Ecoendoscopia rectocolónica

"La ecoendoscopia es una técnica diagnóstica muy útil, ya que nos permite tomar muestras de las lesiones encontradas e, incluso, aplicar el tratamiento adecuado. Todo ello, en el mismo procedimiento".

DR. JOSÉ CARLOS SÚBTIL ÍÑIGO
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE DIGESTIVO

La ecoendoscopia es una técnica diagnóstica y, en algunos casos, con posibilidad de aplicar tratamientos, que consiste en la combinación de un endoscopio flexible y un aparato de ecografía.

Al usar una sonda ecográfica permite obtener imágenes mucho más nítidas y una visualización más detallada de las distintas capas que conforman la pared del tubo digestivo.

Es una técnica dificil de interpretar, por eso es muy importante que sea realizada siempre un médico especializado.

¿Cuándo está indicada?

Con está técnica, realizada por via anal, se puede explorar desde el margen externo del ano hasta 30 o más centímetros hacia el interior.

Se pueden explorar con precisión, el canal anal y los esfínteres anales, gran parte del suelo de la pelvis, paredes del recto y última parte del intestino grueso.

Además, se pueden visualizar otros órganos como la próstata y vesículas seminales, en el caso del varón; y la vagina, parte del útero y en ocasiones los ovarios, en la mujer.

La uretra, vejiga, parte del suelo de la cavidad peritoneal que queda más próxima al recto, tamibén pueden ser estudiadas. Todas estas zonas están dentro de la estructura rígida de la pelvis y resultan de díficil acceso por otras vías sin recurrir a procedimientos demasiado agresivos.

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Absceso perianal.
  • Cáncer colorrectal.
  • Fístulas anales.
  • Incontinencia urinaria.
  • Seguimiento tras cirugía de tumores rectales.

Esta prueba está indicada para descartar tanto procesos tumorales como no tumorales.

En el estudio de los tumores, está indicada para estudiar en profundidad algunos pólipos inestinales, cánceres de recto y ano y último tramo del intestino grueso, estudio de tumores de la zona genitourinaria alojados en la pelvis y el estudio de otras masas pélvicas encontradas en otras exploraciones realizadas previamente al paciente.

Además, está indicada en el seguimiento de los pacientes sometidos a tratamientos quimio o radioterápicos para valorar el progreso de la enfermedad.

Entre las indicadiones no tumorales están las fístulas, abscesos perianales, perirrectales y pélvicos, el estudio de incontinencia y el dolor anal o pélvico inexplicado.

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle una ecoendoscopia rectocolónica

¿Cómo se realiza?

Para que las imágenes tengan la calidad adecuada, evitar infecciones si hace falta realizar una biopsia y para proteger el ecoendoscopio de posibles daños, es necesario que el colon esté lo más limpio posible.

Lo óptimo es hacer una preparación de limpieza del colon como se hace para una colonoscopia, con laxantes especiales tomados por vía oral.

En algunos casos especiales (pacientes inmóviles, muy ancianos, debilitados o con intolerancia a la preparación...), puede hacerse una limpieza con enemas, sabiendo que no suele ser de tanta calidad como la de la preparación tomada por boca.

La postura más utilizada es tumbado de medio lado hacia la izquierda. La prueba no es especialmente molesta y si el ano o colon no están inflamados, se tolera bien. En ocasiones, es recomendable utilizar algún tipo de sedación o anestesia.

La preparación, en líneas generales, es la misma que para la gastroscopia o colonoscopia, según se trate de una ecoendoscopia alta o baja.

Si es una ecoendoscopia alta, hay que mantener ayunas de 6 horas mínimo, incluida el agua. Si tiene que tomar obligatoriamente alguna medicación, lo hará con una mínima cantidad de agua y lo comunicara al doctor que le haga la prueba.

Si es una ecoendoscopia baja, deberá tomar el día previo una preparación con laxantes fuertes o enemas que limpien adecuadamente el intestino grueso.

Si presenta alguna alteración en la coagulación de la sangre o toma medicación que la altere, lo comunicará antes de hacerse la prueba, sobre todo si en esta se va a realizar una punción para obtener material.

Si el paciente es alérgico al látex, debe advertirlo antes de la prueba.

Es conveniente venir acompañado de un familiar o amigo.

Finalizada la exploración, si esta ha sido con anestesia, deberá esperar un rato a encontrarse despejado hasta que el anestesista le de el alta y pueda salir de la unidad de endoscopia.

Debe esperar unos minutos antes de intentar ingerir líquidos o alimentos, dado que esto puede producirle problemas de atragantamiento o vómito debido a los anestésicos utilizados.

No debe beber alcohol ni conducir durante las siguientes 24 horas.

Si la exploración ha sido rectal y sin sedación o anestesia, habitualmente podrá incorporarse a su vida normal casi de inmediato. Pueden quedar algunas molestias pasajeras después de la exploración, tales como dolor de garganta y distensión y/o dolor abdominal por retención de gas.

Habitualmente, la mayoría de las ecoendoscopias se hacen de forma ambulatoria. En algunos casos, cuando se vaya a realizar una exploración, tanto del tubo digestivo alto como bajo, en la que sea necesario realizar alguna maniobra terapéutica o punción, dependiendo de las características de esta, se le recomendara la hospitalización para una mejor preparación y control posterior.

La ecoendoscopia es una técnica "mínimamente invasiva". Dentro de los efectos secundarios, el más frecuente es el dolor que puede notarse durante o después de la prueba.

Sus causas son la propia manipulación y el aire que se ha podido quedar atrapado en el intestino y no se ha podido extraer al finalizar la prueba. Es más frecuente que presenten dolor los pacientes que ya tienen una causa conocida, como fisuras anales, hemorroides trombosadas, abscesos, etc.).

Las complicaciones más importantes pueden ser la perforación, la infección y la hemorragia. En manos expertas, este tipo de complicaciones aparece en un número reducido de pacientes (1 de cada 100) y normalmente se asocian a otras enfermedades ya existentes que favorecen la aparición de estos problemas.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Digestivo

El Departamento de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra está compuesto por un equipo multidisciplinar de especialistas expertos en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del tracto digestivo.

Nuestro objetivo es que cada diagnóstico sea cuidadosamente establecido y el plan de tratamiento se ajuste a cada paciente.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Especialistas médicos que son referencia a nivel nacional.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Unidad de Endoscopias y Unidad de Prevención y Consulta de Alto Riesgo de Tumores Digestivos para ofrecer el mejor cuidado a nuestros pacientes.