Escoliosis

"La escoliosis es un problema que puede aparecer en más de un miembro de una familia, en la misma o en sucesivas generaciones".

DR. MATÍAS ALFONSO OLMOS-GARCÍA
CODIRECTOR. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

La escoliosis consiste en la desviación lateral o desviación hacia la izquierda o la derecha de la columna vertebral.

La columna vertebral es recta vista desde delante o detrás. Cuando se observa de perfil, la columna normal tiene cuatro curvas, dos con convexidad posterior, denominada cifosis normal y dos con convexidad anterior, denominada lordosis.

Las zonas cervical y lumbar presentan lordosis y la zona torácica y sacra cifosis. Normalmente se habla de lordosis cervical, cifosis torácica y lordosis lumbar.

En más del 85% de los casos su causa es desconocida. En el resto de los casos se debe a defectos de la formación de la columna vertebral durante la vida embrionaria o es un signo que acompaña otras enfermedades generales, como la distrofia muscular o el Síndrome de Marfan.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la escoliosis?

Vista desde atrás una columna vertebral normal es recta, de forma que la espalda aparece simétrica.

Cuando existe una escoliosis, la columna se ve curvada y se pueden observar uno o varios de estos signos:

  • Una cadera más alta o abultada que la otra.
  • Un omóplato (o "paletilla") más alto o abultado que el otro.
  • Un hombro más alto que el otro.
  • La cabeza no está centrada con respecto a las caderas.
  • De pie, con los brazos colgando, el espacio entre un brazo y el tronco es mayor a un lado que al otro.
  • Al agacharse hacia adelante con las piernas estiradas hasta que la espalda quede horizontal, un lado está más alto o abultado que el otro.

Historia de Raquel, paciente operada de escoliosis en la Clínica Universidad de Navarra

Los síntomas más habituales son:

  • Contracturas musculares.
  • Desviación de los hombros, espalda y cadera.
  • Dolor de espalda.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una escoliosis

¿Cómo se diagnostica la escoliosis?

Normalmente, la escoliosis comienza a sospecharse en una revisión rutinaria de Pediatría.

Cuando el pediatra observa alguno de los síntomas solicitar una radiografía de la columna vertebral para valorar si existe desviación de la columna y el grado de la misma.

En ocasiones, se remitirá al niño o adolescente a la consulta con el traumatólogo para una valoración más específica.

¿Cómo se trata la escoliosis?

Los ejercicios y la rehabilitación no reducen la magnitud de la curva o el riesgo de progresión, pero estas medidas se pueden utilizar como tratamiento complementario para mejorar la postura y fortalecer los músculos.

El tratamiento ortopédico (corsé/collarín) modifica la progresión natural de la escoliosis idiopática del adolescente y reduce el riesgo de progresión. Las medidas ortopédicas son el método de tratamiento más eficaz con curvas de menos de 40º y uno de los tratamientos de elección para pacientes en edad de crecimiento con curvas de 20-40º.

Sólo un pequeño número de pacientes con curvas de menos de 20º progresa. Las medidas ortopédicas no impiden la progresión de la escoliosis en pacientes que han llegado al final de la etapa de crecimiento.

En el 85-90% de los casos no es necesario un tratamiento quirúrgico.

La cirugía puede ser necesaria en caso de curvas muy grandes con progresión constante o si el paciente solicita una intervención quirúrgica para mejorar su aspecto físico (por motivos estéticos).

La cirugía puede evitar la progresión y corregir la deformidad. Normalmente el cirujano usa implantes de metal (barras y tornillos/ganchos/alambres) para corregir y sostener la zona de la deformidad hasta que las vértebras operadas se hayan unido (fusionado). La fusión ósea garantiza una estabilidad permanente.

El tratamiento quirúrgico normalmente se indica en el caso de pacientes en edad de crecimiento con curvas de más de 60º o de 40-60º y progresión evidente a pesar del tratamiento con medidas ortopédicas. Si el paciente considera que una curva de más de 40º es una deformidad inaceptable también puede ser intervenido quirúrgicamente.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.