Lesiones de menisco. Rotura de menisco

"En pacientes que han perdido una parte muy importante del menisco y de edad joven puede ser recomendado la sustitución y tratamiento mediante un trasplante meniscal".

DR. ANDRÉS VALENTÍ AZCÁRATE
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

Los meniscos son dos estructuras fibrocartilaginosas situadas en la articulación de la rodilla entre el fémur y la tibia, uno interno o medial y otro externo o lateral.

Presentan una forma de semiluna y su función es la de amortiguar y estabilizar la articulación de la rodilla permitiendo una mejor distribución de la carga. 

Los meniscos son importantes para la estabilidad y la funcionalidad de la articulación de la rodilla, y también absorben golpes y disminuyen el desgaste del cartílago.

Cuando se rompen producen dolor en mayor o menor medida lateral y posterior, puede bloquearse total o parcialmente la rodilla, con limitación en gestos de torsión, flexión forzada entre otros…

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión a distancia?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas cuando el menisco está dañado?

Las lesiones meniscales en las que ocurre una rotura del menisco, por lo general, cursan con dolor medial o lateral a punta de dedo dependiendo de que el menisco roto sea interno o externo y en ocasiones produce dolor en zona posterior de la rodilla.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor y rigidez
  • Inflamación y derrame articular
  • Puede cursar con bloqueo

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que haya sufrido una rotura de menisco

¿Cuáles son las causas?

La rotura de un menisco se puede producir por diversas causas. 

Traumática: En personas jóvenes y activas, es frecuente su rotura mediante un mecanismo torsional, giro brusco o traumatismo. 

Degenerativa: Conforme la rodilla envejece, la estructura meniscal pierde elasticidad y se ve sometida a más carga debido a cambios degenerativos en el cartílago y desgaste progresivo de la rodilla. El menisco puede romperse en situaciones cotidianas, sin un claro antecedente que recuerde el paciente.

Estas roturas llamadas degenerativas, son las más frecuentes y en la mayoría de los casos se solucionan espontáneamente. No es infrecuente que vayan acompañadas de quistes de Baker (quistes de líquido sinovial palpables en la corva).

Menisco discoideo

El menisco discoideo es una anomalía en la formación del menisco, generalmente externo y que altera la forma del menisco siendo de un tamaño mayor y habitualmente hemiesférico. Se produce entre un 1-5% en nuestra población y en un 20% de los casos es bilateral. 

El diagnóstico de menisco discoideo puede ser casual en una prueba de imagen siendo asintomático o cuando se rompe con las síntomas similares a otros meniscos. Es uno de los motivos más frecuentes para realizar una artroscopia en población menor de 15 años.

Su tratamiento no varía respecto a una lesión meniscal habitual.

¿Cómo se diagnostican las lesiones de menisco?

La exploración de la rodilla, unido a la descripción del dolor es la base del diagnóstico. 

Debido a que otros problemas de rodilla causan síntomas similares, puede ser necesario realizar pruebas de imagen para ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Radiografías. Aunque los rayos X no muestran desgarros de menisco, pueden mostrar el origen de la rotura u otras causas de dolor de rodilla como la artrosis. En ocasiones, puede observarse el depósito de cristales de pirofosfato cálcico sobre el menisco (condrocalcinosis) que puede provocar inflamaciones de repetición y rigidez meniscal. 
  • Resonancia magnética (MRI). Permite observar el menisco y la situación del cartílago y definir mejor el tratamiento a aplicar.

¿Cómo se tratan las lesiones de menisco?

Inicialmente, el tratamiento de las lesiones de menisco consiste en controlar el dolor y la inflamación mediante frío local, rodillera de compresión, tratamiento antiinflamatorio y evitar determinados gestos como los giros y cuclillas.

La realización de una actividad suave-moderada y de tonificación puede favorecer el proceso de recuperación y la no pérdida de tono muscular.

En la medida en que la evolución no es favorable, o existe gran limitación funcional o bloqueo puede ser necesario realizar artrocentesis para retirar líquido sinovial infiltraciones intrarticulares (ácido hialurónico, corticoesteroides o plasma rico en plaquetas) o realizar una artroscopia de rodilla.

La aplicación de un tratamiento u otro y el momento de su aplicación varían enormemente de unas rodillas a otras.

La artroscopia de rodilla es uno de los procedimientos quirúrgicos más comúnmente realizados.

En ella, una pequeña cámara se introduce a través de una incisión (portal) proporcionando una visión clara del interior de la rodilla.

Su cirujano introduce pequeños instrumentos quirúrgicos a través de otros portales para recortar o reparar el desgarro. Existen dos posibilidades:

Meniscectomía (resección parcial). En este procedimiento, el tejido del menisco dañado se recorta.

Sutura de menisco. Algunas roturas de menisco pueden repararse suturando (cosiendo) los fragmentos rotos. El hecho de que una rotura se pueda suturar depende del tipo de lesión, tiempo de evolución, así como del estado general de la rodilla. A largo plazo, es mejor para la rodilla la conservación del menisco

El tiempo de recuperación para una reparación o sutura meniscal es más largo que el de una meniscectomía debido a que requiere una inmovilización y carga parcial las primeras semanas. Tras la meniscectomía puede apoyar desde el primer día.

Una vez que se complete la curación inicial, su médico le recetará ejercicios de rehabilitación.

En su mayor parte, la rehabilitación se puede llevar a cabo en el hogar, aunque su médico puede recomendar terapias más intensas dependiendo su actividad. El tiempo de rehabilitación para una reparación de menisco es de aproximadamente 3 meses.

Las lesiones de menisco son lesiones de rodilla extremadamente comunes. Con un diagnóstico, tratamiento y rehabilitación adecuados, los pacientes a menudo vuelven a sus habilidades previas a la lesión.

Las resecciones de menisco son un tratamiento común y altamente eficaz en la resolución de dicha patología a corto-medio plazo. Sin embargo, en pacientes jóvenes traen con los años la aparición de signos degenerativos en la rodilla irreversibles debido al cambio en la mecánica natural de la rodilla.

Por este motivo, en pacientes que han perdido una parte muy importante del menisco y de edad joven puede ser recomendado la sustitución y tratamiento mediante un trasplante meniscal alogénico del Banco de Tejidos Musculoesqueléticos. El trasplante no estará indicado en pacientes que ya presentan fenómenos degenerativos en la articulación. 

Tras comprobar que se cumplen los requisitos médicos y la indicación apropiada y se han solicitado las analíticas y marcadores de infección requeridas, se realiza la implantación del tejido meniscal vía artroscópica suturándolo a la pared y/o realizando fijación ósea.  

El tejido implantado no requiere la toma de medicamentos inmunosupresores por parte del receptor ya que ha sido debidamente tratado y no existe posibilidad de rechazo.

La recuperación de este tipo de cirugías, requiere el uso de muletas durante 6 semanas, inmovilización con ortesis y con control de la carga. Progresivamente se permite una carga parcial, ganando rango de movilidad. La recuperación completa puede acercarse a los 6 meses y algo superior para la práctica deportiva de impacto.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología
de la Clínica Universidad de Navarra

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE