Artrosis de cadera

"La colocación de una prótesis de cadera es una intervención importante, pero hoy en día se realiza de forma rutinaria y con gran garantía en cuanto a sus resultados".

DR. JOSÉ MARÍA LAMO DE ESPINOSA VÁZQUEZ DE SOLA
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

La articulación de la cadera está formada por la unión entre los huesos de la pelvis y el fémur. En la porción del fémur que se junta con la pelvis, el fémur tiene la forma de una esfera que se denomina cabeza del fémur. Esta esfera del fémur encaja dentro de un hueco que existe en la pelvis, de tal forma que se forma un engranaje perfecto que permite el movimiento del fémur en muchas direcciones.

Tanto la cabeza del fémur, como el hueco de la pelvis en el que se articula, están recubiertos de cartílago, que es el tejido que facilita los movimientos entre los huesos y evita que rocen directamente hueso con hueso.

Con el paso de los años y, como consecuencia del desgaste progresivo de estos cartílagos, se pierde su grosor y textura y llegan, incluso, a desaparecer.

Esto da origen a que se pierda el correcto engranaje entre el fémur y la pelvis, que es precisamente lo que produce los síntomas de la artrosis de cadera.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de cadera?

Al igual que la artrosis de otras localizaciones, el síntoma fundamental que produce la artrosis de cadera es el dolor.

El dolor en la artrosis de cadera se localiza fundamentalmente en la región de la ingle.

A veces, la localización de este dolor se puede extender y el paciente también nota molestias por la cara anterior del muslo, que incluso llegan hasta la rodilla, y también puede notarse dolor en la nalga.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor en la ingle o irradiado hacia la pierna.
  • Rigidez matutina.
  • Problemas al caminar.

La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, es decir, que dura toda la vida. Por lo general, suele evolucionar muy lentamente, en el transcurso de años.

Los pacientes con artrosis de cadera pueden ver limitadas sus actividades cotidianas en un mayor grado que los pacientes en los que la artrosis afecta a otras articulaciones menos importantes.

<p>Conozca los s&iacute;ntomas m&aacute;s frecuentes que puede presentar un paciente con artrosis de cadera.&nbsp;</p>

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca artrosis en la cadera

¿Cuáles son las causas de la artrosis de cadera?

Las causas de la artrosis coxofemoral o artrosis de cadera se pueden englobar en cuatro categorías:

  • Factores traumáticos: Por lesiones o enfermedades mal curadas, por ejemplo una luxación.
  • Factores vasculares: Estas causas dan lugar a las luxaciones y otros daños de tipo vascular que pueden desencadenar una artrosis de cadera. Ejemplo de ello es la enfermedad de Perthes, que es la deformidad de la cabeza femoral y la artrosis por insuficiencia vascular.
  • Factores congénitos: Por el trastorno del desarrollo del feto, por ejemplo en una displasia de cadera o por un trastorno en el crecimiento (enfermedad de Perthes en niños).
  • Desequilibrio: Por ejemplo ocasionado por una dismetría o desigualdad de longitud de los miembros inferiores.

Medidas preventivas

Es aconsejable:

  • Conseguir el peso ideal de acuerdo a su edad y constitución.
  • Realizar paseos frecuentes con algún período de reposo.
  • Realizar movimientos sin resistencia de la cadera y sin dolor.
  • Practicar natación y/o bicicleta sin resistencia.

Evitará en lo posible:

  • Estar de pie quieto de forma prolongada.
  • Cargar pesos.
  • Sentarse en sitios bajos y blandos durante un rato prolongado.
  • Automedicarse sin el consejo de su médico especialista.

¿Cómo se diagnostica la artrosis de cadera?

El diagnóstico se basa en el interrogatorio que el médico efectúa al paciente sobre el tipo de síntomas que padece y sus características, seguido de una exploración de la articulación de la cadera, con sus movimientos.

Mediante la exploración, el médico puede objetivar el grado de artrosis que existe. Para confirmar el diagnóstico es necesario efectuar una radiografía de la cadera.

En ella, se pueden ver los cambios típicos que produce la artrosis en la articulación y se puede establecer un pronóstico sobre la gravedad de la misma, en función de que la cadera se encuentre más o menos desgastada.

¿Cómo se trata la artrosis de cadera?

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y el mantenimiento de la capacidad funcional

Es muy importante que los pacientes obesos se sometan a una dieta adelgazante adecuada, con el fin de evitar la sobrecarga que supone el sobrepeso sobre la articulación.

En ocasiones, el uso de un bastón para caminar puede resultar muy beneficioso para el alivio del dolor en la articulación.

Por último, y como recurso final, la artrosis de cadera se puede operar. La intervención quirúrgica está indicada en aquellos pacientes que padecen una artrosis muy avanzada, en los que existe una limitación muy importante para caminar o para realizar sus actividades cotidianas.

La intervención consiste en sustituir la articulación dañada por una prótesis de cadera. Tras un programa de rehabilitación después de la intervención, los pacientes se recuperan y notan la desaparición de los síntomas, pudiendo caminar y realizar una vida prácticamente normal.

<p>Infogr&aacute;fico sobre la pr&oacute;tesis de cadera, sustituci&oacute;n de la cadera en casos de artrosis y otras enfermedades degenerativas de la cadera.&nbsp;</p>

Cirugía mínimamente invasiva para la prótesis de cadera

La cirugía mínimamente invasiva por vía anterior para la prótesis de cadera supone un gran avance en el tratamiento de los pacientes que tienen una artrosis de cadera.

Permite una recuperación mucho más rápida que por el procedimiento convencional, al mismo tiempo que se minimiza el dolor, el tamaño de la incisión y la estancia hospitalaria.

¿Dónde la tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE