Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Eritema infeccioso

"Tras 1-3 semanas, el eritema cede espontáneamente sin descamación, aunque pueden producirse reagudizaciones provocadas por el estrés emocional, ejercicio físico y el calor".

El eritema infeccioso se define por la aparición de un leve proceso exantemático (enrojecimiento macular difuso en la piel), muy frecuente en la edad pediátrica.

Se da en forma de brotes epidémicos durante el período escolar, afectando por igual a niños y niñas.

También se produce en la adolescencia y edad adulta, con menos frecuencia.

El eritema infeccioso guarda una gran similitud con el sarampión, la rubéola, otras infecciones víricas y reacciones medicamentosas.

La artritis reumatoide juvenil y el lupus eritematoso, son las principales enfermedades a descartar en los niños más mayores.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

  • Eritema (enrojecimiento cutáneo).
  • Dolor e inflamación articular: son muy frecuentes en adultos y adolescentes mayores, con una mayor frecuencia en las mujeres. Afecta principalmente a las grandes articulaciones (muñecas, manos, rodillas y tobillos).
  • Crisis anémicas e inmunocitopénicas transitorias: caída brusca de los niveles de células sanguíneas e inmunológicas en plasma sanguíneo, con la consecuente anemia y tendencia a padecer graves infecciones por pérdida de defensas en el organismo. Se da en sujetos inmunodeprimidos ó con enfermedades hemolíticas crónicas.
  • Edema generalizado: en el feto.

Los síntomas más habituales son:

  • Enrojecimiento de mejillas.
  • Exantema en tronco y extremidades.
  • Malestar general.
  • Dolor e inflamación articular.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca un eritema infeccioso

¿Cuáles son las causas?

El eritema infeccioso es una enfermedad vírica producida por el Parvovirus B 19.

La principal diana de este virus son las células eritropoyéticas (células sanguíneas precursoras de los glóbulos rojos), que pertenecen a la médula ósea humana.

El virus destruye estas células cuando están en fase de división y así altera su síntesis. Por ello, disminuye la cantidad de células sanguíneas en plasma del individuo infectado.

Pacientes de riesgo

En individuos con enfermedades hemolíticas crónicas, la infección puede producir una interrupción transitoria de la formación de glóbulos rojos y una caída brusca de la hemoglobina sérica, que a menudo obliga a practicar transfusiones.

En individuos con afectación del sistema inmune (leucemias tratados con quimioterapia, SIDA), existe un gran riesgo de tener una infección crónica, con notable disminución de células sanguíneas e inmunológicas por insuficiente producción en la médula ósea.

La infección fetal por este virus ha llegado a producir, en algunos casos, muerte intrauterina en el contexto de una primoinfección materna.

¿Cómo se diagnostica?

img_lab_bioquimica_8

El diagnóstico del eritema infeccioso se realiza mediante la observación clínica del exantema, excluyendo otros procesos.

En laboratorio, no existen datos fidedignos de diagnóstico de este virus, aunque, como referencia se miden los niveles de anticuerpos en la sangre.

Otro método eficaz para el diagnóstico es el uso de métodos para detectar las partículas virales o el DNA del parvovirus B19.

El eritema infeccioso guarda una gran similitud con el sarampión, la rubéola, otras infecciones víricas y reacciones medicamentosas.

La artritis reumatoide juvenil y el lupus eritematoso, son las principales enfermedades a descartar en los niños más mayores.

¿Cómo lo tratamos?

No hay ningún tratamiento antiviral específico. En la mayor parte de los casos, no suele ser necesario administrar tratamiento alguno. Si la fiebre es alta o el niño se queja de dolor articular o edema doloroso, se puede administrar analgésicos y/o antiinflamatorios no esteroideos.

La IVIG (inmunoglobulina intravenosa) ha tenido éxito en tratamiento de los pacientes inmunodeprimidos o con SIDA, aunque, únicamente, para proporcionar una remisión transitoria de los episodios de anemia e insuficiencia medular asociadas. También se ha tratado con éxito, mediante transfusiones intrauterinas, la hidropesía fetal (edema generalizado en el feto).

Los niños con aplasia eritrocitaria (alteración en la producción de glóbulos rojos) inducida por el parvovirus B12, precisarán de transfusiones y medidas de soporte, hasta que el estado hemático se haya estabilizado. 

No se dispone de vacuna contra este virus.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Pediatría

Todos nuestros especialistas trabajan de manera exclusiva y, además, al disponer de toda la tecnología en un mismo centro, ofrecemos la realización de las pruebas y el diagnóstico en menos de 72 horas.

Contamos con un equipo de profesionales altamente cualificado para atender las distintas unidades especializadas: Oncopediatría, Neuropediatría, Endocrinopediatría, Neonatología, etc.

Organizados en unidades especializadas

  • Área de Neonatología
  • Endocrinología pediátrica.
  • Cardiología pediátrica.
  • Neuropediatría
  • Digestivo y nutrición pediátrica.
  • Pediatría general y preventiva.
  • Neumología pediátrica
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Atención integral del niño.
  • Profesionales expertos en las distintas áreas para un mejor diagnóstico y tratamiento.
  • Dotados con la última tecnología para la atención del recién nacido.

Los mejores profesionales a su disposición