Infecciones vertebrales

en >50% de los casos el germen es el staphylococcus aureus

O le llamamos

He leído y acepto la Política de Privacidad

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número teléfono 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES VERTEBRALES EN LA CLÍNICA

Empiema epidural o subdural. Un empiema es una infección localizada en un espacio de una cavidad. En este caso puede estar en el espacio epidural o en el espacio subdural.

Osteomielitis vertebral o espondilitis infecciosa. Un absceso es una infección organizada en un tejido. Cuando afecta al hueso, es decir, a la vértebra, se denomina osteomielitis vertebral o espondilitis infecciosa.

Sin la infección afecta exclusivamente al disco intervertebral se denomina discitis infecciosa. Si es mixta (disco y vértebra) se hablará de espondilodiscitis infecciosa.

Si la infección llega a afectar las membranas que recubren el sistema nervioso se desarrollará una meningitis.

El nivel torácico es el más frecuentemente afectado (50%) seguido del lumbar (35%) y cervical (15%). A menudo coexisten empiemas y discitis u osteomielitis.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Neurocirugía?

Disponemos de una gran experiencia y los últimos avances quirúrgicos para el tratamiento de esta enfermedad.

El diagnóstico precoz, y comenzar con el tratamiento antibiótico cuanto antes, aumenta la posibilidad de curación y evita complicaciones importantes".

Las pruebas de laboratorio (velocidad de sedimentación globular (VSG), proteína-C reactiva (PCR), procalcitonina, fórmula leucocitaria etc. Son parámetros indispensables para el control de este tipo de enfermedad.

El estudio radiológico simple aporta información de los cambios cronológicos en el hueso, pero no es suficiente para una valoración de la fase aguda-subaguda de la enfermedad; no obstante, una Rx dinámicas para valorar la estabilidad vertebral según cuánto haya afectado a las vértebras también son de gran importancia.

La resonancia magnética (partes blandas) y el escáner o TC (elementos óseos) son las pruebas de referencia para un estudio adecuado y eficaz de la infección.

También puede servir de ayuda ante casos dudosos las pruebas de medicina nuclear, éstas son la gammagrafía con leucocitos marcados o con Galio/Tecnecio, el SPECT-TC y el PET-TC.

El estudio definitivo diagnóstico de una infección es una toma de biopsia con el que se obtienen muestras para cultivo del patógeno a tratar. Puede llevarse a cabo en un acto quirúrgico o de manera percutánea guiada con TC.

El tratamiento de cualquiera de estas infecciones es la antibioterapia intravenosa. Si conocemos el patógeno que ha provocado la infección se le administrará antibioterapia dirigida. Si aún se ignora el origen de la infección se implementará antibioterapia de amplio espectro.

Si el empiema o el absceso produce una compresión patente sobre estructuras nerviosas, la cirugía está indicada para aliviar la presión en la zona afectada.

Si debido a la destrucción ósea, presenta una inestabilidad vertebral, se puede indicar una cirugía de estabilización, ya que a menudo esta consecuencia de la infección, acarrea mayores problemas de dolor al paciente.

En una discitis infecciosa post-quirúrgica, el tratamiento habitual es antibioterapia intravenosa empírica, reposo y una ortesis lumbar o dorso-lumbar.

Saber más sobre las infecciones vertebrales

El origen de la infección puede ser iatrogénico (cirugías o pinchazos) o por diseminación hematógena y en algunas ocasiones incluso resulta imposible discernir la procedencia del patógeno (Hasta un 50% en algunas series). Hoy en día cada vez son menos frecuentes ya que los avances en la asepsia quirúrgica y en la antibioterapia han reducido significativamente estas infecciones.

El Staphylococco aureus es el germen que se observa con mayor frecuencia (>50%). La tuberculosis (Enfermedad de Pott) e infecciones fúngicas, muy infrecuentes en individuos inmunocompetentes se han de sospechar en pacientes inmunodeprimidos o pacientes adictos a drogas por vía parenteral (ADVP).

¿Cuáles son los síntomas habituales?

  • Dolor local, inespecífico y moderado.
  • Fiebre, malestar general y cansancio generalizado.

Diabetes mellitus, alcoholismo, traumatismo penetrante, procedimiento quirúrgico previo, edad avanzada, obesidad, desnutrición, inmunodepresión o inmunodulación (corticoterapia, VIH/SIDA, trasplantados etc.), drogadicción, comorbilidad médica importante, mal estado del paciente, hemodiálisis etc.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra