Aerosolterapia

"Para que este tratamiento sea eficaz, es muy importante realizar muy bien la técnica. Por eso, en la Clínica, nuestras enfermeras enseñan y ayudan al paciente a saber cómo realizarlo correctamente".

DRA. ARANTZA CAMPO EZQUIBELA
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE NEUMOLOGÍA

La aerosolterapia o el uso de inhaladores es un tratamiento cuyo objetivo es conseguir la máxima eficacia terapéutica en la vía respiratoria con los mínimos efectos adversos sistémicos.

La medicación contiene partículas que pesan muy poco. Esto permite que se transporten facilmente por el aire, llegando a los alvéolos y siendo mucho más eficaces.

Los fármacos que se pueden administrar por vía inhalada son varios: antibióticos antifúngicos, antivirales, broncodilatadores, antioxidantes, corticoides, etc.

Para que el tratamiento sea efectivo, es importante conocer las características de este tratamiento.

¿Cuándo está indicada?

Las ventajas de la aerosolterapia son:

  • Rápido inicio de la acción terapéutica.
  • Necesidad de dosis menores con acción local, lo que evita efectos adversos.
  • Utilización de fármacos más selectivos en algunas patologías respiratorias.

Indicaciones más habituales de este tratamiento:

  • Patologías respiratorias como el EPOC.
  • Asma bronquial.
  • Fibrosis pulmonar o quística.
  • Procesos oncológicos.
  • Infecciones de vías respiratorias altas o pulmonares, por virus, bacterias u hongos, etc.

 

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario comenzar tratamiento con inhaladores

¿Cómo se utilizan?

Hay que realizar los siguientes pasos:

  • Abra el inhalador y agítelo enérgicamente.
  • Realice lentamente una espiración, sin colocar el dispositivo en la boca, y expulse todo el aire de los pulmones.
  • Coloque el inhalador en la boca, cerrando bien los labios alrededor de la boquilla.
  • Inspire lentamente, apriete el inhalador y continúe inspirando.
  • Aguante la respiración durante 8 ó 10 segundos, con la nariz tapada.
  • Espire y enjuáguese la boca con agua tibia y bicarbonato.

Existen dos tipos de inhaladores: presurizados y de polvo seco.

  • Inhaladores presurizados: Tienen un reducido tamaño, posibilitando su transporte y disposición en cualquier momento y lugar.

    La dosis de fármaco administrada en cada aplicación es conocida, se mantiene la esterilidad del medicamento y su limpieza es muy sencilla. Inconveniente, que debe estar muy bien coordinada la inspiración y el disparo para una eficaz administración.


    Para aquellas personas, o en los niños, que no consiguen coordinar la pulsación del inhalador con la inspiración, existen espaciadores y cámaras que facilitan su administración.
     
  • Polvo seco: Los inhaladores de polvo seco (Turbuhaler® y Accuhaler®), a diferencia de los aerosoles presurizados, no requieren sincronización de la inspiración con la liberación de la dosis, puesto que la propia inspiración activa el depósito.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Neumología

Especializado en tabaquismo y en las enfermedades causadas por el tabaco, el Departamento cuenta con más de 15 años de experiencia en programas de deshabituación tabáquica y de detección precoz del cáncer de pulmón.

Los especialistas del departamento han recibido formación en centros punteros del mundo, incluyendo centros de Estados Unidos, y tienen amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de todas las enfermedades respiratorias, las comunes y las menos frecuentes.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Asistencia clínica puntera con gran labor en investigación y docencia.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Trabajamos de manera conjunta con la Unidad del Sueño y el Área del Cáncer de Pulmón..