Ejercicio en el diabético

El ejercicio físico, en diabéticos, es un factor muy importante para prevenir y controlar mejor esta enfermedad. No obstante, no hay que olvidar que la actividad física debe estar adaptada a su edad y a su condición física.

Debe hacerse con regularidad, a diario o cada 2 días, y con una duración de 1 hora, aproximadamente. Si es posible, debe realizarse a la misma hora del día. Es conveniente que sea de intensidad moderada y aeróbico, es decir, con consumo de oxígeno: andar, nadar, bicicleta, etc.

Consejos prácticos

  • Se debe consultar al médico antes de empezar a realizar ejercicio.
  • Es aconsejable esperar 1 a 2 horas después de las comidas antes de hacer ejercicio, ya que los niveles de azúcar en sangre son más elevados en ese momento.
  • Debe saber que el ejercicio exige más calorías al organismo o un aporte menor de insulina.
  • Según la duración y la intensidad del ejercicio, deberá llevar algo de alimento.
  • Lleve siempre una chapa que le identifique como diabético.
  • Debido al efecto insulínico (consumidor de glucosa) del ejercicio deberá disminuir la dosis en un 20% o aumentar la ingesta alimentaria antes de iniciar el ejercicio.
  • Para evitar la hipoglucemia, se deben ingerir carbohidratos 30 minutos antes del ejercicio.
  • En el caso de una hipoglucemia (bajada de azúcar) mientras está realizando ejercicio, deberá: detener la actividad física. Tomar algo azucarado rápidamente, cada 10 a 15 minutos hasta la desaparición de los síntomas: caramelos, zumo, fruta, etc. Aumentar la cantidad de alimento en la próxima comida.
  • Si tiene la glucosa elevada en sangre después de realizar ejercicio, será necesario disminuir la cantidad de alimento en la próxima comida.
  • Es necesario realizar un buen calentamiento y una buena recuperación del ejercicio.
  • En los diabéticos que se realizan autocontroles, es conveniente efectuarse controles antes y después del ejercicio físico para poder adaptar la dieta y la dosis de insulina de acuerdo con el ejercicio.
  • Cuando practique ejercicio, es esencial un calzado adecuado y una buena higiene de los pies para evitar callos y ampollas. La disminución del riego sanguíneo y la falta de sensibilidad por la neuropatía diabética harán más fácil que aparezcan lesiones.
  • El ejercicio hace que la insulina que ha sido inyectada sea absorbida más rápidamente, de manera que evite ponerse la inyección en lugares del cuerpo que serán ejercitados durante sus actividades. Si está planeando hacer ejercicio para piernas, como por ejemplo correr, esquiar, o andar en bicicleta, inyecte la insulina en el abdomen o los brazos. Si está planeando hacer ejercicio, principalmente con los brazos, (pintar paredes, lavar el coche...), inyecte la insulina en el abdomen o los muslos. Para deportes que utilizan todos los músculos ( natación, baloncesto, etc), el sitio más seguro de inyección es el abdomen.
  • Evitar el ejercicio en condiciones de calor o frío extremos y durante los periodos de descontrol metabolico.

Beneficios del ejercicio en pacientes diabéticos

  • Permite mantener el peso ideal.
  • Aumenta la eficacia cardiaca y respiratoria.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y disminuye la presión arterial.
  • Aumenta la eficacia de la insulina.
  • Favorece una mejor utilización del azúcar por el organismo y por lo tanto hace que disminuyan los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Aumenta el tono y la fuerza muscular.
  • Ayuda a combatir el estreñimiento.
  • Favorece la relajación.
SOLICITE