Incontinencia urinaria

"La opción quirúrgica es cada vez menos invasiva y más segura, con tasas de curación que llegan al 80%, incluso en pacientes con intervenciones que han fracasado previamente".

DR. FERNANDO RAMÓN DE FATA CHILLÓN
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE UROLOGÍA

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina sin control del llenado y vaciado de la vejiga urinaria, acompañado, en ocasiones, de un fuerte deseo de orinar.

La Clínica dispone de la última tecnología para el tratamiento conservador y un elevado índice de éxito en el quirúrgico.

Caben varios tipos de tratamientos:

  • Conservador (ejercicios para mejorar el tono muscular de la vejiga).
  • Farmacológico (para la incontinencia de urgencia y de esfuerzo).
  • Quirúrgico, mediante cirugía mínimamente invasiva.

El procedimiento con mayor eficacia, cerca del 90%, consiste en la colocación de una malla sintética por debajo de la uretra.

Por otro lado, contamos con un Servicio de Rehabilitación con equipamiento de última generación como el dispositivo inalámbrico, que proporciona mayor confort al usuario para realizar los ejercicios.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la incontinencia urinaria?

La sintomatología de los pacientes es muy significativa y, con esos datos, el médico ya puede establecer una primera aproximación diagnóstica.

Además, puede ser conveniente la realización de un estudio urodinámico. Esta prueba provoca y reproduce los síntomas que refiere la paciente y con el fin de obtener un registro gráfico. Así se podrá conocer, entre otros datos, el tipo de incontinencia que sufre el paciente.

<p>Imagen preview del infogr&aacute;fico sobre incontinencia urinaria&nbsp;</p>

La incontinencia urinaria: qué es y su tratamiento.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca incontinencia urinaria

¿Cuáles son las causas de incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es una patología que afecta tanto a hombres como mujeres, muy relacionada con la edad, y es debida a múltiples causas. Es una patología que impacta de forma significativa en la calidad de vida de los pacientes.

La edad, embarazos y partos y obesidad, entre otras causas, pueden producir incontinencia urinaria en la mujer.

En varones la causa más frecuente es la incontinencia de esfuerzo como secuela tras una intervención quirúrgica.

Según el tipo de incontinencia, puede tener distintas causas:

  • De esfuerzo, coincidiendo con actividad física, tos, estornudo o risa, que representa el 25% de los casos.
  • De urgencia, se trata de una pérdida de orina asociada a un irrefrenable deseo de orinar, que representa el 20% de los casos.
  • Mixta, en la que se asocian síntomas de las dos anteriores y que es el tipo más frecuente. Está producida por la edad, embarazos y partos, menopausia, deterioro funcional y cognitivo, y otros factores como intervenciones quirúrgicas, obesidad, cierto tipo de ejercicio físico, etc.

¿Qué tipos de incontinencia urinaria existen?

Incontinencia urinaria continua o total, que es la pérdida constante de orina.

Incontinencia urinaria de esfuerzo, en la que se produce la pérdida repentina de orina al realizar cualquier actividad que determina un aumento de la presión intraabdominal (ejercicio físico, tos, estornudos, etc.). Este tipo de incontinencia urinaria es la más frecuente en la mujer, especialmente en las que han tenido múltiples embarazos y partos vaginales y cuya vejiga, uretra o pared rectal sobresalen dentro de la vagina (prolapso pélvico). También puede presentarse en varones intervenidos de próstata.

Urge-incontinencia que se caracteriza por el escape brusco de orina precedido por un intenso deseo para orinar. Suele estar producido por un aumento en la capacidad de contracción de la musculatura de la vejiga urinaria y puede estar relacionada con enfermedades y lesiones neurológicas.

Incontinencia por rebosamiento o paradójica, que se produce en pacientes con procesos obstructivos en el tramo urinario inferior, que determinan una retención urinaria crónica (vaciamiento incompleto de la vejiga) pero que causa pérdidas involuntarias de orina.

