Vitamina D (colecalciferol)

La vitamina D, colecalciferol o antirraquítica es una vitamina liposoluble, es decir que no se disuelve en agua ni se elimina por la orina. Bioquímicamente es un heterolípido insaponificable del grupo de los esteroides.

Se le llama también vitamina antirraquítica, ya que su déficit provoca raquitismo.

Se puede obtener por dos vías: por la ingesta de alimentos que la contengan, como la leche y el huevo, o por metabolismo del colesterol por la exposición a los rayos ultravioleta del sol.

Grupo: Vitamina liposoluble

  1. Características. Las fuentes naturales de vitamina D son, principalmente, el pescado graso como el salmón, la leche, el hígado, los huevos, el aceite de hígado de bacalao y algunos cereales. Sin embargo, la mayor fuente de vitamina D procede de la luz solar, a través de un determinado proceso químico que ocurre en la piel.
  2. Funciones. La vitamina D es fundamental para la absorción del calcio y del fósforo. Ayuda en la formación de dientes y huesos fuertes. Controla el nivel de calcio en sangre para conseguir una buena coagulación.
  3. Trastornos. En países no soleados o en bebés a los que no se les expone nunca al sol, el déficit de vitamina D puede producir descalcificación de los huesos (osteoporosis), caries dentales graves o incluso raquitismo.
  4. Cantidad recomendada por día: 5-10 µg.

  • Angulas 110 mcg/100 g.
  • Atún fresco, bonito 25 mcg/100 g.
  • Conservas en aceite 25 mcg/100 g.
  • Conservas en escabeche 20 mcg/100 g.
  • Sardinas 7 mcg/100 g.
  • Huevos 1,75 mcg/100 g.
  • Mayonesa comercial 1 mcg/100 g.
  • Pasteles, pastas 1 mcg/100 g.
  • Mantequilla 0,76 mcg/100 g.
  • Quesos grasos 0,27 mcg/100 g.
  • Leche entera 0,03 mcg/100 g.