Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Roxitromicina 

ANTIBIÓTICOS VÍA SISTÉMICA, MACRÓLIDOS

Roxitromicina 

La roxitromicina es un antibiótico que pertenece al grupo de los macrólidos. Actúa interfiriendo con la producción de proteínas que las bacterias necesitan para multiplicarse, con lo que consigue detener el crecimiento de las bacterias y la propagación de la infección.

La roxitromicina tiene una actividad antibacteriana muy similar a las penicilinas y se usa como alternativa antibiótica en aquellas personas que son alérgicas a las penicilinas.

NOMBRES COMERCIALES:

Rulide® y preparados genéricos con roxitromicina.

ALERTAS:



MÁS INFORMACIÓN:

¿Para qué se utiliza?

  • Infecciones provocadas por bacterias sensibles a este antibiótico localizadas en las vías respiratorias altas y bajas, en la piel y tejidos blandos y en la uretra.

¿Necesita que le ayudemos?

Contacte con nosotros y solicite más información.

Saber más sobre este medicamento

En España existen comercializadas formas de administración orales de roxitromicina (comprimidos).

La dosis adecuada de roxitromicina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:

  • 150 mg cada 12 horas ó 300 mg al día. Esta última pauta produce una mayor incidencia de molestias en el estómago.

Dosis oral en niños:

  • de 2,5 a 4 mg por kg de peso cada 12 horas.

Según el peso, las dosis recomendadas son las siguientes:

  • Niños de más de 40 kg: 150 mg cada 12 horas.
  • Niños de 24 a 40 kg: 100 mg cada 12 horas.
  • Niños de 12 a 23 kg: 50 mg cada 12 horas.
  • Niños de 6 a 11 kg: 25 mg cada 12 horas.

La duración máxima del tratamiento en niños es de 10 días.

En caso de enfermedad del hígado, puede ser necesario reducir la dosis administrada. Consulte a su médico.

Se recomienda tomar los comprimidos de roxitromicina preferentemente en ayunas. Los comprimidos recubiertos deben tragarse enteros, sin masticar ni fraccionarlos.

Cuando no debe utilizarse:

  • En caso de alergia a roxitromicina o a otros antibióticos macrólidos (eritromicina, azitromicina o claritromicina) o alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de presentar una enfermedad del hígado grave.
  • En pacientes en tratamiento con antihistamínicos como terfenadina, astemizol, cisaprida o pimozida, ante el riesgo de problemas cardíacos.

Precauciones de uso:

  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Para que el tratamiento con roxitromicina sea eficaz, debe administrarse completo (de 7 a 10 días) aunque se haya producido una mejoría de los síntomas.
  • Este medicamento debe administrarse con especial precaución en caso de padecer una enfermedad renal o del hígado, en pacientes con niveles de potasio bajo y en pacientes con antecedentes de colitis ulcerosa o diarrea asociada a antibióticos.
  • En pacientes con enfermedad del hígado deben realizarse análisis de sangre periódicos para controlar la función del hígado.
  • Si los síntomas de la infección no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • Algunos medicamentos que pueden interaccionar con la roxitromicina son los siguientes: azatioprina, benzodiazepinas (lorazepam, alprazolam) ciclosporina y digoxina.
  • No administrar junto con antihistamínicos como terfenadina, astemizol, cisaprida o pimozida, ante el riesgo de problemas cardíacos.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

 

  • La roxitromicina puede afectar a los resultados de algunas pruebas de laboratorio por lo que, si le van a realizar análisis de sangre o de orina, avise que está en tratamiento con este medicamento.
  • Los efectos adversos de la roxitromicina son, en general, leves y transitorios. Los más frecuentes son los siguientes: dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, picor, erupciones en la piel, dolor de cabeza y mareos.
  • El tratamiento con roxitromicina debe suspenderse en caso de que aparezca dolor de cabeza o vómitos intensos o zumbido en los oídos.
  • La roxitromicina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.