Histeroscopia (diagnóstica y quirúrgica)

"La histeroscopia quirúrgica puede hacerse de forma ambulatoria si la lesión que hay que resecar es especialmente pequeña, con poco riesgo de complicaciones".

DR. JOSÉ ÁNGEL MÍNGUEZ MILIO
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA

La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico que permite la visualización directa del canal cervical y de la cavidad uterina.

La histeroscopia en consulta o ambulatoria es una técnica que permite diagnosticar y tratar gran parte de la patología uterina intracavitaria en un solo acto, dejando para el quirófano casos muy seleccionados.

La histeroscopia diagnóstica consiste en introducir una lente (histeroscopio) a través del cuello del útero para visualizar la cavidad uterina.

A la lente se le puede adaptar una cámara y ésta conectarse a un monitor para que la exploración sea más sencilla. Igualmente, se puede adaptar un vídeo para grabar las imágenes que se van obteniendo.

Cuando la misma técnica histeroscópica se utiliza para tomar muestras, resecar formaciones endometriales o intervenir, se denomina quirúrgica.

¿Cuándo está indicada?

La histeroscopia sirve para estudiar el endometrio, morfológica y funcionalmente.

Está indicada:

  • Cuando se presentan alteraciones del ciclo menstrual y metrorragias.
  • Para la realización de estudios de esterilidad o infertilidad (abortos de repetición).
  • Para el diagnóstico de alteraciones morfológicas de la cavidad uterina (pólipos, miomas, hiperplasia).
  • Para localizar cuerpos extraños o restos placentarios.
  • Para realizar el estudio y control de malformaciones uterinas (tabiques).

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Estudios de infertilidad o esterilidad.
  • Metrorragias.
  • Miomas uterinos.

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle una histeroscopia

¿Cómo se realiza?

La paciente se tumba en posición ginecológica y se le coloca un espéculo para ensanchar la abertura vaginal. Posteriormente se limpia la vagina y el cuello del útero con una solución de yodo y se pinza el cuello para sujetarlo.

A continuación, se adapta el histeroscopio al canal a través del orificio cervical externo y se va introduciendo lentamente, haciendo que el gas o el medio de distensión dilate el orificio cervical interno.

Como la cavidad uterina es un espacio virtual (está cerrado, salvo que algo lo distienda) hace falta ayudarse durante la histeroscopia de un medio que distienda dicha cavidad.

Actualmente los medios que se utilizan son de dos tipos: gaseosos (CO2) o líquidos -suero salino, solución de glicina al 3%, Dextrano-. Para la histeroscopia diagnóstica generalmente se utiliza CO2 o suero salino.

En ocasiones, hace falta administrar anestesia en el cuello del útero mediante inyecciones en él.

Contraindicaciones absolutas:

  • Estar embarazada.
  • Antecedente reciente de infección pélvica aguda o de repetición reactivada por alguna técnica diagnóstica semejante.

Contraindicaciones relativas:

  • Lesión uterina reciente (perforación o presencia de tumoración maligna dentro del útero).

Son riesgos poco frecuentes:

  • Puede producirse alguna reacción vasovagal (disminución de la tensión arterial) por el dolor producido durante la exploración.
  • Si resulta especialmente difícil la entrada en la cavidad del útero por estenosis (estrechamiento) del orificio cervical interno, puede favorecer que se realice una falsa vía, es decir se introduce el histeroscopio por una zona distinta del orificio cervical interno. Es difícil que suceda cuando se realiza sin anestesia o con poca anestesia local.
  • Puede producirse un orificio en la pared uterina (perforación uterina).
  • Embolia de CO2. Consiste en el paso del medio de distensión gaseoso a la circulación general. Suele ocurrir cuando se produce un sangrado importante durante la exploración y la presión del gas es elevada. Puede ser una complicación importante que requiere ingreso hospitalario y oxigenación de la paciente.
  • Sangrado.
  • Infecciones endometriales o endometritis (complicación tardía e infrecuente).

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Ginecología y Obstetricia

Cuidado integral que incluye un amplio rango de opciones de consulta y tratamientos que comprenden desde la revisión preventiva habitual hasta las más avanzadas opciones diagnósticas y de tratamiento de problemas obstétricos y ginecológicos en todas las edades.

El departamento ofrece también el control habitual del embarazo que incluye una diversidad de procedimientos diagnósticos y de cribado para identificar problemas potenciales del feto así como de su adecuado crecimiento y desarrollo.

Enfermedades que tratamos

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Equipo altamente especializado de médicos, enfermeras y matronas.
  • Unidad de Reproducción y Fertilidad.
  • Seguimiento del embarazo con un parto personalizado.
  • Todo el confort, con la garantía y seguridad de un hospital con el equipamiento más avanzado.