UNIDAD DE

Hemodiálisis

"La hemodiálisis hospitalaria es una opción más del tratamiento renal sustitutivo. El acierto en la elección de la terapia renal sustitutiva para cada paciente viene facilitado por un buen programa de seguimiento en la consulta de enfermedad renal crónica avanzada. En estas consultas se va definiendo de forma compartida cuál es la terapia que ofrece mejor calidad de vida para cada paciente".

DRA. NURIA GARCÍA FERNÁNDEZ
RESPONSABLE. UNIDAD DE HEMODIÁLISIS

En la Clínica Universidad de Navarra contamos con una Unidad de Hemodiálisis compuesta por un equipo de profesionales multidisciplinar especializado en este tratamiento: nefrólogos, enfermeras, nutricionistas, etc.

Tras la inclusión en hemodiálisis cada paciente tiene asignado una enfermera de referencia que trabajará con el médico el seguimiento y cuidados que requiera. La enfermera, en concreto, acompañará tanto al paciente como a su familia desarrollando un programa de educación para el autocuidado, de apoyo nutricional y de estilo de vida saludable.

En cuanto al seguimiento médico por el nefrólogo, éste realizará las prescripciones individualizadas de la hemodiálisis para cada paciente, revisará las analíticas y exámenes complemetarios de rutina, ajustará el tratamiento médico y además prestará especial atención y cuidado a la patología cardiaca que acompaña al enfermo renal crónico y tiene especial impacto en la morbilidad y mortalidad de estos pacientes. De hecho, la propia elección del acceso vascular para hacer hemodiálisis vendrá determinado previo estudio de su fincion cardiaca mediante historia clinica y ecocardiograma. Y estando ya en diálisis, periódicamente, se hará un segumiento del mismo.

Por otro lado, a su llegada para cada sesión, una enfermera y una auxiliar de enfermería le recibirán y serán los responsables de su atención durante todo el proceso de ese día. Además, el médico nefrólogo de la Unidad estará a su disposición para lo que necesite.

Durante la sesión de hemodiálisis que dura 4 h aproximadamente, el paciente estará sentado en un sillón reclinable. Durante ese tiempo, además de poder dormir, oír la radio, leer o conversar, puede conectarse a internet vía wifi o ver la televisión. También dispondrá de un desayuno, almuerzo o merienda, según la hora siempre que su tolerancia a la diálisis sea adecuada.

Como en cualquier otro centro de diálisis, a través de la asociación de enfermos renales en España (ALCER), usted podrá tramitar la realización la hemodiálisis en su lugar de vacaciones. Nuestra Unidad dispone además de algún puesto para pacientes que hayan de desplazarse a Navarra por diversos motivos, incluidos las vacaciones, siempre que se tramite con la suficiente antelación y aportando el informe médico completo correspondiente.

Además de nuestro programa de hemodiálisis para pacientes con enfermedad renal crónica, disponemos de modalidades de diálisis que son soporte de tratamiento en determinados grupos de pacientes con otras enfermedades como  la insuficiencia cardíaca, insuficiencia hepática, mieloma múltiple, etc

Indicaciones especiales

En los últimos años se han desarrollado avances importantes en las técnicas de diálisis que permiten que sea una ayuda en el tratamiento de otras enfermedades.

El 90% de los ingresos hospitalarios en pacientes con insuficiencia cardiaca son debidos a una sobrecarga hídrica que desestabiliza más el corazón, comprometiendo a veces otros órganos como el pulmón y el riñón, y aumentando el riesgo de  mortalidad.

El tratamiento farmacológico indicado en estos casos puede no resultar suficiente, sobre todo cuando no responden bien al tratamiento diurético .

En estos casos, disponemos de la denominada ultrafiltración, tratamiento  que a través de un acceso venoso, permite extraer la sangre y en un filtro externo retirar volumen de agua de la misma.

Esta técnica ofrece una serie de ventajas respecto al tratamiento farmacológico: volumen y velocidad de extracción de líquidos controladas y ajustables, no tiene efecto efectivo negativo sobre los niveles de electrolitos en sangre, ha mostrado mejorar la propia de la insuficiencia cardiaca y conseguir una estabilidad hemodinámica más o menos prolongada en la mayoría de estos pacientes.

Indicaciones:

  • Insuficiencia cardiaca con resistencia demostrada a diuréticos.
  • Insuficiencia cardiaca aguda con disfunción  renal oligoanúrica (reducción del volumen de orina).
  • Tratamiento puente al trasplante cardiaco.

La insuficiencia hepática y/o prurito colestásico son dos procesos que en determinadas situaciones se hacen graves o refractarios al tratamiento médico habitual.

La insuficiencia hepática puede ser aguda, por virus, drogas o toxinas que causan un daño agudo en el hígado o bien como consecuencia de la agudización de una insuficiencia hepática crónica, en un paciente con enfermedad en el hígado ya conocida.

Cuando el hígado pierde sus funciones, por fallo o resección importante en caso de tumores, se acumulan en el organismo gran cantidad de sustancias tóxicas como ácidos biliares, bilirrubina conjugada, aminoácidos, etc., que puede causar un cuadro de toxicidad generalizado grave comprometiendo la vida.

