Tipos de anestesia

"Nuestro principal objetivo es ofrecer la mejor atención asistencial al paciente, tanto en el área de críticos, como en su lucha contra distintos tipos de dolor".

DR. ALFREDO PANADERO SÁNCHEZ
DIRECTOR. DEPARTAMENTO DE ANESTESIA Y CUIDADOS INTENSIVOS

La finalidad de la anestesia es conseguir que una operación o una exploración médica, generalmente dolorosa, se pueda realizar al paciente con la máxima seguridad y en las mejores condiciones de confort y bienestar.

El anestesista le orientará sobre las posibilidades y sobre la técnica que mejor se adapta a sus condiciones.

En ocasiones, se puede elegir entre varias opciones (por ejemplo, una hernia inguinal se puede operar bajo anestesia local, espinal o general).

En otras ocasiones, sólo es posible la anestesia general. A menudo se asocian varias técnicas, especialmente para el control del dolor postoperatorio (por ejemplo, anestesia general y epidural en operaciones de cirugía torácica).

¿Cuándo está indicada?

Antes de aplicar cualquier tipo de anestesia, no se olvide de comentar a su médico todas las enfermedades y operaciones que haya padecido, si es alérgico a alguna medicina, alimento o material, si toma medicación habitual (anote los nombres y las dosis), si fuma o bebe, si ha tenido (usted o algún familiar) problemas con la anestesia anteriormente, y si tiene en la actualidad alguna infección o catarro.

Recuerde que debe guardar ayuno (aproximadamente 8 horas para los sólidos como mínimo y 4 para los líquidos).

¿Cuándo se aplica la anestesia?

  • Anestesia en quirófano.
  • Anestesia fuera de quirófano.
  • Anestesia locorregional.

¿Le van a realizar algún procedimiento?

Puede que sea necesario anestesiarle

Saber más sobre la anestesia

La anestesia local puede ser anestesia tópica, que se consigue echando gotas de anestésico (por ejemplo, en Oftalmología) o pomadas en la piel (por ejemplo, para poder pinchar a niños pequeños), anestesia local por infiltración en la zona donde se opera (por ejemplo, para extirpar una verruga), anestesia troncular, anestesiando los nervios que se encargan de mantener la sensibilidad de determinada zona del cuerpo (por ejemplo, en cirugía de la mano) o la anestesia espinal, en sus 2 variantes, la intradural y la epidural, que permite anestesiar zonas más amplias del organismo (generalmente de cintura para abajo, por ejemplo, para cirugía de rodilla o del pie). A todos los tipos de anestesia local se puede asociar una sedación más o menos intensa, de tal modo que el enfermo se queda más tranquilo, relajado y, en ocasiones, hasta dormido durante la operación.

El otro tipo de anestesia es la general. Consiste en dormir al enfermo, manteniéndole inconsciente durante la operación, suministrándole analgésicos para calmar el dolor producido por la cirugía y manteniendo todos sus órganos vitales en perfecto funcionamiento durante la intervención quirúrgica.

La anestesia es una de las ramas de la medicina que ha avanzado más en los últimos años. Actualmente, la anestesia es muy segura. Eso no quiere decir que sea fácil de realizar.

En, aproximadamente, 1 de cada 100 pacientes aparecen problemas que habrían tenido consecuencias adversas graves de no haber sido por la presencia de un médico especialista en Anestesiología. Esto da una idea aproximada de la dificultad que entraña la anestesia y de la seguridad que proporciona un anestesiólogo encargado de velar por su bienestar. A pesar de la gran seguridad de la anestesia actual, tampoco hay que pensar que no tiene riesgos.

Aunque la mortalidad atribuible exclusivamente a la anestesia (excluyendo la debida a la cirugía) es muy baja, de 1 muerte por cada 10.000 anestesias, hay un riesgo de lesiones neurológicas, cardiacas, respiratoria o de otros órganos, transitorias o permanentes.

El riesgo anestésico se ve aumentado con otros factores, como el tipo de cirugía, su edad, la presencia de enfermedades asociadas (diabetes, hipertensión...), obesidad, malos hábitos (tabaco, alcohol...), medicamentos que toma o de complicaciones que puedan surgir imprevistas durante la operación.

Recuerde, que si lo desea, puede consultar a su anestesiólogo todas aquellas preguntas o aclaraciones que necesite. Él es la persona más capacitada para resolver sus dudas y lo hará tomando en consideración sus circunstancias personales.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Anestesia y Cuidados Intensivos

El Departamento de Anestesia y Cuidados Intensivos de la Clínica está formado por un equipo de profesionales especializados en la administración de anestesia en los procedimientos quirúrgicos y también fuera de quirófano, en el cuidado de pacientes críticos y en el tratamiento del dolor. Nuestro objetivo es ofrecer la mejor atención al paciente.

Contamos con una Unidad del Dolor, formada por médicos y enfermeras especializados que diseñarán unas pautas de tratamiento personalizadas para cada paciente, según sus síntomas y características.

Organizados en secciones especializadas

  • Área de Cuidados Intensivos.
  • Área del Dolor.
  • Anestesia en quirófano.
  • Anestesia para pruebas y tratamientos fuera de quirófano.
  • Anestesia locorregional.
  • Vía área difícil.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Anestesistas formados en centros de referencia nacional e internacional.
  • Área de Cuidados Intensivos dotada de la última tecnología.
  • Enfermería especializada para ofrecer una atención de máxima calidad a nuestros pacientes y familia.

Los mejores profesionales a su disposición