Arritmias cardíacas

"La nueva técnica de cateterismo tiene como ventaja la retirada de la anticoagulación para evitar trombos, con todos los efectos secundarios que conllevan estos fármacos".

DR. IGNACIO GARCÍA BOLAO
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE CARDIOLOGÍA

Una arritmia es una alteración del ritmo cardiaco. Este se divide en dos fases: diástole, el músculo cardiaco se relaja y la cavidad se llena de sangre, y sístole, el músculo se contrae y expulsa la sangre al torrente circulatorio, manteniendo el flujo sanguíneo y la presión arterial.

Este proceso ocurre de una manera regular y rítmica, al estar gobernado por un sistema eléctrico denominado sistema de excitación y conducción. Cuando se altera ese sistema, aparecen las arritmias o trastornos del ritmo cardiaco.

Existen dos grandes grupos de arritmias, las arritmias lentas o bradiarritmias y las arritmias rápidas o taquiarritmias. También se consideran arritmias los latidos prematuros o extrasístoles. Por su repetición, se pueden dividir en crónicas (permanentes) o paroxísticas (ocasiones puntuales).

Es crucial el correcto diagnóstico del tipo de arritmia que presenta el paciente para establecer el tratamiento más adecuado en cada caso.

En 48 h. la Clínica realiza la valoración completa del paciente y le ofrece un plan de tratamiento personalizado para cada caso.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de una arritmia cardíaca?

Las palpitaciones y síncopes son los principales síntomas de las arritmias.

Pueden presentarse estos y otros síntomas (mareo, dolor torácico, pérdida de conocimiento…) o bien pasar inadvertidos y solo observarse cuando se realizan pruebas diagnósticas.

Las palpitaciones producen una sensación subjetivamente anormal de los latidos cardiacos, que pueden ser percibidos como latidos fuertes, latidos adelantados, latidos irregulares o latidos taquicárdicos.

Los síncopes son pérdidas de conocimiento debidas a la disminución del flujo cerebral. Aunque gran parte de ellos obedecen a causas distintas a las arritmias, cuando estas provocan un síncope, generalmente obedecen a una causa grave.

<p>Imagen preview del infogr&aacute;fico sobre arritmias cardiacas&nbsp;</p>


¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Palpitaciones.
  • Mareos.
  • Síncopes.
  • Dolor torácico.
  • Pérdida de conocimiento.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una arritmia cardíaca

¿Cuáles son las causas de la arritmia cardíaca?

Las arritmias se producen por un fallo en el sistema eléctrico del ritmo cardiaco, denominado sistema de excitación y conducción.

Este sistema puede fallar por alguno de estos tres motivos:

  1. Uno de los mecanismos eléctricos falla por falta de generación del impulso eléctrico.
  2. El impulso eléctrico se origina en un sitio erróneo.
  3. Los caminos para la conducción eléctrica están alterados. Se produce un “cortocircuito” en el sistema eléctrico.

¿Qué tipos de arritmias existen?

Las arritmias se clasifican en bradiarritmias (arritmias lentas) y taquiarritmias (arritmias rápidas). 

También se consideran arritmias los latidos prematuros o extrasístoles.

Por su repetición, se pueden dividir en:

  • Crónicas, de carácter permanente.
  • Paroxísticas, si se presentan en ocasiones puntuales.

¿Cómo se diagnostican las arritmias cardíacas?

El Departamento de Cardiología de la Clínica cuenta con una Unidad de Arritmias especializada en el diagnóstico y su tratamiento.

<p>Sala de electrofisiología&nbsp;</p>

Cuando el paciente tiene síntomas, el diagnóstico se hace generalmente por medio de electrocardiograma.

El diagnóstico de la mayor parte de las arritmias precisa de dos fases. Una, en la que se descarta la presencia de cardiopatía estructural y, otra, para la caracterización específica del tipo de arritmia.

Una de las herramientas diagnósticas más útiles es el holter o registro electrocardiográfico ambulatorio. Se trata de una exploración incruenta y de realización muy sencilla. Consiste en el registro continuo del electrocardiograma a lo largo de un período prolongado de tiempo, habitualmente de entre 24 ó 48 horas hasta 7 días. Capta los latidos del corazón uno o más días y de esta manera se conoce el tipo y frecuencia de las arritmias.

Respecto a ésta técnica diagnóstica, la Clínica Universidad de Navarra ha sido uno de los nueve centros pioneros en España en la implantación del holter subcutáneo más pequeño, dispositivo indicado para monitorizar a distancia arritmias y otras incidencias cardiacas durante un período de hasta tres años.

Cuando el electrocardiograma no es suficiente, puede ser necesario un estudio electrofisiológico de la conducción intracardiaca mediante catéteres, que se introducen por una vena de la pierna. Así, se puede estudiar el tipo y mecanismo de la arritmia mediante estos electrodos en el corazón.

¿Cómo se tratan las arritmias cardíacas?

En 48 h. la Clínica realiza la valoración completa del paciente y le ofrece un plan de tratamiento personalizado para cada caso.

Los anticoagulante son sustancias que impiden el proceso de coagulación de la sangre.

Existen determindas arritmias, como la fibrilacion auricular, que tienen riesgo de producir accidentes cerebrovasculares. Este riesgo se puede evitar mediante el uso de los anticoagulantes orales, como el Sintrom®, el más conocido y usado en España.

Este tratamiento requiere controles frecuentes de laboratorio. La prueba más utilizada es el tiempo de protrombina, que permite obtener un parámetro denominado INR. Cada paciente necesita un INR determinado y cada laboratorio ajustará la dosis de Sintrom® para mantener el INR en el rango adecuado. En la actualidad existen nuevos anticoagulantes orales que, a diferencia del Sintrom®, no requieren controles periódicos.

