Porfirias agudas

acreditados por la EPNET
para el diagnóstico y tratamiento de las porfirias

O le llamamos

He leído y acepto la Política de Privacidad

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número teléfono 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO DE LAS PORFIRIAS AGUDAS EN LA CLÍNICA

Para el diagnostico de las porfirias es necesario realizar algunos análisis en la órina y en sangre. La confirmación genética se realiza fácilmente mediante una prueba en sangre.

En la Clínica se realizan todas las pruebas para el diagnóstico de las porfirias, incluyendo el diagnóstico genético de esta enfermedad. 

El tratamiento de la porfiria aguda es únicamente sintomático y hasta ahora la única estrategia disponible para curar definitivamente la enfermedad es el trasplante de hígado. Los ataques agudos leves pueden ser tratados con fármacos analgésicos de distinto nivel y asegurando una adecuada ingesta de hidratos de carbono (azucares), ya que estos pueden contribuir a reducir la acumulación de precursores por su efecto inhibitorio sobre la actividad de el primero de los enzimas de la cadena de producción del hemo. Los ataques más intensos se tratan mediante administración de hemo, una medicación que se administra por vía intravenosa, usualmente en régimen de hospitalización.

Además del tratamiento estándar con hemina, la Clínica, junto con otros centros del mundo, participa en un ensayo clínico de fase 3 para el tratamiento de esta enfermedad con un fármaco llamado Givosiran.

¿Quiere saber más sobre la Unidad de Hepatología?

La Unidad de Hepatología ha sido acreditada por la EPNET (European Porphyria Network) como centro de referencia para el diagnóstico y el tratamiento de las porfirias.

Los pacientes con porfirias aguda que padecen de ataques frecuentes tienen una reducción de su calidad de vida y precisan de ingresos hospitalarios frecuentes para el tratamiento de sus síntomas".

SABER MÁS SOBRE LA PORFIRIA AGUDA

Las porfirias agudas son un grupo de enfermedades raras de trasmisión hereditarias que producen defectos de la función de unas proteínas involucradas en el metabolismo de una importante sustancia producida en el hígado, que se llama hemo.

La incapacidad de producir adecuadas cantidades de hemo produce la acumulación de sustancias intermedias llamadas porfirinas y de unos precursores como el acido delta aminolevulinico (ALA) y el porfobilinogeno (PBG).

La acumulación de estas sustancias en los fluidos corpóreos, confiere a la orina una característica coloración rojiza, que da el nombre a esta enfermedad (en griego porphura significa pigmento purpura). Existen cuatro tipos de porfirias agudas, la porfiria aguda intermitente, la forma más común, la porfiria variegada, la corpoporfiria hereditaria y la deficiencia de ALA dehidratasa (llamada también plumboporfiria).

Se estima que en Europa, excepto que en Suecia, 1 persona cada 15000 sea portadora de la mutación responsable de la porfiria aguda intermitente, pero solo el 10-20% de los portadores de la mutación padecen síntomas, ya que es una enfermedad genética con penetrancia incompleta. En Suecia alrededor de 1 persona cada 1000 es portadora de la mutación.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Dolor abdominal intenso
  • Agitación, confusión mental
  • Convulsiones
  • Debilidad muscular
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento
  • Crisis hipertensivas
  • Aumento de la frecuencia cardiaca

Los pacientes con porfiria aguda sufren de ataques caracterizados por dolor muy intenso, más comúnmente dolor abdominal, que se acompaña o menos de otros síntomas, como agitación, confusión mental, convulsiones, debilidad muscular, nausea, vomito, estreñimiento, crisis hipertensivas y aumento de la frecuencia cardiaca.

Además, los pacientes con porfiria variegada y coproprofiria hereditaria pueden tener síntomas cutáneos desencadenados por la exposición a la luz solar (fotosensibilidad).

Debido a la rareza de esta enfermedad y a la inespecifidad de sus síntomas, es muy frecuente que los pacientes tarden en ser diagnosticados, incluso años después de tener el primer ataque.

Muy frecuentemente los ataques son desencadenados por algunos factores, como la toma de ciertos medicamentos, factores dietéticos, como la ayunas o la ingesta de alcohol, estrés psicofísico, infecciones y fluctuaciones hormonales.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra