Trastorno obsesivo compulsivo

"El tratamiento debe ser  realizado por un médico experto en niños con TOC (a veces la psicoterapia la hace un psicólogo)".

DR. FELIPE ORTUÑO SÁNCHEZ-PEDREÑO
CODIRECTOR. DEPARTAMENTO DE PSIQUIATRÍA Y PSICOLOGÍA CLÍNICA

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad en el que el niño o adolescente presenta generalmente obsesiones y también compulsiones, aunque a veces sólo tiene obsesiones o sólo compulsiones. Al menos alguna vez el niño reconoce que las obsesiones o las compulsiones son excesivas o absurdas.

Estos comportamientos repetitivos tienen por objeto prevenir o reducir la ansiedad o evitar que pase algo malo, aunque no tienen conexión con la acción que intentan prevenir o son claramente excesivas.

Casi en el 90% de los casos de pacientes con TOC se asocian otros trastornos, especialmente episodios depresivos y con menos frecuencia con cuadros de ansiedad y con tics (como ocurre en el síndrome de Tourette).

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

El componente obsesivo son palabras, ideas, imágenes o creencias repetitivas, reconocidas por el sujeto como irracionales o molestas.

Los contenidos más frecuentes son de miedo a la contaminación (a infectarse, a secreciones corporales, etc.); dudas e inseguridad (a padecer una enfermedad grave, escrúpulos morales, etc.); necesidad de simetría y de orden en las cosas y rechazo a la suciedad.

También son frecuentes los impulsos obsesivos a hacer daño a otra persona o a tener conductas sexuales que rechaza; así como discusiones mentales e interminables.

Las compulsiones son comportamientos o actos mentales también repetitivos que la persona se ve obligada a realizar para frenar una obsesión o siguiendo unas reglas estrictas. Pueden ser sencillas o alcanzar mayor complejidad (rituales). Aunque alivien temporalmente el componente obsesivo, son vividas como molestas y como irracionales o desproporcionadas.

Destacan las compulsiones de evitación del contacto frente a una posible contaminación; o de limpieza-lavado frente a las obsesiones de suciedad; o de orden en las necesidades de simetría o de comporobación para el componente de inseguridad. Con frecuencia se asocian a una marcada incapacidad de decisión y enlentecimiento.

Los síntomas más habituales son:

  • Temor a contaminarse.
  • Necesidad de simetría.
  • Lavarse.
  • Ordenar.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca un trastorno obsesivo compulsivo

¿Cuáles son las causas?

No se sabe todavía la causa del TOC, aunque sí sabemos que no surge como respuesta a un supuesto “conflicto intrapsíquico” ni tampoco por un “conflicto sexual reprimido” como decían las teorías psicoanalíticas antiguas. Tampoco se debe al efecto de los padres sobre el niño, ni al nacimiento de un hermano menor, ni al estress del colegio, etc. Por la eficacia de los antidepresivos inhibidores de recaptación de serotonina (ISRS) en el tratamiento del TOC, se piensa que se debe a una alteración de la serotonina.

Estudios genéticos indican que el TOC tiene relación con algunos trastornos por tics, como el trastorno de Tourette (tics motores y vocales). Se han encontrado también alteraciones en la funcion en circuitos cerebrales que comunican una zona del encéfalo, los ganglios basales, con la corteza cerebral, y en concreto en una zona llamada núcleo caudado.

Algunos niños con una infección de garganta por estreptococo tienen un brote posterior de TOC, producido por una respuesta autoinmune de anticuerpos contra el estreptococo que lesionan zonas del núcleo caudado.

¿Cuál es el pronóstico?

Generalmente se necesita un tratamiento farmacológico más largo (más de 1 año) y una dosis superior a la necesaria para tratar la depresión, pero si se hace correctamente, se obtienen resultados muy satisfactorios.

En los casos donde hay un posible origen en una infección con estreptococos se puede tratar con antibióticos y terapia inmunológica para retirar los anticuerpos dañinos que están atacando al núcleo caudado. La psicoterapia psicoanalítica no ayuda en niños con TOC y hace perder meses o años de tiempo muy valioso.

La asociación del tratamiento conductual a la medicación, aumenta la probabilidad de que el niño siga sin síntomas cuando en el futuro se interrumpa gradualmente la medicación. Es importante que los padres que crean que su hijo pueda estar sufriendo TOC acudan pronto a su pediatra o psiquiatra infantil.

También pueden ser útiles los grupos de apoyo para padres de niños con TOC, las asociaciones nacionales o regionales de pacientes con TOC, y la información en internet.

¿Cómo lo tratamos?

Los síntomas pueden responder al tratamiento psicoterapéutico y farmacológico.

El tratamiento psicoterapéutico de primera elección es la terapia de exposición con prevención de respuesta. La respuesta es mejor cuando predomina el componente compulsivo.

Se persigue conseguir una tolerancia a la ansiedad que conlleva la exposición al estímulo sin tener que recurrir al ritual para mitigarla y de este modo se extingue el sistema de repuesta compulsiva a las obsesiones. En una segunda línea o como apoyo a esta técnica también es útil la terapia cognitiva dirigida fundamentalmente a corregir ideas falsas o sobrevaloradas.

El tratamiento farmacológico del TOC son los inhibidores dela recaptación de la serotonina, empezando por los inhibidores selectivos (ISRS) como la paroxetina, fluoxetina, sertralina, escitalopram o fluvoxamina.

Estos fármacos tienen un perfil de efectos secundarios mejor y más tolerables que los que se utilizaban con anterioridad como la clomipramina. Aproximadamente la mitad de los pacientes no responden satisfactoriamente por lo que se plantean estrategias de potenciación, entre las que destacan la combinación de antipsicóticos, preferiblemente de segunda generación.

Existen otros tratamientos biológicos que pueden emplearse en determinadas circunstancias como la terapia electroconvulsiva, la estimulación magnética transcraneal o la psicocirugía. Cada existen más indicios de la eficacia de la estimulación cerebral profunda en casos resistentes, con una importante mejora clínica y en la calidad de vida.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Psiquiatría y  Psicología Médica

Mediante un trabajo multidisciplinar, el Departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica asiste a los pacientes de manera integral: identifica las causas principales de la enfermedad y proporciona un abordaje individual con los tratamientos más adecuados y eficaces. 

Gracias a la experiencia de su equipo es capaz de ofrecer las terapias biológicas más avanzadas, así como una adecuada orientación psicoterápica. De esta forma, se ayuda al paciente a resolver tanto problemas de personalidad como alteraciones de la dinámica interpersonal y familiar.

Organizados en unidades especializadas

  • Psiquiatría infantil.
  • Psiquiatría adolescente.
  • Psiquiatría del adulto.
  • Terapia familiar.
  • Hospitalización psiquiátrica.
  • Psicología Clínica.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Valoración integral del paciente.
  • Diagnóstico personalizado.
  • Equipo multidisciplinar.

Los mejores profesionales a su disposición