Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Interferón beta 1a 

INMUNOESTIMULANTES, INTERFERONES

Interferón beta 1a 

Los interferones son sustancias que se producen de forma natural en células del organismo para actuar frente a infecciones y tumores. Existen tres clases de interferones: alfa, beta y gamma.

Los interferones son fármacos que activan las defensas fisiológicas y controlan el crecimiento celular, atacando a células infectadas o a células cancerosas. El interferón beta 1 A, es medicamento con acción antivírica, antiproliferativa e inmunomoduladora.

NOMBRES COMERCIALES:

Avonex®, Rebif®.

ALERTAS:



MÁS INFORMACIÓN:

¿Para qué se utiliza?

  • Esclerosis múltiple.

¿Necesita que le ayudemos?

Contacte con nosotros y solicite más información.

Saber más sobre este medicamento

  • El interferón beta-1A sólo se puede utilizar bajo estricto control médico.
  • Sólo existen comercializadas formas inyectables de interferón beta-1A.
  • El interferón beta-1A se administra por vía intramuscular o subcutánea.
  • La dosis adecuada de interferón beta-1A es diferente para cada paciente, y depende de muchos factores como: si se utiliza sólo o en combinación con otros fármacos, las características del paciente (tamaño o superficie corporal), la situación general del paciente (hígado, riñón, analítica en sangre,...), etc.
  • No se recomienda el uso de interferón beta-1A en niños menores de 16 años.

Cuando no debe utilizarse:

  • En pacientes con trastornos depresivos severos con ideas suicidas, y en pacientes epilépticos con historial de crisis no controladas adecuadamente con el tratamiento.
  • En caso de alergia al interferón beta o a la albúmina sérica humana.
  • Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En mujeres embarazadas.

Precauciones de uso:

  • Si se le olvida una dosis, no duplique la siguiente. Consulte con su médico.
  • El interferón beta-1A puede disminuir la cantidad de células de la sangre (leucocitos y plaquetas), y en ocasiones, es necesario que tenga en cuenta una serie de recomendaciones: Cuide la higiene y evite el contacto con personas que padezcan una infección. Avise a su médico si padece fiebre, escalofríos o tos.
  • En pacientes ancianos se recomienda precaución en su uso e iniciar el tratamiento con dosis menores, ya que pueden presentar un riesgo mayor de ciertos efectos adversos: hipotensión, arritmias cardíacas.
  • Se recomienda que tome muchos líquidos durante el tratamiento con este fármaco.
  • No conduzca vehículos ni maneje maquinaria peligrosa o de precisión durante el tratamiento, ya que este fármaco puede producir cansancio, disminución de la atención, mareos.
  • Se recomienda que no tome bebidas alcohólicas durante la administración de este fármaco.
  • Mientras esté en tratamiento con este medicamento debe realizar visitas periódicas a su médico para controlar la evolución del tratamiento y la posible aparición de efectos adversos.
  • Debe utilizarse con precaución en pacientes con depresión, antecedentes de crisis epilépticas, insuficiencia coronaria o cardíaca, insuficiencia hepática o renal grave o mielosupresión. Consulte a su médico si padece alguno de estos trastornos.
  • Este fármaco puede causar una reacción parecida a los síntomas de la gripe. Para evitar que se produzcan su médico puede aconsejarle que tome paracetamol antes de cada dosis de interferón. Siga las instrucciones de su médico.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.
  • Se debe estrechar la precaución cuando se administra junto con antiepilépticos y antidepresivos.
  • Los efectos secundarios del interferón beta-1A son frecuentes.
  • Todos los pacientes experimentan algún tipo de efecto adverso, pero sólo el 10% se ven obligados a suspender el tratamiento.
  • Las reacciones adversas más comunes son un cuadro con síntomas gripales: fiebre, fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, sequedad de boca, taquicardia, dolor muscular.
  • En ocasiones pueden producirse: pérdida de pelo (el pelo reaparece cuando finaliza el tratamiento), disminución del número de células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), dolor y reacción en el punto de inyección, tos, sequedad de piel, dermatitis, visión borrosa, sordera, anemia, ansiedad, insomnio.
  • Avise a su médico si advierte algo anormal.