Enfermedades valvulares

"El tratamiento médico comprende fundamentalmente la prevención de la endocarditis bacteriana y el tratamiento de la insuficiencia cardíaca".

DR. FELIPE HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CARDIOLOGÍA

Las enfermedades valvulares son alteraciones en la estructura valvular. Tienen diferente origen y ocasionan función anormal del corazón como bomba. 

En personas jóvenes, la válvula más frecuentemente afectada es la mitral, mientras que en personas mayores, es la aórtica.

La manifestación fundamental es la insuficiencia cardiaca, dificultad respiratoria, cansancio e hinchazón de las piernas.

En sus fases iniciales, el tratamiento puede ser médico para intentar mejorar y prevenir la insuficiencia cardiaca.

En fases más avanzadas y según el grado de repercusión de la enfermedad, puede estar indicado el tratamiento intervencionista a través de la dilatación valvular o la intervención quirúrgica.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de una enfermedad valvular?

La manifestación fundamental de las enfermedades valvulares es la insuficiencia cardiaca, con aparición de dificultad respiratoria, cansancio e hinchazón de las piernas, sobre todo en la zona de los tobillos.

La dificultad respiratoria también puede presentarse, más o menos repentina, al acostarse, mejorando al incorporase y obligando al paciente a permanecer sentado.

En otras ocasiones, pueden aparecer palpitaciones, pérdida de conocimiento o síncope, así como dolor o sensación de opresión en el pecho.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una enfermedad valvular del corazón

¿Cuáles son las causas de las enfermedades valvulares?

  • Actualmente, la causa más frecuente de enfermedades valvulares es la degenerativa, relacionada con la edad y con diferentes tipos de alteración degenerativa del tejido valvular.
  • Hasta hace algunos años, la causa más frecuente era la fiebre reumática. Esta es una enfermedad de carácter inmunitario en relación con una infección por estreptococo.
  • Origen infeccioso, como consecuencia de una endocarditis infecciosa.
  • En ocasiones, cuando existe falta de riego del músculo cardíaco (enfermedad coronaria), puede alterarse el funcionamiento valvular, fundamentalmente de la válvula mitral.
  • Existe la posibilidad de malformación valvular congénita (desde el nacimiento), sobre todo de la válvula aórtica.

¿Cuál es su pronóstico de la enfermedad valvular?

Generalmente, el pronóstico de las enfermedades valvulares es favorable con tratamiento, por lo que resulta muy importante la elección del momento del tratamiento quirúrgico e intervencionista que cambian de forma radical la evolución natural de la enfermedad.

La decisión de la intervención se toma antes de que se produzcan secuelas irreversibles sobre el propio corazón, como la dilatación exagerada de las cámaras cardiacas, sobre todo el ventrículo izquierdo, que puede conducir a la aparición de insuficiencia cardiaca crónica a pesar del tratamiento quirúrgico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad valvular?

<p>Ecocardiograma&nbsp;</p>

Generalmente, el médico detecta la aparición de un soplo al auscultar al enfermo. Este soplo es el ruido producido por la turbulencia y vibración de la sangre, que aparecen como consecuencia de la lesión valvular.

El soplo suele ser diferente dependiendo del tipo de lesión (estrechamiento o regurgitación) y de la válvula afectada (mitral, aórtica, tricúspide o pulmonar). 

El electrocardiograma y la radiografía del tórax permiten apreciar las consecuencias de la enfermedad valvular.

Pero la exploración fundamental para su diagnóstico es la ecocardiografía con estudio doppler. Esta técnica permite estudiar de forma muy precisa el tipo y grado de lesión de la afectación valvular, siendo imprescindible para su estudio.

Si se sospecha enfermedad de las arterias coronarias, puede ser necesaria la realización de un TAC multicorte o de coronariografía.

¿Cómo se tratan las enfermedades valvulares?

En las fases iniciales de las enfermedades valvulares. Su objetivo será mejorar y prevenir la insuficiencia cardiaca. 

En ocasiones, pueden requerirse antiarrítmicos y/o anticoagulantes.

En fases más avanzadas y, según el grado de repercusión de la enfermedad es necesario realizar un tratamiento quirúrgico.

Se trata de un tratamiento intervencionista a través de la dilatación valvular o de una intervención quirúrgica.

El Departamento de Cirugía Cardiaca de la Clínica cuenta con una experiencia de más de 6.000 intervenciones valvulares.

La cirugía de estas lesiones puede consistir en:

  • Reparación de la lesión valvular, que no siempre es posible.
  • Sustitución por una válvula protésica artificial, que se da en la mayoría de las ocasiones.

Estas válvulas artificiales pueden ser:

  • Biológicas: derivadas de tejidos animales como el cerdo o el pericardio bovino. Su principal ventaja es la gran biocompatibilidad y que, en algunos casos, no necesitan anticoagulantes orales. Su inconveniente radica en que, al ser tejidos animales, se estropean con el tiempo (entre 15 y 20 años). Se utilizan más en personas cuya edad supera los 65 años. 
  • Mecánicas: fabricadas con materiales muy resistentes como el carbón pirrolite y el titanio. Son mucho más duraderas que las biológicas (en bancos de pruebas hasta 400 años), pero no son tan biocompatibles, por lo que es necesario tomar anticoagulantes de por vida para evitar la formación de trombos.
  • Homoinjertos: son biológicas y provienen de donantes humanos. La disponibilidad de este tipo de injertos es mucho más limitada y, por este motivo, se utilizan en situaciones especiales.

Actualmente, la mayoría de las intervenciones de la válvula mitral en la Clínica se realizan mediante una técnica menos invasiva (por incisiones más pequeñas) llamada Port Access®.

Gracias a esta técnica, logramos una recuperación más rápida en el postoperatorio, mejor resultado estético y reducción de las estancias hospitalarias. De esta forma, el paciente permanece ingresado de 5 a 7 días, dependiendo de cada paciente y de su situación previa a la intervención.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cardiología

El Departamento de Cardiología de la Clínica Universidad de Navarra es centro de referencia en diferentes técnicas diagnósticas y tratamientos coronarios.

Hemos sido el primer centro de Europa en colocar un marcapasos mediante cateterismo sin necesidad de apertura de tórax, para casos con insuficiencia cardiaca severa.

El Departamento de Cardiología de la Clínica colabora con los Departamentos de Radiología y de Cirugía Cardiaca para lograr un diagnóstico rápido y preciso del paciente.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Unidad de Arritmias especializada de referencia a nivel nacional.
  • Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista dotada de la mejor tecnología.
  • Unidad de Imagen Cardíaca para lograr la mayor precisión diagnóstica.