Cirugía del glaucoma

"Lo más importante para detectar el glaucoma es medirse la tensión ocular periódicamente".

DR. JAVIER MORENO MONTAÑÉS
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE OFTALMOLOGÍA

El glaucoma es una neuropatía óptica progresiva, consecuencia de un aumento de la presión ocular, que produce una pérdida del campo visual e incluso puede llevar a la ceguera.

La intervención quirúrgica se plantea cuando el paciente presenta intolerancia al tratamiento médico o éste resulta insuficiente para evitar la progresión del glaucoma.

Para tratar quirúrgicamente esta patología ocular, existen distintas técnicas y corresponde al oftalmólogo recomendar la más adecuada para cada caso.

El procedimiento más utilizado se denomina trabeculectomía, que puede ser perforante o no. Esta operación consiste en buscar una nueva salida de humor acuoso del ojo hacia el exterior.

¿Cuándo está indicada?

La intervención quirúrgica se plantea cuando el paciente presenta intolerancia al tratamiento médico o éste resulta insuficiente para evitar la progresión del glaucoma.

Para tratar quirúrgicamente esta patología ocular existen distintas técnicas y corresponde al oftalmólogo recomendar la más adecuada para cada caso.

Indicaciones más frecuentes:

  • Glaucoma

¿Le han diagnosticado glaucoma?

Puede que sea necesario realizarle un tratamiento quirúrgico

¿Cómo se realiza?

El procedimiento más utilizado se denomina trabeculectomía, que puede ser perforante o no.

Consiste en buscar una nueva salida hacia el exterior para el líquido situado delante del cristalino del ojo, llamado humor acuoso.

La intervención dura unos 30 minutos y puede realizarse bajo anestesia tópica, administrada en gotas.

La trabeculoplastia láser es un tratamiento ambulatorio que se realiza en consulta en pocos minutos. Sólo es útil en pacientes mayores y, en muchos casos, desaparece su efecto al cabo de un tiempo.

La ciclofotocoagulación con láser díodo sólo es útil en glaucomas muy avanzados.

Durante las primeras semanas siguientes a la operación, el paciente debe evitar los esfuerzos físicos y ha de aplicarse un colirio antiinflamatorio en el ojo intervenido.

También acudirá con frecuencia al oftalmólogo para comprobar que la salida del humor acuoso se realiza correctamente por la nueva vía y que la presión ocular se ha normalizado.

Con las técnicas empleadas actualmente, las complicaciones son escasas y pueden resolverse en los primeros días posteriores a la cirugía.

La consecuencia más grave es la pérdida del efecto de la trabeculectomía, que supone el mantenimiento de la presión intraocular en niveles elevados.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Oftalmología

Dotado de la última tecnología, el Departamento de Oftalmología cuenta con el equipo, técnico y humano, necesario para ofrecer una asistencia integral y específica para cada paciente.

Somos uno de los pocos centros que dispone de un laboratorio de microcirugía para la mejora de la práctica clínica.

Organizados en unidades especializadas

  • Córnea y superficie ocular.
  • Retina
  • Oftalmología General
  • Defectos de Refracción.
  • Oculoplástica.
  • Oftalmología pediátrica.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Más de 25 años de experiencia.
  • Expertos en el diagnóstico y tratamiento de patologías oculares.
  • Con seguridad y garantía de un hospital de prestigio.