Expertas piden programas a administraciones públicas y empresas para impulsar el liderazgo femenino

Directivas españolas de diferentes ámbitos ofrecieron su perspectiva y experiencia en el II Foro Mujer y Liderazgo en sanidad, celebrado en la sede de Madrid de la Clínica Universidad de Navarra 

Imagen del II Foro Liderazgo y Mujer organizado por la Clínica Universidad de Navarra.

1 de octubre de 2021

“No hay datos en España, pero a raíz de la pandemia, en Estados Unidos, hay muchas doctoras que están abandonando la medicina por la atención de su familia. Existe la necesidad de que las instituciones desarrollen programas que faciliten el acceso de las mujeres a los puestos de liderazgo”, subrayó la Dra. Isabel Rubio, cirujana y directora del Área de Patología Mamaria de la Clínica Universidad de Navarra. Y lo hizo en el marco del II Foro Mujer y Liderazgo en Sanidad, que se celebró ayer el hospital académico en su sede de Madrid.

Una jornada en el que participaron más de doscientas personas –entre formato presencial y online- y que contó con la participación de 14 ponentes expertas en diferentes materias, que ofrecieron su perspectiva sobre la situación de la mujer respecto el acceso a puestos de liderazgo.

Unos puestos que, actualmente, no muestran la realidad del ámbito sanitario, ya que, como coincidieron en apuntar a lo largo de la jornada, el 70% de los profesionales sanitarios son mujeres, pero solo un 20% ocupan cargos directivos. 

Valoración del currículum, clave en la toma de decisión

Todavía existen retos por alcanzar en materia de igualdad. Y, para conseguirlo, una de las propuestas es la creación “de programas de liderazgo que constituyen grupos de mujeres, valoran qué necesitan, les dirigen mentoras líderes que les acompañan en su proceso y les dan feedback para saber si funcionan o no estas medidas. Como ocurre en Harvard y en otras universidades de Canadá”, aludió la Dra. Rubio. 

Apostó así para que, desde las administraciones sanitarias, se establezca un programa de mujeres y hombres líderes en la profesión “en virtud de su currículum, al que se puedan adherir tanto los hospitales públicos como privados”. Es la única manera, vaticinó, “de que la mujer llegue a puestos directivos”.

“Las mujeres debemos comunicar nuestras necesidades y expectativas, sin miedo a lo que piensen de nosotras. Debemos buscar motivaciones para mejorar la institución en la que trabajamos. No solo la igualdad va a conseguir mejorar a los profesionales y a los pacientes”, señaló.

Liderazgo en crisis

Durante este segundo foro se abordaron además otras cuestiones como el liderazgo femenino en momentos de crisis, como la pandemia Covid19, cuestión que ejemplificó la directora de la Clínica en Madrid, la Dra. Esperanza Lozano, quien colaboró en primera línea con la sanidad pública madrileña triplicando en pocos días su capacidad para atender el máximo de pacientes con esta enfermedad.

La directora explicó que, a pesar de liderar un hospital con menos de dos años de actividad, gestionar una pandemia de estas características fue posible, entre otros aspectos, por la capacidad de anticipación y escucha activa de lo que estaba sucediendo en otros países previamente, por la adaptación del hospital en el trabajo en equipo, por la colaboración y compromiso de toda la plantilla, por la confianza en los profesionales, por la priorización de la seguridad de pacientes y trabajadores y por la comunicación constante con hospitales nacionales e internacionales. 

El director de este Foro, Martín Hernández-Palacios, describió el proyecto que lidera como el primer programa a escala mundial en este ámbito que ha formado a 1.500 alumnas en 34 ediciones. “Las mujeres que han cursado este programa han crecido profesionalmente. Pero hemos tenido muy pocas alumnas médicas”. Un problema que las expertas achacaron a la “falta de competitividad y a la posibilidad de desarrollo profesional de los médicos”.

La necesidad de aceptación de la realidad fue tratada por la Dra. Pilar de Castro, psiquiatra de la Clínica, como la clave para superar situaciones de estrés. “Las mujeres -advirtió- tenemos muchos datos y debemos aprender a priorizar y a tomar distancia. En general, nos exigimos más y somos más exigentes con nosotras mismas y los demás”. Por eso, consideró esencial “aceptar las vulnerabilidades propias y ajenas y saber distinguir las circunstancias positivas y negativas que nos depara la vida. La aceptación es el factor fundamental”.

Lobbies en sanidad, pacientes y sostenibilidad

El presidente del Foro Español de Pacientes, Andoni Lorenzo, abordó la cuestión ‘Paciente, salud y mujer’. Se refirió a los datos obtenidos de diversos estudios internacionales que concluyen en un retraso generalizado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades en las pacientes debido a que los protocolos se basan prioritariamente en síntomas obtenidos en pacientes hombres. Apostó porque se establezcan protocolos médicos que a la hora de valorar a las pacientes tengan en cuenta las particularidades de los síntomas en la mujer.

Entre las diferentes cuestiones que se profundizaron, destacan también dos mesas redondas que contaron con la participación de directivas españolas procedentes de diferentes empresas del ámbito de la salud. Lobby y sanidad fue la temática que trataron Adriana Bonezzi (Dir. Asuntos públicos de Weber Shandwick), Paloma Barja (farmacéutica y consultora ejecutiva de Know-Health Consulting) e Irene Tato (consultora de comunicación y asuntos públicos y presidenta de la ONG Amref Salud África).

Bonezzi señaló que “sigue siendo una asignatura pendiente con necesidad de la participación de todos los hombres para que se comprometan con nosotras y hagamos un mundo más justo para nuestros hijos. Las mujeres tenemos derecho a estar en los lugares de liderazgo donde se toman las decisiones”.

Defendió además la necesidad de los lobbys y los lobistas como interlocutores entre el ciudadano y las administraciones para que los problemas de la sociedad lleguen a los decisores y puedan adoptar las medidas necesarias. En esta línea, Paloma Barja, se centró en los retos a los que se enfrenta la industria farmacéutica, e Irene Tato, desde su experiencia en la ONG, recordó que “necesitamos un sistema de salud universal, equitativo y centrado en las personas. La salud pública es un desafío mundial”.

La sostenibilidad en la alimentación, en la utilización de los recursos y en la arquitectura como factores decisivos en la salud fueron cuestiones defendidas en la segunda mesa redonda en la que participaron Ana Lorenzo (Dir. Asuntos Públicos Grupo IFA), Eva Sierra (CEO de catering Spain) y Rita Gasalla (CEO de Gallow y prdta. Del Observatorio de Arquitectura Saludable).

La participación como conductora y ponente de Marga de la Fuente (Dir, de Patenta tu éxito de Libertad Digital) abordó el papel de la mujer en la Comunicación. María Cerezo (catedrática de Filosofía de la Ciencia de la Universidad Complutense) arrojó luz sobre la importancia de la interdisciplinariedad como forma de trabajo y enriquecimiento cognitivo entre científicos y filósofos.

Clausuró la jornada Jaime del Barrio (senior advisor en Salud y LifeSciences de Ernst & Young) con su ponencia sobre el cambio de paradigma que ha supuesto y supondrá el ecosistema digital en el sector de la salud.

SOLICITE