Displasia de cadera del adulto

"A pesar de un tratamiento tan prolongado y molesto, a veces quedan secuelas: cojera, acortamiento de un muslo, etc". 

DR. MATÍAS ALFONSO OLMOS-GARCÍA
CODIRECTOR. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

La displasia de cadera del adulto (DCA) es una entidad clínica que es el resultado de la anomalía en el desarrollo del techo del acetábulo o de las secuelas de un tratamiento fallido para corregirlo.

Si la cabeza del fémur no queda completamente cubierta por el acetábulo, tiende a escaparse hacia fuera.

Esta situación hace que la cadera se desgaste más rápidamente de lo que se considera normal con la edad.

Por lo general el problema se presenta en adultos jóvenes, que pueden tener o no antecedentes de haber sido tratados por una enfermedad de la cadera en la infancia.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Dependiendo del grado de afectación, presentan dolor progresivo que aumenta con la actividad, sobre todo con los movimientos de hiperextensión y rotación lateral de la cadera.

Cuando hay lesiones intraarticulares (en especial del labrum), causa dolor el llevar la pierna a una flexión forzada con rotación interna y aducción. Frecuentemente hay dolor inguinal después de realizar una práctica deportiva, de haber permanecido de pie en forma prolongada o efectuado caminatas largas.

Si no se tratan a tiempo con operaciones correctoras, desarrollarán un desgaste de la articulación que conocemos como artrosis.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor al caminar.
  • Incapacidad funcional.
  • Pérdida de fuerza.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una displasia de cadera

¿Cómo se diagnostica?

<p>Resonancia magn&eacute;tica</p>

Para el diagnóstico de la displasia de cadera del adulto es necesario hacer exámenes que incluyan una evaluación de la marcha, medir la longitud de las extremidades, determinar la potencia muscular, los arcos de movilidad y hacer pruebas especiales.

Las radiografías simples en proyección anteroposterior (AP) de la pelvis y laterales de cadera son los primeros pasos en la evaluación por imagen.

La resonancia magnética solamente está indicada para descartar la presencia de anormalidades estructurales labrales o condrales, por lo tanto, cuando existen síntomas que sugieren alteraciones intraarticulares asociadas a las malformaciones óseas.

¿Cómo la tratamos?

La displasia de cadera del adulto (DCA) asintomática o con síntomas mínimos, debe tratarse conservadoramente.

Lo más importante es informar al paciente sobre la historia natural de la DCA y advertirle que debe realizar controles periodicos para medir el desarrollo de artrosis.

Debe reforzarse el concepto de estilo de vida saludable donde el control de peso, la alimentación adecuada y el ejercicio son fundamentales. También debe recomendarse evitar actividades de alto impacto sobre la cadera y marchas prolongadas.

Los agentes antiinflamatorios no esteroideos pueden ser útiles en los periodos de dolor.

Los pacientes jóvenes con DCA no son buenos candidatos para una artroplastia debido a que realizan más actividades y con mayor intensidad que un adulto mayor y también por la ausencia de cambios degenerativos marcados.

La selección adecuada de estos pacientes para alternativas quirúrgicas no artroplásticas pueden mejorar su pronóstico posiblemente reduciendo o retrasando los cambios degenerativos y evitando los problemas potenciales asociados al reemplazo total de cadera.

  • Cirugía artroscópica: La artroscopia debe reservarse para pacientes con anormalidades óseas mínimas, pero con sospecha de patología intraarticular (ej.: rupturas labrales, cuerpos libres, defectos condrales o sinovitis).
  • Osteotomías: El objetivo de una osteotomía debe ser la restitución de la congruencia articular en una cadera que no muestra cambios degenerativos avanzados, ya que con ello se mejorará el funcionamiento mecánico, se disminuyen los cambios reactivos y por lo tanto el dolor.

La artroplastia es una excelente forma de tratamiento a pesar de que las anormalidades anatómicas asociadas aumenten la complejidad técnica y disminuyan en los jóvenes las posibilidades de longevidad del implante.

La artroplastia de cadera es el procedimiento de elección para la mayor parte de los pacientes con coxartrosis avanzada sintomática secundaria a displasia de cadera.

Las alteraciones anatómicas asociadas aumentan la complejidad de la artroplastia en caderas displásicas.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Los mejores profesionales a su disposición