Rubeola

La rubeola es una enfermedad exantemática (erupción en piel) febril, contagiosa, benigna (si se contrae tras el nacimiento), pero que en las mujeres embarazas, sobre todo en los primeros meses de gestación, puede producir en el feto una infección crónica, graves malformaciones y/o abortos espontáneos.

Se transmite entre personas a través de estornudos, tos o el contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos, o manos). La posibilidad de que una persona no vacunada adquiera la enfermedad si convive con alguien que la tiene es del 90%.

Hoy en día, la mayoría de las infecciones de rubéola se dan en adultos jóvenes no vacunados, más que en la población infantil, lo que puede poner en peligro a los niños que pudieran tener en el futuro.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Si se contrae después del nacimiento: es una infección, generalmente, leve.

Se caracteriza por:

  • Periodo de incubación: 2-3 semanas. Generalmente asintomático.
  • Periodo prodrómico: 1-7 días. Leves síntomas catarrales, febrícula, que puede pasar desapercibida. Inflamación ganglionar: retroauriculares, suboccipitales.
  • Periodo exantemático: 3 días. Máculas-Pápulas (parecidas a las del sarampión pero más leves) que se inician en cara y luego se extienden al resto del cuerpo.
  • Sigue la inflamación ganglionar que puede ser dolorosa.
  • Periodo de descamación: Muy leve o inexistente.

Si se contrae en el embrión o feto (rubeola congénita): el virus afecta con mayor frecuencia y gravedad cuantas menos semanas de gestación tenga la embaraza infectada, produciendo:

  • Infección crónica del feto (rubeola evolutiva): con la persistencia del virus en sus diversos tejidos hasta muchos meses después del nacimiento, dando lugar a distintos síntomas como: trombocitopenia, meinigoencefalitis, miocarditis, neumonías, diabetes, etc.
  • Defectos o malformaciones congénitas: fundamentalmente alteraciones cardiacas, oculares, sordera, alteraciones del sistema nervioso... y/o abortos espontáneos.

Los síntomas más habituales son:

  • Síntomas catarrales.
  • Inflamación ganglionar.
  • Máculas-pápulas.
  • Descamación.

No siempre que una embarazada se infecte su hijo tendrá rubeola congénita.

Las anomalías son raras si la infección ocurre después de la semana 20 del embarazo.

Las complicaciones que se pueden presentar son muy poco frecuentes: encefalitis, artritis o artralgia, hemorragias, etc.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente rubeola

¿Cuáles son las causas?

Está producida por un virus del género Rubivirus.

Se transmite de las siguientes manteras:

  • Los lactantes con rubeola congénita: por las secreciones corporales (orina, secreciones de nariz y garganta) durante un año o más.
  • De persona enferma (ya tenga síntomas o no) a persona sana: a través del aire, por las gotitas de saliva (gotas de Pflügge) desde 2-3 días antes de la aparición del exantema hasta unos días después.
  • Las embarazadas lo transmiten al feto a través de la placenta.

¿Cómo se previene?

  • Evitando el contacto con personas infectadas.
  • Administrando gammaglobulina (inmunidad pasiva): en embarazas no inmunes o personas con riesgo especial que hayan tenido contacto con infectados.
  • Vacuna antirubeólica de virus vivos atenuados (inmunidad activa): sola o en asociación con las vacunas antisarampionosa y antiparotiditis (triple vírica) que se administra, según el calendario vacunal, a los 15 meses y una dosis de recuerdo a los 6 años o a los 11 años si no recibieron segunda dosis antes de los 6 años.
  • Vacuna antirubeólica de virus atenuados en mujeres en edad fértil no vacunada o inmunizada previamente (no deben quedar embarazada en los 3 meses posteriores a la vacuna).

¿Cómo la tratamos?

No existe tratamiento específico para esta enfermedad. El tratamiento será sintomático.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Pediatría

Todos nuestros especialistas trabajan de manera exclusiva y, además, al disponer de toda la tecnología en un mismo centro, ofrecemos la realización de las pruebas y el diagnóstico en menos de 72 horas.

Contamos con un equipo de profesionales altamente cualificado para atender las distintas unidades especializadas: Oncopediatría, Neuropediatría, Endocrinopediatría, Neonatología, etc.

Organizados en unidades especializadas

  • Área de Neonatología
  • Endocrinología pediátrica.
  • Cardiología pediátrica.
  • Neuropediatría
  • Digestivo y nutrición pediátrica.
  • Pediatría general y preventiva.
  • Neumología pediátrica
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Atención integral del niño.
  • Profesionales expertos en las distintas áreas para un mejor diagnóstico y tratamiento.
  • Dotados con la última tecnología para la atención del recién nacido.

Los mejores profesionales a su disposición