Artroscopia

"En la Clínica venimos utilizando la artroscopia desde hace más de 30 años y hemos ido actualizando los distintos procedimientos para otras articulaciones, utilizando las técnicas actualmente disponibles".

DR. ANDRÉS VALENTÍ AZCÁRATE
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

La artroscopia es una técnica quirúrgica que nos permite observar directamente el interior de las articulaciones y tratar las diversas lesiones sin necesidad de abrir la articulación que se está evaluando.

Es, por tanto, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite una recuperación más rápida del paciente y una disminución en el tipo y frecuencia de complicaciones que pueden presentarse.

Entre las ventajas de esta técnica destaca que no requiere apenas ingreso hospitalario, es menos agresiva para el paciente (y por tanto menos dolorosa) y con menos complicaciones en manos expertas.

Además, disminuye al 50% el riesgo de infección frente a la cirugía tradicional.

¿Cuándo está indicada la artroscopia?

Cada vez es mayor el número de intervenciones que pueden realizarse mediante la artroscopia, con grandes ventajas sobre la cirugía clásica (abierta).

En los últimos años, se están desarrollando también técnicas de endoscopia que nos permiten realizar intervenciones quirúrgicas en zonas del cuerpo distintas de las articulaciones.

Las ventajas de la técnica endoscópica sobre la cirugía clásica son la más rápida recuperación del paciente y las menores molestias postoperatorias, ya que se trata de una operación menos invasiva.

Para lograr la recuperación completa de la articulación tras la realización de una artroscopia, conviene que el paciente realice ejercicios de rehabilitación que le ayudarán a la cicatrización de los tejidos y a una recuperación completa.

<p>Imagen preview infogr&aacute;fico de artroscopia de rodilla</p>

Conozca qué es y cómo se realiza la artroscopia de rodilla

Indicaciones más frecuentes de este tratamiento:

  • Lesiones de ligamentos.
  • Lesiones de menisco.
  • Lesiones del cartílago articular.
  • Sinovitis crónica.
  • Rigidez de la articulación.
  • Fracturas.
  • Bursitis.
  • Cuerpos libres intraarticulares.

¿Presenta alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle una artroscopia

¿Cómo se realiza la artroscopia?

Para realizar esta técnica, el artroscopista utiliza cámaras de vídeo especialmente diseñadas y lentes de pequeño tamaño (de 1,9 mm a 4 mm), e instrumental de pequeño calibre que pueden introducirse en las articulaciones sin dañarlas (pinzas, tijeras, etc.).

Dependiendo de la articulación, puede realizarse con anestesia regional, general o local, según las preferencias del paciente, su estado general y la orientación dada por el anestesista.

El paciente será dado de alta el día de la intervención o al día siguiente. En los sucesivos días, deberá llevar un vendaje compresivo.

Tendrá que realizar los ejercicios recomendados con el objetivo de recuperar gradualmente la movilidad, disminuir el dolor y la inflamación.

Fortalecimiento
En la segunda fase, los ejercicios buscan fortaceler la rodilla y completar la movilidad, libre de dolor. Se recuperará la fuerza muscular y la estabilidad.

Fortalecimiento avanzado
El paciente sigue con los ejercicios. Se mantiene el grado de movilidad y se aumenta la fuerza muscular. Deben realizarse a diario durante las 15 primeras semanas.

A partir de las 16 semanas, aproximadamente 4 meses, podrá volver a la actividad normal. Podrá realizar deportes con cambio de dirección a partir de los 6 meses.

Son los mismos riesgos que en la cirugía abierta, pero con una menor incidencia, debido a que la agresión quirúrgica es mucho menor.

Dependiendo del tipo de cirugía artroscópica y de las características de cada paciente, se utilizan pautas de profilaxis para evitar infecciones y tromboflebitis.

En general, los riesgos y complicaciones se relacionan directamente con algunos factores como:

  • Edad.
  • Estado general del paciente.
  • Tipo de artroscopia realizada.
  • Experiencia del cirujano que la realiza.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.