Brucelosis

"Es una enfermedad propia de los animales, pero que se puede contagiar al hombre por la vía digestiva. Se trata con antibióticos y el riesgo de mortalidad es bajo".

DR. JOSÉ LUIS DEL POZO LEÓN
DIRECTOR. ÁREA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS

La brucelosis es el nombre con el que se conoce la enfermedad infecciosa producida por las bacterias del género brucella.

La brucelosis es una zoonosis, es decir, que el reservorio de esta bacteria son los animales y, principalmente, aunque no los únicos, los domésticos como vacas, ovejas, cabras y cerdos. La infección entre ellos es muy contagiosa, principalmente a través de la ingesta de tejidos o leche o mediante transmisión venérea.

La infección de persona a persona es excepcional. Aunque puede afectar a cualquiera y a cualquier edad, es más frecuente en los varones entre la cuarta y quinta década de la vida.

Su distribución es mundial, aunque con distinta incidencia, según zonas geográficas. En este sentido, y a pesar de haber disminuido notablemente su frecuencia, España sigue ocupando un lugar destacado entre los países europeos y es la especie B. mellitensis la responsable de prácticamente la totalidad de los casos registrados en nuestro país.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

Lo más frecuente es la aparición de síntomas generales, entre los que predomina la fiebre.

Alrededor del 30% de los pacientes presentan síntomas respiratorios dominados por la tos y hasta un 20% tienen síntomas digestivos.

A la exploración física, más de la mitad de los pacientes presentan un aumento del tamaño del hígado (hepatomegalia), muchas veces acompañado de un aumento del bazo (esplenomegalia) y hasta una cuarta parte de los pacientes presentan adenopatías palpables. Las lesiones cutáneas son raras.

Las manifestaciones localizadas aparecen por afectación específica de un determinado órgano o tejido. La localización osteoarticular es la más frecuente. Aparece en aproximadamente un tercio de los pacientes y se manifiesta principalmente con sacroiletis y/o espondilitis de predominio lumbar.

La localización neurológica (principalmente meningitis con mayor o menor grado de encefalitis), cardiovascular (endocarditis y pericarditis) representan las formas más graves de la enfermedad.

Los síntomas más habituales son:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Estreñimiento.
  • Hepatomegalia.
  • Esplenomegalia.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente una brucelosis

¿Cómo se contagia?

El hombre puede adquirir la enfermedad principalmente por vía digestiva, sobre todo a través de la ingesta de leche o derivados lácteos que no han pasado los pertinentes controles sanitarios y, por tanto, no precisando contacto directo con la fuente infecciosa.

Otras vías de infección son la respiratoria por inhalación, la cutánea o la conjuntival por inoculación, lo cual necesariamente implica un contacto directo con los animales infectados.

¿Cuál es el pronóstico?

Cuando el tratamiento ha sido correcto, el pronóstico es bueno, con una mortalidad inferior al 1%, especialmente relacionado con la presencia de endocarditis y con posibilidad de secuelas en casos de formas localizadas como neurobrucelosis, espondilitis y endocarditis.

¿Cómo se diagnostica?

<p>Imagen laboratorio de microbiolog&iacute;a&nbsp;</p>

El diagnóstico de la brucelosis se lleva a cabo mediante técnicas de aislamiento del microorganismo o por métodos indirectos de carácter inmunológico.

El aislamiento de la brucella, principalmente en sangre, establece el diagnóstico definitivo. El crecimiento es lento y, aunque ya puede detectarse entre la segunda y la tercera semanas, la incubación debe de mantenerse hasta 45 días.

Los estudios serológicos, entre los que destacan el rosa de Bengala y el test de Coombs, tienen gran especificidad para demostrar que ha existido contacto con el microorganismo (presencia de anticuerpos) pero no para determinar cuando se ha producido el mismo (si es actual o no).

Sin embargo, la negatividad de ambos test permite prácticamente descartar la enfermedad.

¿Cómo lo tratamos?

El tratamiento son los antibióticos.

El tratamiento debe ser combinado, ya que ningún antibiótico por si solo consigue la erradicación bacteriana, y debe, asimismo, prolongarse en el tiempo para disminuir el riesgo de cronicidad y de recidivas, que es máximo en la B. Mellitensis (la más frecuente en nuestro medio).

Las tetraciclinas (principalmente la doxiciclina) constituyen la base antimicrobiana para cualquier combinación con rifampicinao estreptomicina.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Área de Enfermedades Infecciosas

En esta Área se trabaja en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades producidas por un agente infeccioso, que puede ser bacteria, virus, hongo y protozoo. Las infecciones afectan a las personas provocando procesos muy distintos que se pueden localizar en cualquier tejido del cuerpo humano, por lo que exige un abordaje específico.

Este área desempeña su actividad en tres frentes: labor asistencial, centrada en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades infecciosas; docencia, con formación de alumnos de medicina, médicos residentes y enfermeras; y vocación investigadora, a través de desarrollo de estudios clínicos y de laboratorio.

Organizados en unidades asistenciales

  • Infecciones asociadas a biomateriales.
  • Infecciones nosocomiales (multirresistencias).
  • Infecciones en pacientes inmunodeprimidos.
  • Infección comunitaria.
  • Medicina del viajero.
  • Programa de uso prudente y optimización de terapia antiinfecciosa.
  • Control de la infección por microorganismos multirresistentes.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Realizamos la valoración del viajero y las pruebas analíticas en menos de 24 horas.
  • Consulta de Segunda Opinión cuando la infección no acaba de resolverse.
  • Velamos por el uso prudente de antibióticos.