Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

"El diagnóstico temprano y correcto del TDAH es esencial para conseguir los mejores resultados y reducir complicaciones como problemas académicos, de relación familiar y social".

DRA. PILAR DE CASTRO MANGLANO
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE PSIQUIATRÍA Y PSICOLOGÍA CLÍNICA

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una alteración neurobiológica que provoca alteraciones en el aprendizaje y en el comportamiento del niño.

Es uno de los problemas psiquiátricos más frecuentes en la infancia y la causa más frecuente de consulta de psiquiatría infantil. Es más frecuente en varones (9%) que en niñas (3,3%). Estos niños tienen problemas de atención, impulsividad y exceso de actividad. Debido a estos síntomas, tienen dificultades de interacción social y rendimiento escolar.

Además suelen ir asociados otros problemas como trastorno negativista desafiante o trastorno de conducta (hasta el 40%), depresión y ansiedad.

La Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Unidad de Neuropediatría de la Clínica tienen más de 25 años de experiencia en TDAH.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

Los síntomas característicos del TDAH son inatención, hiperactividad e impulsividad.

Hay tres subtipos de TDAH:

Tipo combinado
Con inatención, hiperactividad e impulsividad. Es el que más se parece a las descripciones clásicas del niño hiperactivo. Es más frecuente en niños (80%) que en niñas (60%).

Tipo predominantemente inatento
Es el tipo más frecuente en niñas (30%) que en niños (17%).

Tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo
Se da en pocas ocasiones.

Los síntomas más habituales son:

  • Actividad física excesiva.
  • Grado de atención muy bajo.Di
  • ficultad para inhibir impulsos.
  • Problemas en sus relaciones familiares y sociales.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Baja autoestima.
  • Comorbilidad (trastornos oposicional-desafiante, de la conducta y del lenguaje, ansiedad, depresión…)

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que tenga un trastorno por déficit de atención e hiperactividad

¿Cuáles son las causas?

El origen del trastorno por déficit de atención e hiperactividad es todavía parcialmente desconocido. Sabemos que no es debido a problemas ambientales, alimentarios, ni es culpa del ámbito familiar o social.

En un 75% su causa es genética. Existe un desarreglo funcional de la dopamina y la noradrenalina, neurotransmisores situados en la parte frontal del cerebro y responsables de la atención mantenida, el control de los impulsos y de la decisión de realizar o rechazar una determinada acción.

Entre los factores no genéticos relacionados con el TDAH están el consumo de tabaco o alcohol por la madre en el embarazo, la falta de oxígeno del niño durante el parto, su bajo peso al nacer, malas condiciones sociales…

En familias donde uno de los niños tiene este trastorno el riesgo para los hermanos sube del 5% de la población general hasta un 30 al 40%. También se multiplica el riesgo por 8 si uno de los padres tiene TDAH.

¿Cómo se diagnostica?

<p>Imagen Aula nesplora para el diagn&oacute;stico del TDAH, trastorno por d&eacute;ficit de atenci&oacute;n e hiperactividad&nbsp;</p>

Es muy importante que el diagnóstico y el tratamiento se lleve a cabo por un equipo multidisciplinar como el que dispone la Clínica, integrado por diferentes especialistas expertos en esta patología.

Algunas formas leves de este trastorno se pueden controlar con tratamiento no farmacológico, pero los estudios indican que el tratamiento más eficaz es combinar medicación, psicoterapia conductual, entrenamiento a los padres y apoyo escolar.

Por otro lado, la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Clínica está participando en estudios internacionales de nuevas medicaciones para el TDAH.

Además, el equipo de especialistas de la Unidad de Neuropediatría de la Clínica Universidad de Navarra ha participado con la empresa Nesplora en el diseño de “AULA”, un novedoso test dirigido a ofrecer un diagnóstico más preciso y completo de este trastorno.

Está dotado de un software "ecológico”, gafas 3D y unos auriculares, y consigue situar al paciente en un entorno muy similar al de una clase escolar real. 

¿Cómo lo tratamos?

Los psicoestimulantes han demostrado su eficacia en la disminución del 70% de los síntomas del TDAH, reduciendo el movimiento, aumentando la capacidad de atención, facilitando la interiorización de instrucciones y, como consecuencia, disminuyendo la impulsividad. 

El metilfenidato es un estimulante que mejora tanto la hiperactividad como la inatención en niños con este trastorno. Aunque suele tolerarse bien, puede producir algunos efectos secundarios como diminución del apetito o del sueño (la última dosis no debe darse más tarde de las 4 o 5 de la tarde).

El efecto del metilfenidato es rápido: en pocos días se puede notar mejoría.

