Dieta rica en fibra

La fibra es un carbohidrato no digerible, con propiedades muy beneficiosas para la salud.

Por su capacidad para absorber y retener agua hace que aumente el bolo fecal y contribuye a evitar el estreñimiento, posiblemente a prevenir ciertos tumores, reducir el colesterol y controlar la diabetes.

El pan, la pasta y el arroz integrales, las verduras y hortalizas, las frutas y las legumbres son alimentos que contienen fibra.

Legumbres, cereales integrales, verduras y frutas, alimentos ricos en fibra.

La fibra es un carbohidrato no digerible, muy beneficioso para la salud. Por su capacidad para absorber y retener agua hace que aumente el bolo fecal y ayuda a evitar el estreñimiento, posiblemente a prevenir ciertos tumores, reducir el colesterol y controlar la diabetes.

La cantidad diaria recomendable de fibra en la dieta son de 20 a 35 gramos. Para conseguir esta ingesta debe aumentar la cantidad de frutas, verduras y cereales.

Las verduras que aportan mayor cantidad de fibra son las verduras tiernas cocidas, como espárragos, remolachas, champiñones, alcachofas, judías verdes y calabaza.

Las frutas más ricas en fibra son las manzanas, plátanos, melocotones, peras y ciruelas.

Las legumbres y cereales también tienen gran cantidad de fibra en su composición.

Beneficios de la fibra

  • Evita el estreñimiento.
  • Reduce el colesterol.
  • Controla la diabetes.
  • Es posible que prevenga ciertos tumores.

  • Sustituya el consumo de cereales y harinas refinadas (arroz, pasta, etc.) por sus homólogos integrales.
  • Coma despacio y mastique bien los alimentos. Procure comer a horas regulares.
  • Beba agua en abundancia para facilitar el transito intestinal.
  • Realice ejercicios de musculatura abdominal para aumentar su tono, lo que facilitará su evacuación. Haga ejercicio físico moderado diariamente.
  • Regularice el hábito intestinal. Eduque al intestino: no reprima nunca la necesidad de evacuación. Habitúese a ir al cuarto de baño siempre en el mismo horario, procurando que este tiempo sea suficiente y sin prisas. Evite los esfuerzos excesivos. El intestino ya se encarga por sí mismo de este trabajo.
  • No utilice laxantes irritantes por periodos prolongados sin consultar a su médico, pueden causar dependencia y daños graves al organismo.

Estas medidas no son inmediatas. Hacen falta 2 ó 3 semanas para que el intestino se regule.