En estas situaciones y en espera del tratamiento definitivo como es el trasplante hepático o de la regeneración del tejido residual a la resección, disponemos de un sistema de diálisis hepática llamado MARS. Tanto los estudios sobre el MARS como los resultados de nuestra experiencia muestran como este sistema  proporciona estabilidad clínica, con habitual mejoría hemodinámica y neurológica y, como consecuencia, puede prolongar el tiempo de supervivencia en la espera al trasplante hepático o de la regeneración del tejido.

Respecto a las indicaciones de prurito refractario colestásico, suelen ser menores, y lo que se pretende es aminorarlo tras varias sesiones consecutivas durante un tiempo más o menos largo. Se postula que se eliminan sustancias responsables del prurito del paciente.

Indicaciones:

  • Descompensación aguda de una insuficiencia hepática crónica.
  • Disfunción hepática aguda causada por virus, tóxicos, drogas, etc.
  • Disfunción hepática inicial del trasplante de hígado de causa tratable como hepatotoxicidad, etc.
  • Disfunción hepática tras cirugía de resección del hígado.
  • Prurito (picor) que no responde a tratamiento en síndromes colestásicos crónicos como la cirrosis biliar primaria, colangitis esclerosante, etc.

Aunque desde hace tiempo existen datos suficientes para afirmar que el uso del MARS puede estabilizar la función hepática de los pacientes con fallo hepático agudo o agudización de su hepatopatía crónica, aún no está claro su final impacto sobre la mortalidad de estos pacientes.

El mieloma múltiple es una enfermedad tumoral de la médula ósea que consiste en una proliferación atípica de células plasmáticas.

Las células plasmáticas proceden de los linfocitos B y en condiciones normales son las encargadas de la producción de las inmunoglobulinas, proteínas sanguíneas con una importante función de defensa frente a las infecciones.

Estas células atípicas producen y secretan una inmunoglobulina anómala a la sangre que producen un exceso de cadenas ligeras que el riñón no es capaz de eliminar eficazmente y que pueden ocasionar un daño irreversible en la función renal.

La aplicación simultánea de un tratamiento de quimioterapia para reducir las células plasmáticas que producen estas cadenas ligeras y otro tratamiento que permita la eliminación eficaz de estas cadenas muy elevados en sangre y tóxicas para el riñón, aumenta las posibilidades de una mejor recuperación de la función renal.

La afectación renal en el mieloma múltiple es una de las complicaciones más frecuentes (50% de los casos). El fallo renal es la principal causa de morbi-mortalidad en pacientes con mieloma. Las investigaciones clínicas indican que la reducción del periodo de exposición del riñón a cadenas ligeras en niveles tóxicos reduce el riesgo de desarrollar una insuficiencia renal permanente.

Indicación:

  • Pacientes diagnosticados de mieloma múltiple con cadenas ligeras libre en exceso y fallo renal asociado, atribuible a esa causa, a los que se haya programado tratamiento quimioterápico para el mieloma.

El Servicio de Nefrología, en estrecha colaboración con el Servicioo de Hematología, realiza este tipo de hemodiálisis como tratamiento coadyuvante en la quimioterapia en aquellos pacientes con mieloma múltiple que cumplen los criterios de inclusión.

El yodo radioactivo se administra como tratamiento complementario a la cirugía del carcinoma diferenciado de tiroides.

Este yodo se elimina fundamentalmente por la orina por lo que, en aquellos pacientes que presentan insuficiencia renal, la realización de hemodiálisis es estrictamente necesaria para disminuir la radiación al resto de su organismo.

De lo contrario, el tratamiento con yodo radioactivo no podría llevarse a cabo ya que el riesgo de disminución de las células sanguíneas (mielosupresión) e irradiación de otros órganos como glándulas salivares, aparato digestivo, etc., sería muy alto.

El procedimiento de hemodiálisis se lleva a cabo en una habitación de aislamiento especial que los pacientes ocupan durante el tratamiento con yodo radiactivo. Se realiza mediante un monitor de hemodiálisis convencional reservado para estos tratamientos y con una pauta estándar y equivalente a la que le realizan en su centro habitual.

Antes y después de cada sesión se realizan niveles de radiofármaco para determinar la duración y el número de sesiones necesarias. Bajo todas la medidas de protección radiactivas la enfermera le conecta la diálisis y al monitor de toma de constantes y luego realiza la monitorización de la diálisis, desde fuera de la habitación, a través de un sistema de video-cámara.

Cada vez que se vean indicadores anómalos en el monitor de diálisis o de constantes, entrará con las medidas de protección y solucionará el problema.

El servicio de Nefrología de la Clínica Universidad de Navarra dispone de esta consulta que facilita la toma de decisiones en la elección de cada paciente de cara frente a la terapia renal sustitutiva.

Está protocolizada según estándares definidos e implica un protagonismo especial de la enfermera con el equipo médico en todo el proceso de información y elegibilidad de la técnica según características del paciente y pensando en la mejor calidad de vida. 

El proceso informativo incluye una primera etapa que es la de conocimiento en profundidad de los valores o prioridades de vida del paciente, una fase informativa sobre las distintas opciones de terapia (diálisis domiciliaria, diálisis hospitalaria, trasplante renal de donante vivo y de donante cadáver y tratamiento conservador), un refuerzo compartido sobre el conocimiento de las terapias y un test de elegibilidad sobre cuál es la más idónea en ese momento para el paciente.

Nosotros disponemos de la hemodiálisis hospitalaria, el traplante y el tratamiento conservador para aquellos pacientes que la terapia renal sustitutiva no va a dar ni más tiempo ni calidad de vida. No obstante, si la mejor opción para un paciente fuera la diálisis domicialiaria, disponemos de la posibilidad de derivar a los pacientes del sistema sanitario navarro a otro centro para dichas terapias.

Programa de la consulta:

La Consulta de Enfermedad renal Crónica Avanzada exige al menos dos visitas separadas en el tiempo para garantizar el acierto en la eleccion de la terapia  para el futuro, la de conocimiento del paciente y la deliberativa de la terapia con un tiempo intermedio en casa para revisar la información proporcionada sobre las mismas.

No obstante, por las peculiaridades de nuestro centro, donde consulta mucha gente de otros sitios para una segunda opinión, se puede hacer una aproximación a la misma, siempre que el paciente aporte datos suficientes de los profesionales que le llevan en su ciudad de residencia.

En esos casos, recomendamos acudir a la consulta previamente programada en ayunas y con informes médicos completos.

Su estado nutricional tiene impacto en su situación de salud presente y futuro. Por ese motivo, el cuidado de su estado nutricional es una prioridad en nuestra Unidad de Hemodiálisis desde el momento que inicia la terapia y en continuidad con la consulta de ERCA. Comer los alimentos adecuados en cantidad y especie puede mejorar sus resultados de diálisis y su salud en general.

Por pertenecer a un programa regular de hemodiálisis, tendrá que supervisar cuidadosamente su ingesta de líquidos, sodio, potasio y fósforo. No obstante, se priorizará su nutricion frente a restricciones en exceso.

Disponemos en la Unidad de enfermeras en Nefrología con Master en Nutrición o cursos acreditados, que con el médico especialista, le ayudarán a desarrollar un plan de alimentación individualizado, y harán un seguimiento mensual sencillo (analítica y composición corporal) y cuatrimestral  completo (analítica, antropometría, tests de funcionalidad y composición corporal). Las indicaciones serán acorde a sus gustos y hábitos de alimentación promoviendo lo saludable.

En determinadas situaciones de estado de malnutricion, llamado de forma técnica “desgaste proteico energético” puede estar indicado valorar la prescripción de algún suplemento oral o incluso nutrcion parenteral intradiálisis.

Le ofrecemos una información para facilitar y mejorar el acceso a la Unidad de Hemodiálisis del Servicio de Nefrología.

Si usted viene como paciente privado:

Remitirá directamente por fax (948 296 500) o correo electrónico (nefrologiacun@unav.es), a la atención de la Secretaría del Servicio de Nefrología, los siguientes documentos:

  • Fechas en las que solicita las sesiones de hemodiálisis.
  • Informe médico completo, incluyendo la pauta actual de hemodiálisis y serologías del ultimo mes anti-VHBc, anti-VHBs, antígenos del virus de hepatitis B, serología del virus de la hepatitis C y de VIH del último mes. Además en nuestro centro exigimos que aporte el resultado de la carga viral del VHB y VHC.
  • Teléfono y/o mail de contacto.

En el plazo máximo de 48 horas (excluyendo festivos nacionales y locales), recibirá una respuesta a su solicitud.

Si la solicitud es viable, deberá ponerse en contacto con el Servicio de Admisión (948 255 400) para registrar todos sus datos y poder finalizar el proceso.

Si usted viene derivado por la Seguridad Social:

Debe contactar directamente con ALCER NAVARRA (948 278 005 - www.alcernavarra.com). Ellos se encargarán de informarle sobre todos los trámites que debe realizar.

En caso de conformidad ALCER enviara el informe SIFCO mediante fax (948 296 500) al Servicio de Admisión de la Clínica Universidad de Navarra.

Recuerde que no recibirá confirmación de la plaza hasta que este trámite se haya completado.

Información adicional

  • A su llegada a la Clínica, sea privado o no, debe acudir a las Unidades de Coordinación en la planta baja para que abran la asistencia y comprueben sus datos.
  • Después, debe acudir a la Unidad de Hemodiálisis del Servicio de Nefrología, situada en la 8ª planta del edificio de consultas.
  • Si acude derivado por la Seguridad Social, conviene que traiga, desde su centro de referencia, la medicación que hay que administrarle en las sesiones ya que si no tendrá que abonarla o no se le podrá administrar.

¿Necesita solicitar consulta con alguno de nuestros especialistas?

Ayudamos a nuestros pacientes a superar sus historias

Sus testimonios nos animan para seguir mejorando nuestros servicios

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

COVID-19