Medidas preventivas para la alergia al anisakis

Se trata de un gusano que parasita en el pescado de agua salada. Aproximadamente, un 40% del pescado que consumimos lo contiene.

El parásito se adquiere si se come el pescado crudo (sushi, boquerones en vinagre, pescados en salazón o ahumados) o bien, pescado poco cocinado.

Cuando el anisakis llega al estómago o al intestino puede quedarse adherido a la mucosa y producir síntomas digestivos como dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea. Puede provocar también una reacción alérgica que se asocia, o no, a síntomas digestivos.

Los síntomas alérgicos suelen aparecer de forma inmediata tras la ingesta del pescado contaminado por el anisakis y pueden ser muy graves: desde una urticaria hasta una reacción anafiláctica.

Diagnóstico molecular de la alergia

El diagnóstico molecular de la alergia mediante microarrays es un complemento diagnóstico de las pruebas cutáneas y otras técnicas de diagnóstico in vitro.

Solo dos gotas de sangre son suficientes para que un equipo de microarrays pueda detectar la reactividad alérgica de un paciente ante más de 85 componentes moleculares presentes en alimentos y numerosos pólenes, fundamentalmente.

La Clínica Universidad de Navarra fue el primer centro de España en incorporar esta técnica. 

> Saber más sobre el diagnóstico por microarrays

Medidas preventivas

  • Evite la ingesta de pescado poco cocinado, en salazón o ahumado.
  • Evite de forma absoluta la ingesta de pescado crudo.
  • Evite la ingesta de escabeches y conservas.
  • Se recomienda ingerir el pescado congelado en alta mar o ultracongelado, ya que es menor la posibilidad de que esté parasitado.
  • Debe congelarse el pescado a -20ºC durante 72 horas como mínimo.
  • Cocine a temperaturas mayores de 60ºC. La plancha o el microondas son insuficientes.
  • Evite las áreas ventrales cercanas al aparato digestivo del pescado. Es mejor ingerir la zona de la cola del pescado.