Cirugía laparoscópica

"Los pacientes que se someten a estas intervenciones tienen los mismos beneficios terapéuticos que la cirugía abierta convencional, pero con bastante menos dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación mas rápida y mejor resultado estético".

DR. GABRIEL N. ZOZAYA LAREQUI
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA GENERAL Y DIGESTIVA

La laparoscopia es la alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional en la que se utiliza una pequeña cámara llamada laparoscopio para ver dentro del abdomen.

Se realiza a través de pequeños orificios en la cavidad abdominal. Una mínima incisión, en un pliegue longitudinal del ombligo, permite la introducción del endoscopio con una micro-cámara adosada, que ofrece en un monitor la visión panorámica de órganos de la cavidad abdominal.

De esta forma, el laparoscopio transmite la imagen de los órganos internos a un monitor, a través del cual el cirujano puede guiarse para realizar diferentes procedimientos quirúrgicos. El laparoscopio magnifica la imagen varias veces respecto al tamaño real, permitiendo una mejor visión de los órganos abdominales.

No todos los pacientes son candidatos a la cirugía laparoscópica. Cada persona presenta unas circunstancias únicas que tienen que ser consideradas individualmente.

¿Cuándo está indicada?

Si bien su utilización más habitual y conocida es la cirugía de la vesícula biliar (colecistectomía), en la actualidad, el desarrollo de la técnica ha hecho que se utilice en gran número de patologías y especialidades: círugía del reflujo gastroesofágico, estómago, obesidad, diverticulitis, enfermedad pancreática, cirugía hepática, bazo, suprarrenales.

También es utilizada en la valoración del paciente politraumatizado, las hernias inguinales, abdomen agudo, cirugía pediátrica y fetal, cirugía vascular, ginecológica, etc.

Indicaciones más frecuentes:

  • Cirugía digestiva.
  • Cirugía ginecológica.
  • Cirugía pediátrica.
  • Cirugía vascular...

¿Le van a realizar una intervención quirúrgica?

Puede que sea posible realizarla por vía laparoscópica

¿Cómo se realiza?

Para la realización de la cirugía laparoscópica, sólo se requieren 3 ó 4 pequeñas incisiones con orificios de 0,5 a 1 cm. en lugar de una herida de 15 a 20 cm.

Por estas pequeñas incisiones se introducen los instrumentos con los que se opera.

No precisa ninguna preparación especial, fuera de los estudios pre-operatorios obligados para el tipo de cirugía que se vaya a realizar.

El paciente presentará entre otros beneficios:

  • Menor dolor postoperatorio.
  • Recuperación más rápida con estancia hospitalaria más corta.
  • Retorno más rápido a su actividad habitual, laboral y física.
  • Mejor resultado cosmético.

Otras ventajas biológicas derivadas de la técnica son:

  • Necesidad menor de reposición de líquidos (intra y posoperatorios) por menor exposición de los tejidos.
  • Menor pérdida de sangre intraoperatoria.
  • Menor edema de los tejidos y órganos adyacentes.
  • Menor íleo postoperatorio (preservación del peristaltismo).
  • Menor incidencia de complicaciones de las heridas (infecciones, hematomas, hernias laparotómicas...).
  • Preservación del estado inmunitario del paciente.

En la actualidad, no existe contraindicación absoluta para realizar este tipo de cirugía.

Como contraindicaciones relativas se pueden considerar las siguientes:

  • Shock hipovolémico.
  • Obstrucción intestinal con importante distensión abdominal.
  • Grandes tumores abdominales.
  • Insuficiencia cardiaca severa.
  • Peritonitis séptica.
  • Pacientes multioperados.

A pesar de una correcta técnica quirúrgica pueden presentarse complicaciones, tanto derivadas del tipo de intervención realizada como específicas del abordaje laparoscópico.

Dentro de estas últimas: enfisema subcutáneo (extensión del gas a nivel del tejido subcutáneo), neumotórax, embolia gaseosa, trombosis a nivel de las extremidades inferiores, dolores referidos habitualmente al hombro, lesiones producidas al introducir los trócares o por el propio instrumental, hipotermia, etc.

Estas complicaciones generalmente se resuelven con tratamiento médico aunque dependiendo de las mismas pueden requerir una reintervención. Un tema controvertido y aún no resuelto es el riesgo de diseminación tumoral en patología maligna tras este tipo de abordaje.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cirugía General y Digestiva

El Departamento de Cirugía General y Digestiva está integrado por especialistas dedicados al tratamiento quirúrgico de enfermedades endocrinas, de la mama, gastrointestinales, hepatobiliares, pancreáticas, colorrectales y de la pared abdominal, con especial dedicación a la cirugía oncológica.

La aplicación de cirugía laparoscópica en las intervenciones disminuye la estancia hospitalaria, las molestias postoperatorias y acorta la recuperación del paciente.

Nos avala una gran experiencia en cirugía colorrectal laparoscópica, de la glándula suprarrenal, hígado y páncreas, así como en cirugía de la obesidad.

Tratamientos que realizamos

  • Cirugía colorrectal.
  • Cirugía de la mama.
  • Cirugía de las hemorroides.
  • Cirugía del suelo pelviano.
  • Cirugía endocrina y de la obesidad.
  • Cirugía esofágica y gastrointestinal.
  • Cirugía hepatobiliar y pancreática.
  • Cirugía de la pared abdominal.
  • Trasplante hepático.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Centro de Excelencia en Cirugía de la Obesidad por la Federación Internacional para la Cirugía Bariátrica.
  • 90% de supervivencia en trasplantados de hígado.
  • Somos el hospital privado con la mayor dotación tecnológica.