La mayor complicación del tratamiento anticoagulante es la hemorragia, que está en relación con la dosis del fármaco y la edad del paciente (mayores de 75 años).

La ablación mediante radiofrecuencia resuelve más del 90% de algunos tipos de arritmias.

Algunos tipos de arritmias, como las taquicardias paroxísticas o el flutter auricular se curan definitivamente con la ablación mediante radiofrecuencia, un gran avance en el tratamiento de las arritmias, que soluciona más del 90% de las arritmias. Sólo en menos del 5% de los pacientes reaparecen.

Tras un estudio electrofisiológico, que consiste en la introducción de un electrocatéter en las cavidades cardiacas, se destruye el foco de tejido miocárdico causante de la arritmia. Es un procedimiento, muy seguro, relativamente sencillo y rápido. Elimina definitivamente un gran número de arritmias que de otro modo tendrían difícil solución, o que necesitarían un tratamiento con fármacos de por vida.

El procedimiento se realiza por punción de una vena en la ingle. Requiere anestesia local y el paciente está de alta en unas horas.

Se realiza en el laboratorio de electrofisiología, un espacio con la tecnología más vanguardista, que recientemente ha sido dotada con el sistema más avanzado para el tratamiento de las arritmias por cateterismo permitiendo un seguimiento más preciso de los catéteres por el interior de los vasos al mismo tiempo que se reducen considerablemente las emisiones de radiación propias de los equipos convencionales.

Se trata de un procedimiento combinado que se realiza en aquellos pacientes con fibrilación auricular y problemas con el tratamiento con Sintrom® u otros anticoagulantes.

El procedimiento consiste en introducir- a través de un catéter y sin necesidad de cirugía abierta- un dispositivo que consigue cerrar una cavidad próxima a la aurícula izquierda del corazón, denominada orejuela, en la que habitualmente se originan los trombos. Dicho espacio cardíaco tiene forma anatómica de un pequeño saco (similar al apéndice) en el que remansa cierta cantidad de sangre a su paso por la aurícula izquierda, lo que favorece la formación de los coágulos sanguíneos.

Al cerrar la salida de la orejuela mediante la colocación del nuevo dispositivo se impide la migración por el sistema cardiovascular de los trombos que puedan originarse en su interior. De este modo se evita el riesgo de que los coágulos lleguen desde la orejuela hasta el cerebro causando un accidente cerebrovascular (ictus), entre otras posibles y graves complicaciones. De hecho, se sabe que el 90% de los trombos se originan en esta orejuela izquierda.

La crioablación es una técnica avanzada para tratar la fibrilación auricular no persistente (paroxística). El mayor beneficio de esta técnica radica en que el tratamiento se realiza por congelación, en un solo impacto de energía y de una manera más rápida y eficaz.

El procedimiento ya ha sido efectuado con éxito en los primeros pacientes. Hasta ahora, el método convencional aplicaba impactos de radiofrecuencia punto a punto en todo el perímetro de las venas pulmonares, donde se origina la arritmia.

La aplicación del frío se consigue introduciendo, por medio de un catéter, un balón lleno de óxido nitroso (compuesto químico empleado como fuente de frío) que llega hasta la intersección de las venas pulmonares con la aurícula izquierda para así aislar e impedir la propagación del impulso eléctrico anómalo. 

Los marcapasos son pequeños aparatos electrónicos capaces de analizar el ritmo del corazón y tratar las arritmias mediante estímulos eléctricos. Su función es suplir las funciones del sistema de excitación y conducción cardiaco. Se implantan, generalmente, bajo anestesia local durante casi todo el procedimiento.

La recuperación de la intervención es rápida y permite el alta hospitalaria en dos o tres días. Cuando se agotan las baterías, aproximadamente cada seis años, es necesario sustituir el marcapasos.

La Clínica cuenta con un sistema para el control remoto de marcapasos que envía información diaria de los datos técnicos de los dispositivos desde el domicilio de los pacientes. Así se consigue controlar mejor la enfermedad. El programa monitoriza el funcionamiento de los equipos implantados en los enfermos y transmite a diario los datos técnicos a los cardiólogos por telefonía móvil.

En algunos pacientes con arritmias graves, potencialmente letales, es necesario implantar un desfibrilador automático implantable, que restaura el ritmo cardiaco normal aplicando automáticamente descargas eléctricas.

El desfibrilador controla el ritmo cardíaco permanentemente. Cuando detecta una arritmia, emplea diferentes tratamientos mediante impulsos eléctricos para suprimirla.

Según la gravedad de la arritmia, el desfibrilador aplica de manera automática tratamientos más suaves (estimulación antitaquicardia) o más radicales (cardioversión mediante choque eléctrico), que, ocasionalmente, pueden percibirse por el paciente.

A veces, el desfibrilador se asocia a la terapia de resincronización cardiaca, mejorando así la insuficiencia cardiaca que en ocasiones también padece el paciente.

La Clínica cuenta con un sistema para el control remoto de desfibriladores que envía información diaria desde el domicilio de los pacientes. 

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cardiología

El Departamento de Cardiología de la Clínica Universidad de Navarra es centro de referencia en diferentes técnicas diagnósticas y tratamientos coronarios.

Hemos sido el primer centro de Europa en colocar un marcapasos mediante cateterismo sin necesidad de apertura de tórax, para casos con insuficiencia cardiaca severa.

El Departamento de Cardiología de la Clínica colabora con los Departamentos de Radiología y de Cirugía Cardiaca para lograr un diagnóstico rápido y preciso del paciente.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Unidad de Arritmias especializada de referencia a nivel nacional.
  • Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista dotada de la mejor tecnología.
  • Unidad de Imagen Cardíaca para lograr la mayor precisión diagnóstica.
COVID-19