El metilfenidato de liberación inmediata (Rubifén®) tiene un efecto de 4 horas, por lo que debe tomarse dos o tres veces al día. La toma debe mantenerse durante todo el año, incluso fines de semana y vacaciones. 

También se pueden usar las formas de liberación prolongada o intermedia, que tienen la ventaja de que sólo se toman una vez al día (por la mañana) como el metilfedinato de acción prolongada (metilfedinato OROS® o Concerta®), cuyo efecto dura unas 12 horas, o el metilfenidato de acción intermedia (Medikinet®), que tiene un efecto de 8 horas de duración tras una dosis por la mañana.

La atomoxetina (Strattera®) es un nuevo medicamento no derivado anfetamínico eficaz en el tratamiento del TDAH. Su efecto positivo dura todo el día (unas 12 a 20 horas) y puede administrarse en una sola toma por la mañana. No tiene potencial de abuso, puede mejorar la ansiedad y no empeora los tics.

No obstante, el tratamiento más eficaz combina medicación, psicoterapia conductual, entrenamiento a los padres y apoyo escolar. 

El tratamiento no farmacológico se basa en diferentes psicoterapias:

Psicoeducación y entrenamiento a los padres
Para controlar el comportamiento del niño, prevenir y anticipar las reacciones explosivas. 

En la Clínica hemos desarrollado un programa psicoeducativo que nuestras enfermeras especialistas en TDAH dan a conocer a padres de  niños con este trastorno.

En este programa se revisan en 5 sesiones los síntomas del TDAH y además, se entrena a los padres para controlar mejor diferentes conductas de los niños, para motivarles, distraerles, animarles y, si es necesario, castigarles de forma más efciaz. El objetivo es que los padres puedan participar como coterapeutas en el proceso de recuperación y mejoría del niño.

Si los síntomas de negativismo son más intensos, es necesario poner en marcha un programa más completo de manejo conductual por Psicología Clínica.

Terapia familiar e individual
Reduce el estrés familiar por la enfermedad del niño.

Apoyo en el colegio
En las áreas donde el niño está más necesitado. En nuestra Unidad trabajamos de manera coordinada con los profesores, tutores, orientadores escolares y psicopedagogos del colegio para adaptar las exigencias y el ambiente escolar a las necesidades individuales de cada niño, teniendo en cuenta sus áreas de mayor dificultad, y también sus puntos fuertes.

A nivel escolar, no hay que disminuir la exigencia, pero hay estrategias que mejoran la eficacia del niño para obtener mejores resultados. Ya que él no puede organizarse sólo, a veces deben organizarse las tareas secuencialmente. Se premian y reconocen los comportamientos positivos, en casa y en el colegio, con un sistema de puntos.

El TDAH puede estar acompañado de otros problemas psiquiátricos, depresión o ansiedad, que requieren atención.

La comunicación entre padres, médicos (pediatra, psiquiatra infantil), psicólogos y profesores debe ser fluida y coordinada, para que el niño perciba homogeneidad y no detecte fisuras o desacuerdos.

Un 4% de los adultos padecen trastorno por téficit de atención e hiperactividad.

El tratamiento principal para el TDAH en adultos se basa en el empleo de psicoestimulantes, derivados de las anfetaminas.

La Clínica Universidad de Navarra ha participado en un estudio internacional de un nuevo medicamento, un inhibidor de la recaptación de la noradrenalina de acción central, sin efecto estimulador.

Síntomas del TDAH en la población adulta

  • Los más evidente son los problemas de atención.
  • Son personas con mala planificación y organización. Presentan poca memoria.
  • Sus relaciones interpersonales se ven afectadas, con tasas más altas de divorcios y de despidos laborales por mal rendimiento.
  • También se dan casos de accidentes de tráfico o con maquinaria.
  • En ocasiones aparecen otros cuadros psiquiátricos: consumo de drogas o cuadros de depresión o ansiedad.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Psiquiatría y  Psicología Médica

Mediante un trabajo multidisciplinar, el Departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica asiste a los pacientes de manera integral: identifica las causas principales de la enfermedad y proporciona un abordaje individual con los tratamientos más adecuados y eficaces. 

Gracias a la experiencia de su equipo es capaz de ofrecer las terapias biológicas más avanzadas, así como una adecuada orientación psicoterápica. De esta forma, se ayuda al paciente a resolver tanto problemas de personalidad como alteraciones de la dinámica interpersonal y familiar.

Organizados en unidades especializadas

  • Psiquiatría infantil.
  • Psiquiatría adolescente.
  • Psiquiatría del adulto.
  • Terapia familiar.
  • Hospitalización psiquiátrica.
  • Psicología Clínica.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Valoración integral del paciente.
  • Diagnóstico personalizado.
  • Equipo multidisciplinar.

Los mejores profesionales a su disposición