¿Cómo se trata la incontinencia urinaria?

La Clínica dispone de la última tecnología para el tratamiento conservador y un elevado índice de éxito en el quirúrgico.

Tratamiento conservador

El primer escalón terapéutico lo constituyen las medidas higiénico-dietéticas, las técnicas de modificación de la conducta y la rehabilitación muscular del suelo pelviano.

Tratamiento farmacológico

Medicación indicada sobre todo en la incontinencia de urgencia y de esfuerzo.

Tratamiento quirúrgico

Cirugía mínimamente invasiva para pacientes en las que los tratamientos conservador y farmacológico no han surtido efecto.

Por su eficacia en cerca del 90% de los casos, destaca el procedimiento de colocación de malla transobturatriz transvaginal libre de tensión (TOT), que se inserta a través de una pequeña incisión vaginal. Es una cinta, habitualmente de polipropileno. Al ser porosa, se fija e integra en el organismo.

La operación dura unos 25 minutos y se realiza habitualmente bajo anestesia epidural, aunque también puede realizarse bajo anestesia local. Es una intervención sencilla y muy poco invasiva, lo que facilita la rápida recuperación de la paciente en su casa.

La incontinencia cesa al colocar la malla, si bien se recomienda evitar grandes esfuerzos durante el primer mes posterior a la intervención.

En ocasiones, existe prolapso de órganos pélvicos asociado, realizándose corrección laparoscópica o robótica (colposacropexia).

El tratamiento de la incontinencia en el hombre puede ser conservador, en casos de incontinencia leve (fisioterapia y rehabilitación del suelo pélvico), aunque en aquellos casos más severos e incapacitantes, precisará de un tratamiento quirúrgico.

Disponemos de los siguientes tratamientos:

  • Esfínter urinario artificial (incontinencia severa por déficit esfinteriano).
  • Colocación de mallas suburetrales en incotinencia de orina leve.
  • Colocación de sistema transobturador ajustable para incontinencia urinaria de esfuerzo masculina, que permite adaptar el dispositivo una vez implantado, para corregir completamente las pérdidas de orina. Este dispositivo ofrece las ventajas de un tratamiento mínimamente invasivo, a través de una única incisión, con menos morbilidad que un esfínter y con estancia hospitalaria de 24h.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Urología

El Departamento de Urología de la Clínica Universidad de Navarra pone a disposición del paciente un equipo médico, compuesto por profesionales de primer nivel, y medios diagnósticos y terapéuticos de última generación como la cirugía robótica Da Vinci®.

El Departamento de Urología posee el certificado de acreditación del European Board of Urology, un refuerzo a la excelencia del servicio a nivel asistencial, docente y de investigación, que en España sólo poseen tres centros hospitalarios.

Enfermedades que tratamos:

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Equipo de profesionales de primer nivel con formación en centros internacionales.
  • Tecnología de última generación para el diagnóstico y tratamiento.
  • En 24-48 horas podrá comenzar el tratamiento más adecuado.

¿Cómo se diagnostica?

Imagen de recogida de orina para análisis. Clínica Universidad de Navarra

El diagnóstico y evaluación del tipo y grado de incontinencia urinaria se realiza mediante:

  • Historía clínica y exploración física.
  • Diario miccional y evaluación mediante cuestionarios (ICIQ-SF).
  • Pad test o prueba de la compresa de 24 horas, permite cuantificar las pérdidas en leves (< 200 cc), moderadas (200-500 cc) y severas (> 500 cc), mediante el peso de los absorbentes.
  • Análisis de orina y urocultivo.
  • Flujometría y medición del residuo postmiccional.
  • Uretrocistoscopia: permite descartar la ausencia de estenosis uretral o de esclerosis en la anastomosis vesico-uretral y evaluar la integridad y funcionamiento del esfínter uretral externo.
  • Estudio urodinámico (presión-flujo).