Mononucleosis infecciosa

"Se conoce comunmente como "la enfermedad del beso" ya que se transmite por contacto directo de saliva".

DR. JOSÉ RAMÓN YUSTE ARA
ESPECIALISTA. ÁREA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS

La mononucleosis infecciosa es conocida también como fiebre ganglionar de Pfeiffer o como "la enfermedad del beso" ya que se transmite por contacto directo de saliva.

El virus de Epstein Barr es la causa más común de la mononucleosis infecciosa.

Es una enfermedad infecciosa, aguda, febril y autolimitada.

En la mayoría de los casos la mononucleosis infecciosa cura sola en 2-3 semanas.

En caso de pacientes inmunodeprimidos por inmunodeficiencia celular previa, trasplantes de médula ósea, y de órganos sólidos, el virus de Epstein-Barr puede dar lugar al tumor de Burkitt (especialmente en zonas endémicas de paludismo) u otros síndromes linfoproliferativos (linfomas B).

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la mononucleosis infecciosa?

La enfermedad tiene un periodo de incubación de entre 10-50 días asintomático.

Le sigue un periodo prodrómico que dura de 7-14 días con mal estado general, cefalea, astenia, anorexia, mialgias, dolores de abdomen...

A veces el inicio es brusco o agudo con fiebre alta.

Los síntomas más habituales son:

  • Fiebre, generalmente elevada.
  • Astenia.
  • Tumefacción de ganglios linfáticos cervicales, occipitales, que son dolorosos.
  • Faringoamigdalitis.
  • Esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo).
  • Hepatitis anictérica.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca una mononucleosis infecciosa

¿Qué causa la mononucleosis infecciosa?

Está producida por un virus de la familia herpes-viridae llamado virus de Epstein-Barr, que está distribuido por todo el mundo.

Se transmite principalmente por las secreciones orales (saliva) mediante besos o intercambio de saliva, es decir con un contacto personal estrecho, dado su baja contagiosidad.

El virus se elimina hasta 18 meses después de la infección primaria, luego se elimina intermitentemente durante toda la vida (en ausencia de enfermedad clínica). Con menos frecuencia puede contagiarse por transfusión clínica.

¿Quién puede padecerlo?

Afecta fundamentalmente a escolares, adolescentes y adultos jóvenes.

Es menos frecuente en niños preescolares (gran parte de las infecciones en ellos son asintomáticas) y es rara en el primer año de vida.

La mayor incidencia se encuentra entre los 4 y 12 años de edad.

¿Cuáles son las complicaciones?

Los síntomas de la enfermedad pueden prolongarse hasta 2 ó 4 semanas. La fiebre se resuelve habitualmente en 2 semanas pero, en ocasiones, dura más tiempo.

La astenia persiste, en algunos casos, varias semanas y la esplenomegalia hasta 3 meses.

Son raras las complicaciones pero pueden aparecer las siguientes y salvo algunas, suelen evolucionar de forma benigna.

  • Neurológicas: meningitis, parálisis de nervios craneales, encefalitis...
  • Hematológicas: anemia hemolítica, trombopenia (disminución de las plaquetas), granulocitopenia (disminución de células blancas).
  • Respiratorias: neumonías.
  • Rotura de bazo: es una complicación grave pero poco frecuente.
  • Hepáticas (ictericia), renales (glomerulonefritis) y genitales (orquitis).

¿Cómo se diagnostica la mononucleosis iinfecciosa?

<p>Laboratorio de extracciones</p>

El diagnóstico de la mononucleosis infecciosa (enfermedad del beso) se realiza por el cuadro clínico y por las alteraciones en la sangre: aumento de leucocitos (células blancas) siendo típicos la linfocitosis y el predominio de linfocitos atípicos.

Existe una elevación moderada de transaminasas en el 50% de los pacientes.

También se utilizan los estudios serológicos que demuestran la presencia de unos anticuerpos (anticuerpos heterófilos) y el estudio de anticuerpos específicos para el virus del Epstein-Barr (VEB).

Estos estudios ayudan a diferenciar esta enfermedad de otras que pueden cursar con una clínica similar, causadas por otros agentes como: citomegalovirus, toxoplasma gondii, virus de la hepatitis, virus del sida, etc.

¿Cómo se trata la mononucleosis infecciosa?

En general solo es necesario un tratamiento sintomático con antitérmicos, antiinflamatorios. En algunos casos puede ser útil el uso de glucocorticoides.

En los pacientes con sobreinfección bacteriana faringoamigadalar puede utilizarse antibióticos pero nunca ampicilinas o amoxicilinas (pueden desencadenar exantemas).

Mientras persista la esplenomegalia el paciente debe evitar los deportes u otras actividades físicas que impliquen riesgo de rotura esplénica.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Área de Enfermedades Infecciosas

En esta Área se trabaja en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades producidas por un agente infeccioso, que puede ser bacteria, virus, hongo y protozoo. Las infecciones afectan a las personas provocando procesos muy distintos que se pueden localizar en cualquier tejido del cuerpo humano, por lo que exige un abordaje específico.

Este área desempeña su actividad en tres frentes: labor asistencial, centrada en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades infecciosas; docencia, con formación de alumnos de medicina, médicos residentes y enfermeras; y vocación investigadora, a través de desarrollo de estudios clínicos y de laboratorio.

Organizados en unidades asistenciales

  • Infecciones asociadas a biomateriales.
  • Infecciones nosocomiales (multirresistencias).
  • Infecciones en pacientes inmunodeprimidos.
  • Infección comunitaria.
  • Medicina del viajero.
  • Programa de uso prudente y optimización de terapia antiinfecciosa.
  • Control de la infección por microorganismos multirresistentes.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Realizamos la valoración del viajero y las pruebas analíticas en menos de 24 horas.
  • Consulta de Segunda Opinión cuando la infección no acaba de resolverse.
  • Velamos por el uso prudente de antibióticos.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE