Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Melfalán 

ANTINEOPLÁSICOS, AGENTES ALQUILANTES

Melfalán 

El melfalán es un medicamento empleado para tratar algunos tipos de tumores por su capacidad de inhibir la multiplicación de las células tumorales. También puede actuar sobre algunas células sanas de división rápida como las células de la sangre y del aparato digestivo, ocasionando una serie de efectos no deseados.

Por ello, antes de iniciar un tratamiento con melfalán el médico debe valorar los beneficios y los riesgos del tratamiento con este fármaco en cada paciente.

NOMBRES COMERCIALES:

Melfalán GlaxoSmithKline®.  

ALERTAS:



MÁS INFORMACIÓN:

¿Para qué se utiliza?

  • Melanoma (tumor en la piel) localizado en las extremidades.
  • Tumor de tejidos blandos de las extremidades.
  • Mieloma múltiple (tumor de células sanguíneas con lesiones diseminadas en los huesos).
  • Cáncer de ovario.
  • Neuroblastoma (tumor originado en células nerviosas embrionarias) en la infancia.

¿Necesita que le ayudemos?

Contacte con nosotros y solicite más información.

Saber más sobre este medicamento

En España existen comercializadas formas de administración orales (comprimidos) y parenterales (inyección intravenosa o intraarterial).

La dosis adecuada de melfalán es diferente para cada paciente, y depende de muchos factores como: la enfermedad para la que se está utilizando el melfalán, las características del paciente (tamaño o superficie corporal), si está recibiendo a la vez otro tipo de tratamientos contra el cáncer y la situación general del paciente (funcionamiento del hígado y del riñón y analítica en sangre).

La dosis de melfalán, al igual que muchos otros fármacos contra el cáncer, se repite en la mayoría de los casos al cabo de varias semanas. Cada vez que se administran los fármacos contra el cáncer en uno o varios días se llama “ciclo de tratamiento”. Una persona puede necesitar varios ciclos de tratamiento separados entre sí varias semanas. La dosis de melfalán puede variar de un ciclo a otro dependiendo de los efectos producidos en ciclos anteriores.

Se recomienda tomar los comprimidos de melfalán con el estómago vacío, al menos 1 hora antes ó 2 horas después de las comidas y acompañados de un vaso de agua.

Cuando no debe utilizarse:

  • En caso de alergia a melfalán o a clorambucilo. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

Precauciones de uso:

  • Debe seguir cuidadosamente las instrucciones de su médico sobre qué dosis tomar del medicamento y cómo tomarlo.
  • Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Mientras tome este medicamento debe realizar visitas periódicas a su médico para controlar la evolución del tratamiento y la posible aparición de efectos adversos.
  • Se recomienda beber una gran cantidad de agua a lo largo del tratamiento con melfalán.
  • El melfalán disminuye las defensas frente a infecciones, y en ocasiones, es necesario recibir antibióticos para evitarlas o curarlas. Por ello, cuide la higiene y evite el contacto con personas que padezcan una infección. Consulte a su médico si padece fiebre, escalofríos o tos.
  • Evite la práctica de deportes o actividades en los que es fácil que se produzca una herida o un golpe.
  • El melfalán debe administrarse con especial precaución en pacientes con alteraciones de la médula ósea, enfermedades que afectan al riñón, infecciones o antecedentes de gota.
  • Se recomienda una especial vigilancia en la administración de melfalán a niños y ancianos.
  • El melfalán puede producir daños en el feto. Las mujeres en edad fértil deberán consultar a su médico acerca de las medidas que deben adoptar.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

  • Algunos medicamentos que interaccionan con el melfalán son los siguientes: ácido nalidíxico, ciclosporina, cisplatino, cimetidina y digoxina.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que reciba incluso de los adquiridos sin receta o plantas medicinales.
  • Los efectos adversos del melfalán son, en general, frecuentes y pueden ser importantes. Puede producir anemia y otras alteraciones de la sangre, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Raramente puede producir fibrosis pulmonar, falta de la menstruación, úlceras en la boca, erupciones en la piel y caída del cabello.
  • En caso de presentar fiebre, tos, dificultad para respirar, hemorragias, hematomas, o falta de la menstruación consulte a su médico inmediatamente.