Caspofungina 

ANTIFÚNGICOS, ANTIFÚNGICOS VÍA SISTÉMICA

Caspofungina 

La caspofungina es un medicamento que interfiere con la producción de un componente (el polisacárido glucano) de la pared de la célula fúngica que es necesario para la vida y el crecimiento del hongo.

Las células fúngicas expuestas a caspofungina poseen paredes celulares incompletas o defectuosas, lo que les hace frágiles e incapaces de crecer.

NOMBRES COMERCIALES:

Cancidas®

ALERTAS:



MÁS INFORMACIÓN:

¿Para qué se utiliza?

  • Infecciones por un hongo llamado Candida que afecta a todo el organismo.
  • Infecciones causadas por un hongo llamado Aspergillus que afecta a todo el organismo y en pacientes que han sido tratados antes con amfotericina B y /o itraconazol sin obtener respuesta o que han sido intolerantes a dichos tratamientos.
  • Sospecha de infección por hongos (Candida o Aspergillus) en pacientes que han recibido quimioterapia o han sido sometidos a procesos médicos que disminuyen la resistencia del organismo a las enfermedades al reducir el recuento de determinados glóbulos blancos.

¿Necesita que le ayudemos?

Contacte con nosotros y solicite más información.

Saber más sobre este medicamento

En España existen comercializadas formas de administración parenterales (intravenosa).

Se debe administrar por perfusión intravenosa lenta durante 1 hora aproximadamente, en una sola infusión al día.

La dosis adecuada de caspofungina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis medias más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico:

Dosis usual en adultos: dosis de carga inicial (día 1) 70 mg, seguida de 50 mg al día (desde el segundo día); en pacientes con un peso corporal mayor de 80 kg: 70 mg al día tras dosis de carga inicial de 70 mg.

La dosis recomendada en niños y adolescentes hasta los 17 años se calculará en función de su superficie corporal.

Los pacientes con problemas hepáticos pueden requerir dosis mayores.

La duración del tratamiento debe basarse en la respuesta clínica del paciente y del tipo de infección que presente.

Cuando no debe utilizarse:

  • En caso de alergia a la caspofungina o a alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica, avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

Precauciones de uso:

Caspofungina se debe utilizar con precaución en recién nacidos y lactantes menores de 12 meses, en ancianos y en adultos con problemas hepáticos. Se recomienda ajustar las  dosis.

No es eficaz frente a levaduras y hongos distintos de Candida y Aspergillus.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • Algunos de los medicamentos pueden interaccionar con caspofungina como por ejemplo: medicamentos contra el SIDA (como efavirenz o nevirapina), fármacos anticonvulsivantes (contra la epilepsia) fenitoína y carbamazepina, corticoides como dexametasona, el antibiótico rifampicina e inmunosupresores como tacrólimo o ciclosporina (en pacientes transplantados o con problemas inmunitarios).
  • Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.
  • Los efectos adversos más frecuentes en adultos son: flebitis, descenso de la hemoglobina, el hematocrito, el recuento de leucocitos y la albúmina en la sangre, niveles bajos de potasio, dolor de cabeza, dificultad en la respiración, náuseas, diarrea, vómitos, elevación de los valores de algunas pruebas del hígado, sarpullido, picor, sudoración excesiva, dolor de las articulaciones, fiebre, escalofríos, irritación en el lugar de inyección.
  • Los efectos adversos más frecuentes en pacientes pediátricos son: fiebre, alteración de algunas pruebas del hígado, dolor de cabeza, taquicardia, sofocos, presión sanguínea baja, sarpullido, picor, escalofríos, dolor en lugar del catéter y alteración de algunas pruebas sanguíneas de laboratorio.
  • Este medicamento puede producir otros efectos adversos.