Embolismo pulmonar

"La prevención y la detección precoz son los mejores tratamientos para evitar secuelas".

DR. RAMÓN LECUMBERRI VILLAMEDIANA
ESPECIALISTA. SERVICIO DE HEMATOLOGÍA Y HEMOTERAPIA

La embolia pulmonar, también llamada enfermedad tromboembólica venosa, consiste en la formación de trombos en el sistema circulatorio venoso que pueden liberarse a la circulación general y alcanzar las arterias pulmonares.

El trombo puede desarrollarse en un vaso sanguíneo en cualquier lugar del cuerpo, frecuentemente en la pierna.

La embolia pulmonar es un cuadro serio que puede causar un daño permanente en el pulmón afectado, bajos niveles de oxígeno en sangre o lesiones en otros órganos del cuerpo por no recibir suficiente oxígeno.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la embolia pulmonar?

La mitad de las personas que tiene embolia pulmonar no presenta síntomas. Si tiene síntomas, pueden incluir falta de aire, dolor torácico agudo, tos con sangre, ansiedad y agitación.

Los primeros síntomas también pueden ser mareos, desvanecimientos o convulsiones.

Los síntomas más habituales son:

  • Falta de aire.
  • Dolor torácico agudo.
  • Ansiedad.
  • Mareos.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que haya presentado un embolismo pulmonar

¿Cuáles son las causas del tromboembolismo pulmonar?

La causa más común de embolia pulmonar se da cuando parte del coágulo formado en las venas profundas de la pierna (trombosis venosa profunda) se rompe y se traslada a través del torrente sanguíneo hacia otras partes del cuerpo.

La formación de trombos ocurre generalmente en situaciones que provocan un estancamiento de la sangre como:

  • Inmovilización de alguno de los miembros debido a cirugías o fracturas.
  • Postoperatorios.
  • Encamamiento prolongado.
  • Presencia de varices.
  • Situaciones con daño directo de las venas provocado por cirugía.
  • Presencia de catéteres endovenosos.
  • Existen, además, otras alteraciones que pueden facilitar la formación de trombos como son alteraciones genéticas, algunas enfermedades generales y la presencia de cáncer. 

¿Cómo se puede prevenir la embolia pulmonar?

Serán beneficiosas todas las medidas físicas que favorezcan el retorno venoso, como elevar los pies de la cama, movilización precoz, así como los distintos modelos de vendajes, compresión neumática y medias elásticas; todo ello para aumentar el flujo de las venas profundas de las piernas.

Las medidas farmacológicas están indicadas principalmente en pacientes con riesgo elevado para ETV. En la actualidad el método de elección es la administración por vía subcutánea de un preparado de heparina de bajo peso molecular.

Entre las nuevas sustancias, el pentasacárido y el ximelagatran (inhibidor de la trombina) pueden a corto plazo constituir una alternativa a las heparinas de bajo peso molecular.

¿Cómo se diagnostica el tromboembolismo pulmonar?

<p>&nbsp;Imagen Laboratorio de Bioquimica</p>

El diagnóstico del embolismo pulmonar requiere la demostración de trombos en el territorio venoso o de émbolos en arterias pulmonares.

Puede requerir la realización de pruebas como: eco-doppler venosa de extremidades, gammagrafía pulmonar de ventilación-perfusión, angio-TC torácico, angiografía pulmonar, ecocardiograma doppler, analítica del dímero D y flebografía.

Debe completarse con un estudio de los factores predisponentes o facilitadores de la formación de trombos cuando el médico sospecha que puede haberlos.

Esto puede incluir estudios de hipercoagulabilidad y, en algunos casos, la búsqueda de tumores mediante técnicas de imagen.

 

¿Cómo se trata la embolia pulmonar?

El tratamiento fundamental de la enfermedad tromboembólica es la anticoagulación con heparina o acenocumarol (Sintrom®), cuya duración depende del riesgo que el paciente tenga para la formación de trombos.

En casos de embolia pulmonar masiva, se requiere tratamiento fibrinolítico.

Cuando la embolia pulmonar es crónica, que ocurre más raramente, pueden requerirse además otros tratamientos para disminuir la presión pulmonar, incluyendo el tratamiento quirúrgico en algunos casos (tromboendarterectomía pulmonar).

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Servicio de Hematología y Hemoterapia

El Servicio de Hematología de la Clínica, formado por especialistas de reconocido prestigio nacional e internacional, ha integrado técnicas diagnósticas moleculares y la utilización de nuevos tratamientos personalizados en su labor asistencial, permitiendo un diagnóstico más preciso y rápido de las enfermedades hematológicas.

El trabajo conjunto del personal médico y el investigador facilita el desarrollo y la aplicación de los nuevos tratamientos y a su vez la evaluación precisa del resultado de los tratamientos.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en el desarrollo de tratamientos de Terapia Celular.
  • Centro de referencia internacional en linfomas, mieloma múltiple y gammapatías monoclonales.
  • Expertos en el diagnóstico y tratamiento de problemas hemorrágicos y trombóticos.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE