Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Degeneración macular asociada a la edad

"El tratamiento de la degeneración macular en su forma húmeda se realiza, fundamentalmente, con la inyección intraocular de fármacos antiangiogénicos".

DR. ALFREDO GARCÍA LAYANA
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE OFTALMOLOGÍA

La degeneración macular es una alteración degenerativa de la parte central de la retina conocida como mácula, que es la responsable de la visión central. Su causa es desconocida, aunque se sabe que la edad del paciente es el principal factor de riesgo.

La mácula es la parte de la retina que permite leer, ver la televisión o reconocer las caras de las personas. En la actualidad, es la principal causa de ceguera legal en personas mayores de sesenta años. Sin embargo, la visión periférica se mantiene inalterada, por lo que los pacientes pueden manejarse sin ayudas para tareas cotidianas como la deambulación.

El Departamento de Oftalmología de la Clínica realiza programas de autodetección precoz en los pacientes de riesgo mediante la rejilla de Amsler, ofreciendo la posibilidad de consulta inmediata en donde se realizarán las pruebas necesarias para alcanzar el diagnóstico y aplicar el tratamiento antiangiogénico en el mismo día, sin necesidad de acudir varios días para el mismo proceso.

Contamos con tecnología avanzada para el diagnóstico de la degeneración macular, como cámaras de fondo de ojo de campo amplio y distintos modelos de OCT, incluyendo la angiografía mediante OCT que permite, en cuestión de segundos, visualizar con un grado máximo de detalle, los distintos plexos vasculares de la retina, sin la necesidad de utilizar medios de contraste.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Algunos síntomas de la degeneración macular son la visión torcida de objetos y la aparición de manchas negras. Ante cualquiera de estos síntomas, es importante acudir al especialista en oftalmología para que le haga una valoración.

Esta enfermedad solo afecta a la visión central. Su pérdida impedirá leer con ese ojo o reconocer las caras de las personas. El resto de la retina normalmente se conserva funcionante gracias a lo cual se consigue una adecuada visión periférica que permitirá al paciente manejarse en la calle o en su casa incluso sin ayuda. Los pacientes nunca se quedan ciegos hasta el punto de no poderse valer por sí mismos.

La degeneración macular seca, con un curso más lento, produce una atrofia de la zona macular. La forma húmeda, más rápida y con peor pronóstico, acumula líquido debajo de la mácula.

Los síntomas más habituales:

  • Visión torcida o distorsionada de los objetos.
  • Aparición de manchas negras en la visión central, que no cambian de posición.
  • Disminución o pérdida de visión central: dificultad en la lectura, al ver la televisión o para reconocer las caras de la gente.

Ante cualquiera de estos síntomas, es importante acudir al especialista en Oftalmología en el plazo de unos días, para que le haga una valoración. Pese a que no se note cambios en la vista, es conveniente realizar visitas periódicas.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una degeneración macular

¿Cuáles son las causas?

Se desconocen las causas de esta enfermedad, pero la edad es el principal factor de riesgo. Además, existe una clara predisposición familiar que se puede heredar de padres a hijos.

La Clínica Universidad de Navarra ha desarrollado un test genético que permite conocer si los afectados pueden trasmitir esa predisposición a sus hijos o, por el contrario, si los hijos han heredado esa predisposición de sus padres afectados.

Además de la edad y la genética, hay factores ambientales que predisponen a la enfermedad: los más importantes son el tabaco y la dieta. Las dietas ricas en vitaminas, minerales, luteína y omega 3 ejercen un efecto protector, mientras que el tabaco multiplica por dos el riesgo de padecer la enfermedad, por lo que se recomienda dejar de fumar, sobre todo a aquellas personas con predisposición familiar a la DMAE.

Tipos de degeneración macular

Forma seca
Este tipo de degeneración macular es la más frecuente. Se desarrolla de forma más lenta y, durante su evolución, se produce una atrofia de la zona macular.

Forma húmeda
Su evolución es mucho más rápida y tiene peor pronóstico ya que, en el proceso, se acumula líquido debajo de la mácula. 

Entre los síntomas, destacan la visión ondulada de las líneas rectas y la disminución de la visión central.

También puede notar cambios en la lectura del periódico, al ver la televisión o al mirar las caras de la gente. Si nota los objetos torcidos o la aparición de manchas negras que no cambian de posición, debe concertar una visita en el plazo de unos días.

¿Cómo se diagnostica?

<p>Revisi&oacute;n en oftalmolog&iacute;a&nbsp;</p>

Ante los primeros síntomas, como la pérdida de visión, se realizará un examen de fondo de ojo para comprobar si ha habido cambios en la mácula. Además, es importante determinar la extensión de la enfermedad.

La Clínica Universidad de Navarra es un centro pionero en España en el empleo de la tomografía óptica de coherencia (OCT). Detecta cantidades microscópicas de líquido en la mácula para diferenciar la forma seca de la húmeda, ya que esta última precisa tratamiento en unos pocos días desde que es diagnosticada.

Existen programas de autodetección precoz en los pacientes de mayor riesgo, como la rejilla de Amsler: se trata de una cuadrícula en la que, observando con cada ojo por separado el punto central, se deben ver las líneas rectas y sin defectos. En casos de enfermedades maculares, los cuadrados se observan torcidos o distorsionados.

¿Cómo la tratamos?

En la forma seca, no existe tratamiento, salvo la recomendación de realizar una dieta rica en omega 3 y vitaminas específicas para la retina (luteína y zeaxantina), o bien, la ingesta de suplementos vitamínicos para tal fin. 

En la forma húmeda, existen diversos tratamientos para frenar el avance de la enfermedad que pueden estabilizar la visión, o incluso, mejorarla.

El tratamiento de elección consiste en la inyección intraocular de fármacos antiangiogénicos de manera periódica, siendo la OCT una herramienta fundamental para decidir con exactitud la necesidad de retratar las lesiones, evitando inyecciones innecesarias.

En el Departamento de Oftalmología de la Clínica, las inyecciones intraoculares se realizan en el área de consultas externas, reduciendo así el tiempo entre el diagnóstico y el tratamiento, y minimizando la posibilidad de empeoramiento de la patología.

Otros tratamientos para casos complejos estarían basados en el tratamiento con distintos tipos de láser de manera aislada o en combinación con la terapia antiangiogénica (terapia fotodinámina, láser argón o termoterapia transpupilar).

¿Qué ensayos clínicos tenemos sobre este tema?

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Oftalmología

Dotado de la última tecnología, el Departamento de Oftalmología cuenta con el equipo, técnico y humano, necesario para ofrecer una asistencia integral y específica para cada paciente.

Somos uno de los pocos centros que dispone de un laboratorio de microcirugía para la mejora de la práctica clínica.

Organizados en unidades especializadas

  • Córnea y superficie ocular.
  • Retina
  • Oftalmología General
  • Defectos de Refracción.
  • Oculoplástica.
  • Oftalmología pediátrica.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Más de 25 años de experiencia.
  • Expertos en el diagnóstico y tratamiento de patologías oculares.
  • Con seguridad y garantía de un hospital de prestigio.