Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Diabetes gestacional

"La diabetes gestacional aumenta el riesgo de diversas complicaciones obstétricas para la madre y el bebé. Por eso, es de vital importancia diagnosticarla precozmente y tratarla correctamente".

DR. JAVIER ESCALADA SAN MARTÍN
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN

El embarazo es un estado diabetógeno que produce, si se puede explicar así, una leve elevación del azúcar en la sangre.

El estado gestacional genera hormonas en grandes cantidades. Una de ellas es el lactógeno placentario, que hace que exista en la mujer una cierta resistencia a la acción de la insulina. Esto provoca que la insulina que hay en la sangre no introduzca adecuadamente el azúcar en las células aumentando sus concentración en la sangre.

Las pacientes que han desarrollado diabetes gestacional son aquellas que no son diabéticas antes del embarazo pero que, durante este, producen unos niveles de azúcar en sangre elevados. Estas pacientes tienen menos riesgos que las que presentan diabetes previa al embarazo, pero también deben controlarse y tratarse.

La diabetes gestacional aumenta el riesgo de sufrimiento fetal, macrosomía, muerte intrauterina, partos por cesárea y problemas neonatales.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Lo primero que nota una paciente con diabetes es que tiene mucha sed porque también orina mucho. El azúcar se pierde por la orina y hace que se produzca mucha orina para poder eliminarlo. Además suelen tener mucha hambre.

Hay otras manifestaciones que se derivan de las complicaciones de la diabetes, como alteraciones en los nervios, neuropatía, o un coma diabético que es una complicación seria.

A largo plazo, la enfermedad, cuando no se controla bien la glucemia, puede producir alteraciones en los vasos sanguíneos más pequeños, los capilares, y afectar al riñón y a la retina, lo que favorece a que aparezcan arterioesclerosis y nefropatía.

Existen diversas circunstancias que aumentan el riesgo de padecer una diabetes gestacional. Es importante conocerlos para realizar los controles oportunos y evitar complicaciones:

  • Antecedentes familiares de diabetes.
  • Embarazo a una edad mayor de 35 años.
  • Antecedentes de un anterior parto con un bebé con peso mayor de 4 kg.
  • Antecedentes de abortos espontáneos.
  • Hipertensión arterial.
  • Sobrepeso u obesidad antes del embarazo.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una diabetes gestacional

¿Cómo se diagnostica?

laboratorio_extracciones

El test de O’Sullivan es la prueba que confirma si existe diabetes gestacional.

Para el diagnóstico de posible diabetes inducida por el embarazo, uno de los signos externos es una importante ganancia de peso de la madre entre una y otra visita al médico.

Si una mujer presenta este aumento, se llevará a cabo una prueba de screening o despistaje de diabetes. A este análisis se le llama test de O'Sullivan. Debe realizarse entre las semanas 24 y 28. Si está alterado, debe hacerse la curva de glucemia, en ayunas, con 100 g de glucosa durante tres horas. El diagnóstico se hace si hay dos o más datos elevados incluyendo el de ayunas.

Generalmente, la diabetes de las mujeres que se quedan embarazadas es de tipo 1, porque suelen ser jóvenes.

¿Cómo la tratamos?

Para tratar la diabetes gestacional, lo más importante es controlar adecuadamente, con dieta y ejercicio ligero, los niveles de azúcar en la madre.

Las recomendaciones actuales establecen la necesidad de iniciar tratamiento farmacológico, una vez que el programa de dieta y ejercicio físico no consigue mantener los objetivos de glucemia basal y posprandial establecidos.

Otro factor que hay que considerar para el inicio de la insulinización es la valoración ecográfica del crecimiento fetal.

  • El fármaco de elección es la insulina humana en pauta bolo-basal, con una o dos dosis de insulina NPH, acompañada de insulina regular preprandial si se precisa.
  • No se deben tomar antidiabéticos orales.
  • Hay que vigilar el crecimiento fetal y monitorizar su bienestar desde la semana 34 de embarazo.
  • La diabetes previa al embarazo no tiene por qué agravarse tras éste.
  • La diabetes inducida por el embarazo, tipo A1 y A2, sí tiene más riesgo de que la madre desarrolle en un futuro diabetes tipo 2.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Endocrinología y Nutrición

El Departamento está organizado en unidades asistenciales con especialistas totalmente dedicados al estudio diagnóstico y tratamiento de este tipo de enfermedades.

Trabajamos con protocolos establecidos, que consiguen que todas las pruebas diagnósticas que deban realizarse lo hagan en el menor tiempo posible y se comience, lo más pronto posible, con el tratamiento más adecuado en cada caso.

Organizados en unidades asistenciales

  • Área de Obesidad.
  • Unidad de Diabetes.
  • Unidad de Enfermedades del Tiroides y Paratiroides.
  • Unidad de Osteoporosis
  • Otras enfermedades: por ej. síndrome de Cushing.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Centro de Excelencia Europeo en el diagnóstico y tratamiento de la Obesidad.
  • Equipo de enfermeras especializadas en el Hospital de Día de Endocrinología y Nutrición.
  • Contamos con un Laboratorio de Investigación Metabólica de reconocido prestigio internacional.

Los mejores profesionales a su disposición