Retinopatía diabética

"Los daños oculares producidos por la diabetes son una de las principales causas de ceguera en el mundo".

DR. ALFREDO GARCÍA LAYANA
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE OFTALMOLOGÍA

La retina es la capa del fondo del ojo que recibe los estímulos luminosos y percibe las imágenes que serán enviadas a nuestro cerebro. Al igual que en el resto de complicaciones crónicas de la diabetes mellitus, la presencia de niveles elevados de glucosa en sangre durante muchos años, produce alteraciones en los vasos sanguíneos de la retina que originan daño en este importante tejido ocular.

Dichas alteraciones vasculares dificultan el aporte de oxígeno a la retina, en la cual se producen microaneurismas, hemorragias, así como fuga de lípidos y proteínas desde el interior de los capilares dañados. Esto ocurre fundamentalmente cuando la diabetes no se controla correctamente y recibe el nombre de retinopatía diabética.

Estos cambios son progresivos y la falta de oxigenación de la retina estimula el crecimiento de más vasos que intentan suplir el déficit de aporte sanguíneo. La aparición de estos nuevos vasos (fase denominada retinopatía diabética proliferante) puede producir daños irreversibles en la retina.

Por otra parte, el daño en los capilares de la parte central de la retina, la mácula, puede producir una fuga de líquido hacia el tejido de la retina (edema macular diabético) que conduce a disminución importante de la visión del paciente.

Por lo tanto, la clave del manejo de la retinopatía diabética es un diagnóstico precoz, ya que el tratamiento es efectivo en las fases iniciales, pudiendo prevenirse complicaciones importantes. Por este motivo, las revisiones periódicas son fundamentales.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Los cambios que se producen en la retinopatía diabética no suelen afectar inicialmente a la porción central de la retina (la mácula) y, por ello, no se traducen en una disminución de la agudeza visual, pasando inadvertidos para el paciente.

Por el contrario, en los casos en los que se desarrolla edema macular, el paciente experimenta una importante disminución de la visión, así como distorsión de las imágenes.

La retinopatía diabética puede evolucionar durante años sin que su portador la detecte, e incluso, estar presente en el momento del diagnóstico de diabetes. Es por ello que un seguimiento reglado especializado es la única forma de detectar y tratar precozmente sus complicaciones.

Los síntomas más habituales son:

  • Asintomático en estadios iniciales.
  • Disminución de la agudeza visual.
  • Distorsión de las imágenes.
  • Ceguera.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una retinopatía diabética

¿Cómo se diagnostica?

<p>Revisi&oacute;n en oftalmolog&iacute;a&nbsp;</p>

El diagnóstico de la retinopatía diabética se realiza al detectar las alteraciones retinianas características en un examen de fondo de ojo.

En algunos casos es necesario visualizar los vasos sanguíneos mediante la prueba denominada angiografía fluoresceínica.

Para la evaluación del edema macular, es fundamental el empleo de la tomografía óptica de coherencia (OCT), la cual permite analizar las distintas capas de la retina y detectar la presencia de edema de forma precoz, incluso antes de que aparezcan signos en la exploración o que el paciente experimente alteraciones visuales, siendo el médico oftalmólogo el profesional que debe analizar todas estas exploraciones.

¿Cómo la tratamos?

En fases iniciales, la mejor forma de evitar la progresión de la retinopatía diabética es asegurar un adecuado control de la diabetes.

Cuando se detecta la presencia de proliferación de nuevos vasos en la retina, el tratamiento consiste en la aplicación de un tratamiento con láser conocido como panfotocoagulación. En los últimos años se han desarrollado nuevas modalidades de aplicación con fuentes de láser más seguras y eficaces.

El tratamiento del edema macular se realiza mediante el uso de fármacos antiangiogénicos y corticoides intraoculares, los cuales bloquean la acción de los principales factores bioquímicos responsables de la fuga de líquido. 

Las complicaciones como el desprendimiento de retina, el glaucoma y las hemorragias intraoculares, suelen requerir un tratamiento quirúrgico para su resolución.

¿Qué ensayos clínicos tenemos sobre este tema?

Pamplona
reclutamiento

NN9535-4352 Estudio para determinar cómo afecta la semaglutida en comparación con placebo a la enfermedad ocular diabética en personas con diabetes tipo 2 (FOCUS)

Estamos realizando este estudio para examinar los efectos a largo plazo de la semaglutida (medicamento activo) en la enfermedad ocular diabética, en comparación con un placebo. El estudio se realizará en personas con diabetes tipo 2. La semaglutida es un nuevo medicamento para la diabetes tipo 2 que ya pueden recetar los médicos de algunos países. En varios estudios finalizados se ha demostrado que la semaglutida reduce eficazmente la glucemia

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Oftalmología

Dotado de la última tecnología, el Departamento de Oftalmología cuenta con el equipo, técnico y humano, necesario para ofrecer una asistencia integral y específica para cada paciente.

Somos uno de los pocos centros que dispone de un laboratorio de microcirugía para la mejora de la práctica clínica.

Organizados en unidades especializadas

  • Córnea y superficie ocular.
  • Retina
  • Oftalmología General
  • Defectos de Refracción.
  • Oculoplástica.
  • Oftalmología pediátrica.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Más de 25 años de experiencia.
  • Expertos en el diagnóstico y tratamiento de patologías oculares.
  • Con seguridad y garantía de un hospital de prestigio.