Ejercicio físico y beneficios anti-envejecimiento

Un estilo de vida saludable que incluya la actividad física, relacionarse socialmente y una actitud mental positiva son algunos de los factores que pueden influir en una vida longeva en algunos individuos.

Aumenta la esperanza de vida, reduce la progresión y el desarrollo de algunas enfermedades crónicas mientras se disminuye el riesgo de la discapacidad del individuo. Llevar una vida sedentaria trae consigo muchos efectos secundarios como el aumento de la fatiga, dificultad para conciliar el sueño, dificultad en la realización de tareas de la vida diaria, disminución de la auto-estima, etc.

Frecuentemente se confunden los efectos negativos de una vida sedentaria con el proceso del envejecimiento. Es importante recordar que los factores del estilo de vida que controlamos pueden marcar una diferencia en la forma en que envejecemos.

Si el individuo incorpora la práctica de la actividad física de una forma regular en su vida, estará influyendo positivamente la forma que envejece. Por tanto la actividad física le ayudara a preservar la independencia al aumentar la habilidad funcional

A medida que el individuo envejece, se produce un declive tanto estructural como funcional de la mayoría de los sistemas fisiológicos incluso en individuos que no sufren de enfermedades crónicas.

El declive se traduce en una perdida de la capacidad aeróbica y la función muscular del individuo. Por otro lado hay una afectación en la composición corporal (reducción del porcentaje de masa muscular en relación con la masa grasa).

El envejecimiento esta relacionado frecuentemente con una reducción de la masa muscular y con un aumento de la grasa corporal, lo cual implica un riesgo mayor de enfermedades metabólicas y cardiovasculares. Estos cambios que se producen con el envejecimiento contribuyen a una reducción de capacidad funcional del individuo, lo cual afecta a la habilidad de realizar las tareas de la vida diaria y por tanto reduce la calidad de vida del individuo.

Recomendaciones de ejercicio físico para adultos

Se recomienda para cualquier adulto 30 minutos de actividad aeróbica diaria moderada cinco días a la semana. Se conseguirán mayores beneficios si la actividad es mayor. Adultos que no puedan participar en estas recomendaciones mínimas de 150 minutos de trabajo aeróbico moderado por semana, deberían estar físicamente activos el mayor tiempo disponible.

La actividad aeróbica se define como aquella actividad rítmica que utiliza los principales grupos musculares. Ejemplos de ello pueden ser, andar, correr, nadar o hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto.

¿Cuál sería el tipo de ejercicio aeróbico ideal?

Eso depende de la persona. En general el trabajo aeróbico más adecuado sería aquel que es más accesible para el individuo, aquel que produzca el menor estrés ortopédico sobre las articulaciones y lo más importante, que el individuo disfrute realizándola, que el individuo se beneficie y que haya una mayor adherencia al programa de ejercicio físico.

Área de Medicina Deportiva

  • Equipo de expertos: Contamos con un equipo de especialistas especialmente formado en la atención de los deportistas.
  • Valoración básica y de élite: Cada paciente es evaluado cuidadosamente por nuestros especialistas para ofrecerle la mejor valoración deportiva.
  • Tecnología avanzada: Contamos con la última tecnología, como un Laboratorio Avanzado de Pruebas Funcionales y de Esfuerzo.
  • Rapidez: en menos de 48 horas realizamos todas las pruebas.
  • Test genético: en mayores de 35 años realizamos un test genético "Cardioincode" para conocer el riesgo de presentar un episodio coronario grave.

¿Quieres que te enviemos novedades, cursos o actualidad sobre vida sana?

¡Apúntate y cuida tu salud!

  • Si eres de los que le gusta sentirse bien cada día.
  • Si eres de los que cree que prevenir es mejor que curar.
  • Si quieres disfrutar de cada día de tu vida con tu familia y seres queridos.

Suscríbete a esta newsletter y comienza a cuidarte.