Terapia de resincronización cardíaca

"En ocasiones, el desfibrilador se asocia a la terapia de resincronización cardiaca, mejorando así la insuficiencia cardiaca que, a veces, también padece el paciente".

DR. IGNACIO GARCÍA BOLAO
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE CARDIOLOGÍA

La terapia de resincronización cardiaca persigue solucionar los problemas de desincronización del ritmo cardíaco que puede generarse tanto a nivel intraventricular como interventricular, mediante marcapasos.

Los marcapasos biventriculares estimulan ambos ventrículos, el derecho y el izquierdo, para que se contraigan de manera simultánea, solucionando así el problema.

El marcapasos biventricular consigue, de esta manera, mejorar los síntomas de insuficiencia cardiaca.

Si se combina con el uso del desfibrilador (defibrilador-resincronizador), permite tratar arritmias potencialmente malignas que, en ocasiones, coexisten en el paciente con insuficiencia cardiaca.

¿Cuándo está indicada la terapia de resincronización?

Los candidatos a recibir esta terapia son los pacientes que padecen insuficiencia cardiaca grave que, además, presentan signos de desincronía intraventricular.

La insuficiencia cardiaca es un síndrome generalmente provocado por una disminución en la capacidad de contracción de los ventrículos.

Sin embargo, en algunos pacientes con insuficiencia cardiaca, los ventrículos no solo se contraen poco, sino que además lo hacen de manera desordenada (desincronizada).

Es fácil imaginar que si además de contraerse poco, se contraen desincronizadamente, el rendimiento de la función cardíaca se empobrece aún más, empeorando la insuficiencia cardíaca.

Estos signos se pueden sospechar simplemente mediante un sencillo electrocardiograma, ante la presencia de trastornos de la conducción intraventricular, como el bloqueo de rama izquierda, y se confirman mediante ecografía cardiaca.

Conozca qué es la insuficiencia cardíaca, cómo se diagnostica y trata

Indicaciones más frecuentes de este tratamiento:

¿Tiene una insuficiencia cardíaca desincronizada?

Puede que sea necesario realizarle un tratamiento de resincronización cardíaca

¿Cómo se realiza la terapia de resincronización cardíaca?

El procedimiento del implante de un marcapasos biventricular es muy similar al de un marcapasos convencional. Generalmente, se realiza bajo anestesia local durante casi todo el procedimiento.

Durante el implante se colocan, a través de la vena subclavia, un electrodo en la aurícula derecha y dos electrodos en los ventrículos: uno convencional en el ventrículo derecho, y uno especial en el ventrículo izquierdo, al que se accede a través del sistema venoso cardiaco (seno coronario y sus ramas).

Estos electrodos quedarán alojados permanentemente en su localización definitiva, conectados al marcapasos que, a su vez, se implanta debajo de la piel en la región infraclavicular derecha.

La recuperación de la intervención es rápida y permite el alta hospitalaria en dos o tres días. Cuando se agotan las baterías, aproximadamente cada seis años, es necesario sustituir el marcapasos.

¿Qué ensayos clínicos tenemos sobre Terapia de resincronización cardíaca?

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cardiología

El Departamento de Cardiología de la Clínica Universidad de Navarra es centro de referencia en diferentes técnicas diagnósticas y tratamientos coronarios.

Hemos sido el primer centro de Europa en colocar un marcapasos mediante cateterismo sin necesidad de apertura de tórax, para casos con insuficiencia cardiaca severa.

El Departamento de Cardiología de la Clínica colabora con los Departamentos de Radiología y de Cirugía Cardiaca para lograr un diagnóstico rápido y preciso del paciente.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Unidad de Arritmias especializada de referencia a nivel nacional.
  • Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista dotada de la mejor tecnología.
  • Unidad de Imagen Cardíaca para lograr la mayor precisión diagnóstica.
COVID-19