Tranexámico, ácido 

ANTIFIBRINOLÍTICOS

Tranexámico, ácido 

Es un medicamento que actúa inhibiendo la ruptura de los coágulos sanguíneos.

Es útil en el tratamiento de procesos hemorrágicos severos, especialmente tras intervenciones quirúrgicas o dentales.

Este medicamento también puede administrarse antes de una intervención quirúrgica en pacientes con algún problema de la coagulación como la hemofilia.

NOMBRES COMERCIALES:

Amchafibrin®.

ALERTAS:



MÁS INFORMACIÓN:

¿Para qué se utiliza?

  • Prevención y tratamiento de las hemorragias que ocurren después de una intervención quirúrgica o dental.
  • Hemorragia asociada a hiperfibrinolisis.
  • Hemorragias provocadas por fármacos.
  • Pacientes con menorragia (menstruaciones que duran más de 7 días).
  • Hemorragias en pacientes con problemas de la coagulación como los pacientes hemofílicos.
  • Angioedema hereditario (enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos de la cara y vías respiratorias, generando la inflamación de estas zonas así como cólicos abdominales).

¿Necesita que le ayudemos?

Contacte con nosotros y solicite más información.

Saber más sobre este medicamento

En España existen comercializadas formas de administración orales(comprimidos) e inyectables (ampollas) de ácido tranexámico. Las ampollas de ácido tranexámico se pueden administrar por vía intravenosa e intramuscular.

A continuación se indican las dosis de ácido tranexámico más frecuentemente recomendadas. Si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis usual intravenosa en adultos y adolescentes:

  • De 0,5 a 1 g administrados 2-3 veces al día en inyección directa o en infusión intravenosa.

Dosis usual intramuscular en adultos y adolescentes:

  • Dosis de choque: 0,5-1 g administrados cada 4-6 horas.
  • Dosis de mantenimiento: 0,5 g administrados cada 8-12 horas.

Dosis usual oral en adultos y adolescentes:

  • 1-1,5 g administrados 2-3 veces al día.

Se debe usar con precaución en niños, consulte con su médico la pauta a seguir.

En el caso de que no se puedan tragar los comprimidos de ácido tranexámico, pueden beberse las ampollas.

Cuando no debe utilizarse:

  • En caso de alergia a este medicamento o a alguno de sus componentes (consulte los excipientes). Si siente algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de presentar coagulación intravascular, hemorragia cerebral o enfermedades que cursen con convulsiones.

Precauciones de uso:

  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le habían indicado.
  • Comunique a su médico si padece alguna de las siguientes enfermedades: presencia de sangre en la orina, tendencia a la formación de coágulos en sangre o enfermedad del riñón. En caso de padecer una enfermedad del riñón grave puede ser necesario modificar la dosis de ácido tranexámico administrada.
  • Si toma este medicamento durante un periodo de tiempo prolongado debe controlarse la función hepática mediante una analítica y acudir a su oftalmólogo periódicamente.
  • El ácido tranexámico debe administrarse con precaución en niños.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • Comunique a su médico si toma alguno de los siguientes medicamentos: estrógenos, factores de la coagulación o clorpromazina.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier medicamento que esté tomando incluso los adquiridos sin receta.
  • Los efectos adversos más frecuentes que puede producir el uso del ácido tranexámico son los siguientes: náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, dolor de cabeza, mareos, zumbido de oídos, erupciones en la piel, congestión nasal, conjuntivitis, alteración en la visión de los colores y trombosis.
  • Si se administra el medicamento por vía intravenosa rápida puede producirse una disminución de la presión arterial.
  • Pueden producirse otros efectos adversos. Avise a su médico si advierte algo anormal.
COVID-19