Fiebre en los niños

La fiebre no es una enfermedad en sí, sino un mecanismo de defensa del cuerpo ante determinados agentes externos, como pueden ser las infecciones bacterianas, las infecciones víricas, el estrés etc...

La causa más frecuente, en el 90%, es por infecciones víricas.

¿Cuándo poner el termómetro a un niño?

  • Cuando tenga la piel caliente al tacto
  • Cuando un niño activo, deje de moverse y jugar.
  • Cuando se presente somnolencia
  • Cuando tenga falta de apetito (en un niño que come bien)
  • Cuando tenga síntomas de resfriado
  • Cuando tenga una sudoración excesiva estando en reposo
  • Cuando tenga un enrojecimiento de la piel
  • Cuando tenga una respiración agitada.

¿Cómo poner el termómetro?

Temperatura oral o axilar

Este tipo de termómetro tiene la punta delgada y alargada. Si se toma la temperatura en la boca hay que colocarlo debajo de la lengua, diciéndole al niño que no hable ni que lo muerda, durante 3 minutos. En el caso de medir la temperatura axilar hay que colocarlo en el hueco de la axila, sin que entre en contacto con la ropa y mantenerlo durante 5 minutos.

La temperatura oral o axilar normal será hasta 37ªC, entre 37-38º C se denominará febrícula y a partir de 38º C se tratará de fiebre.

Temperatura rectal

Este termómetro tiene la punta más redondeada y más corta. Para que sea algo menos doloroso se puede cubrir la punta del termómetro con vaselina. Coloque al niño de medio lado, con las rodillas flexionadas e inserte suavemente el termómetro en el ano, no más de 2-3 cm.

Evite que el niño se mueva sosteniéndolo o con la ayuda de alguien. Mantenga el termómetro durante 1 minuto aproximadamente.

La temperatura rectal es medio grado más que la temperatura medida en boca o axila. Así que se considerará que no tiene fiebre hasta 37,5ºC y que sí la tiene a partir de 38,3-38,5ºC.

Tratamiento

  • En primer lugar debe desabrigarlo y dejarlo con la menor ropa posible. Procure que en la habitación no haga excesivo calor.
  • Si el niño tiene temblores y escalofríos se le puede tapar pero con ropa ligera.
  • Se le pueden poner compresas frías en brazos, piernas y tórax.
  • Haga beber al niño líquidos frescos, en pocas cantidades y frecuentemente.
  • Si la temperatura es mayor de 38ºC se le debe administrar un antitérmico. Los antitérmicos más utilizados son el paracetamol y el ibuprofeno.
  • Si la fiebre no cede fácilmente se puede combinar el paracetamol con el ibuprofeno. Cada 3 horas, aproximadamente, se puede alternar la dosis de ambos.
  • Los antitérmicos alcanzan su máxima eficacia hacia la media hora de su administración.
  • A la media hora de haberle administrado el antitérmico, si la fiebre es alta, puede darle al niño una ducha o baño con agua tibia (nunca con agua muy fría).

¿Cuándo acudir a Urgencias?

  • Si el niño es menor de 3 meses
  • Si la fiebre es superior a 40ºC
  • Si la fiebre no le cede bien tras una hora de haberle administrado el antitérmico
  • Si ha presentado una convulsión febril
  • Si presenta vómitos repetidos
  • Si el niño llora inconsolablemente.
  • Si es difícil de despertar.
  • Si esta confuso o delirante.
  • Si tiene la nuca rígida.
  • Si tiene manchas como oscuras en la piel (petequias).
  • Si presenta respiración dificultosa, haciendo mucho trabajo respiratorio, como por ejemplo hundimiento costal, respiración con el abdomen etc...
  • Si el niño presenta alguna enfermedad grave: cardiovascular, renal, diabetes etc...
SOLICITE