Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Importancia de la reposición hicroelectrolítica

Los estudios realizados hasta el momento demuestran que, aunque habiendo perdido varios litros de sudor, los cambios a nivel de los electrolitos corporales son mínimos.

Por lo que sabemos, vemos que se pierde más líquidos que electrolitos y por esto debemos aconsejar que no es necesario restituir estos electrolitos eliminados.

A este respecto, aunque se desconocen los mecanismos exactos que llevan a sufrir los calambres, no existe evidencia de que los calambres se eviten por la ingestión de electrolitos. De todas formas, esta regla es general.

Los electrolitos que llevan estas bebidas no están pensados para restituir a los perdidos, sino para alcanzar la misma osmolaridad que el plasma y así poder ser vaciados rápidamente del estomago y ser absorbidos con normalidad por el intestino.

A estas bebidas se les llama por ello bebidas isotónicas, es decir, igual tono que el del plasma (en los extremos estarían las bebidas hipertónicas e hipotónicas que no son recomendables).

Calor y sudoración

De toda la energía disponible almacenada en nuestro organismo, sólo un 20-25% de ella se transforma en un trabajo físico que se puede traducir en un movimiento corporal, con una determinada fuerza, velocidad intensidad, etc. El resto de la energía, un 70-80%, se pierde en forma de calor.

Los mecanismos por los que el organismo pierde calor son: la radiación, la conducción, y la convección. Cuando el organismo esta en reposo, estos procesos son, generalmente, adecuados para conservar la temperatura constante alrededor de los 37ºC.

Si la tasa de producción de calor aumenta, como ocurre durante el ejercicio, estos mecanismos de disipación térmica resultan inadecuados para contrarrestar la elevación de la producción de calor y es entonces cuando entra en juego el cuarto mecanismo de compensación, la sudoración.

El sudor es una forma diluida de la sangre y, si las perdidas durante el ejercicio son elevadas, el organismo pierde agua y electrolitos (los electrolitos son sales disueltas en los líquidos del organismo). Los electrolitos se eliminan a una velocidad mucho menor que el agua y, por ello generalmente, no suele ser necesario su reemplazamiento durante el ejercicio. Sin embargo, la perdida de agua puede causar serios problemas si no se reemplaza adecuadamente. Debemos saber que perdidas de alrededor del 2% del peso corporal pueden ser responsables de la alteración del trabajo muscular.

También sabemos que los atletas pueden perder entre el 1-5% del peso corporal, a pesar de competir en climas templados y de beber líquidos regularmente, durante la competición. Pero en condiciones extremas, cuando la temperatura y la humedad son altas, se han llegado a observar descensos del peso corporal de hasta el 8-10%.

Si el sudor es mayor que la reposición de líquidos, se está produciendo una disminución en el flujo sanguíneo plasmático y, como consecuencia, se puede producir una reducción en el aporte de oxígeno al músculo y de substratos, así como una disminución en la eliminación de productos de desecho.

  • Equipo de expertos: Contamos con un equipo de especialistas especialmente formado en la atención de los deportistas.
  • Valoración básica y de élite: Cada paciente es evaluado cuidadosamente por nuestros especialistas para ofrecerle la mejor valoración deportiva.
  • Tecnología avanzada: Contamos con la última tecnología, como un Laboratorio Avanzado de Pruebas Funcionales y de Esfuerzo.
  • Rapidez: en menos de 48 horas realizamos todas las pruebas.
  • Test genético: en mayores de 35 años realizamos un test genético "Cardioincode" para conocer el riesgo de presentar un episodio coronario grave.