Phmetría esofágica

"La colocación de la sonda puede generar alguna molestia, como estornudos o náuseas, pero para disminuir estos efectos se puede utilizar un anestésico local".

DRA. CRISTINA CARRETERO RIBÓN
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE DIGESTIVO

La ph-metría esofágica es un estudio que sirve para cuantificar el ácido, saber en qué momentos del día se produce mayor reflujo ácido y correlacionar los síntomas con la existencia de reflujo (es decir, saber si los síntomas se producen cuando hay exceso de ácido esofágico).

Estos datos servirán para ajustar con precisión el tratamiento farmacológico o para indicar un tratamiento quirúrgico.

En la Clínica disponemos de un dispositivo (cápsula Bravo) para medir el ph esofágico que no requiere la colocación de la sonda.

Durante la realización de una gastroscopia convencional se le puede colocar el dispositivo en el esófago. Este dispositivo es capaz de registrar el ph durante 24 horas.

En los casos en los que se vea útil, se puede prolongar el estudio hasta 96 horas. Al no llevar la sonda, no resulta molesto.

¿Cuándo está indicada?

Los resultados pueden ayudar a identificar causas de dolor torácico, ardor o, en algunos casos, problemas como dificultad o molestias durante el paso del alimento de la boca al estómago.

También puede ser útil para planificar algunos tipos de cirugía o para determinar la efectividad de una cirugía previa.

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Disfagia.
  • Gastritis crónica.
  • Reflujo gastroesofágico.

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle una ph-metría esofágica

¿Cómo se realiza?

Antes de comenzar la exploración, el médico que la va a realizar le explicará en qué consiste y qué es lo que debe de hacer para tener las mínimas molestias durante la colocación de la sonda y para obtener los resultados que se esperan de esta exploración.

Colocación de la sonda

Inicialmente, se coloca una sonda fina, generalmente a través de la nariz, hasta el estómago. Esta es la única maniobra que, en algunas personas, puede resultar molesta, por producir estornudos (al pasar la sonda por la nariz) o náuseas (al pasar por la garganta). No es una prueba dolorosa.

En algunos casos en los que la colocación de la sonda sea difícil, puede ser necesario utilizar un control radiológico o ayuda mediante endoscopia.

Exploración

La sonda se deja colocada en la porción inferior del esófago y se conecta a un registrador portátil, donde queda registrado el pH (el grado de acidez) esofágico durante el tiempo que dura el estudio.

Para conseguir resultados fiables, usted debe seguir algunas indicaciones (como señalar cuándo come, cuándo se tumba, cuándo tiene molestias o cuándo toma medicación etc.). La forma de indicar estos eventos depende del sistema registrador y se le comentará cuando se le coloque la sonda.

En principio, y salvo que se indique lo contrario, es conveniente que realice vida normal durante el tiempo que dura la exploración para poder evaluar con la mayor precisión posible lo que ocurre en su actividad diaria habitual.

Durante la exploración, puede sentir la sensación de un cuerpo extraño en garganta. Estas molestias son leves y disminuyen con el tiempo.

  • Debe evitarse la ingesta de alimentos sólidos y líquidos durante 12 horas antes de la exploración (el tiempo mínimo son 6 horas).
  • Tampoco se permite fumar durante ese tiempo.
  • Existen algunos fármacos que modifican la acidez del jugo gástrico y, por lo tanto, pueden alterar los resultados de esta prueba. Si está tomando medicación, es conveniente que se lo indique a su médico para suspenderla si es necesario antes de realizar la exploración.

La sonda se extrae transcurridas las 24 horas y se analizan los resultados obtenidos con el registrador portátil. No es necesario que acuda en ayunas para extraerla.

Se pueden notar ligeras molestias en la garganta después de la exploración, leves y que desaparecen en poco tiempo.

Esta prueba no tiene complicaciones importantes ni durante ni tras la exploración.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Digestivo

El Departamento de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra está compuesto por un equipo multidisciplinar de especialistas expertos en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del tracto digestivo.

Nuestro objetivo es que cada diagnóstico sea cuidadosamente establecido y el plan de tratamiento se ajuste a cada paciente.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Especialistas médicos que son referencia a nivel nacional.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Unidad de Endoscopias y Unidad de Prevención y Consulta de Alto Riesgo de Tumores Digestivos para ofrecer el mejor cuidado a nuestros pacientes.