lo hacen.

Además, es importante que tanto el paciente como su familia conozcan y aprendan una serie de cuidados y consejos que pueden facilitar la adaptación del paciente en su domicilio.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Neurología

El Departamento de Neurología cuenta con una dilatada experiencia en el diagnóstico y tratamiento multidisciplinar de las enfermedades neurológicas.

Ofrecemos un diagnóstico en menos de 72h., junto con una propuesta de tratamiento personalizado y un seguimiento post consulta del paciente por parte de nuestro equipo de enfermería especializado.

Disponemos de la tecnología más avanzada para un diagnóstico preciso con equipos de vanguardia como el HIFU, dispositivos de estimulación cerebral profunda, video EEG, PET y cirugía de la epilepsia, entre otras.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Asistencia diagnóstica de vanguardia con gran labor en investigación y docencia.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Trabajamos de manera conjunta con la Unidad del Sueño.

Chequeo Cardiovascular
ICAP

INTEGRATED CARDIOVASCULAR
ASSESSMENT PROGRAM

Un nuevo abordaje del riesgo cardiovascular

El único chequeo que incorpora la más alta tecnología diagnóstica por imagen para cuantificar con precisión su riesgo de ictus e infarto de miocardio.

Gracias a la dedicación en exclusiva de nuestros profesionales, nos permiten realizar el Chequeo ICAP en menos de 48 horas con un diagnóstico de alta precisión.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE