Motivos para dejar de fumar

El tabaquismo es una enfermedad crónica de carácter adictivo. Es la primera causa evitable de muerte en el mundo, ya que su consumo está asociado a un exceso de riesgo para varios tipos de cáncer, procesos respiratorios crónicos y enfermedades cardiovasculares.

Aunque el 70% de los fumadores desean dejar de fumar definitivamente, la mayoría no están preparados. Sí manifiestan, no obstante, la intención de intentar dejarlo a medio o largo plazo. Existen en la actualidad fármacos muy efectivos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Los tratamientos deben ser personalizados para cada fumador dependiendo, fundamentalmente, de la motivación y del grado de adicción física y psicológica.

En la Clínica existe una programa de deshabituación tabáquica en el que se informa sobre los riesgos del hábito tabáquico y se estudian los grados de adicción y de motivación.

Según la actitud del individuo ante la deshabituación, se establecen categorías de preparación con diferentes tratamientos. La consulta incluye una valoración básica respiratoria por un especialista de neumología.

A continuación le ofrecemos una serie de motivos que le pueden ayudar a tomar la decisión de abandonar el hábito tabáquico.

  • Evitará enfermedades cardiacas producidas por el tabaquismo.
  • Se cansará menos al hacer ejercicio.
  • Terminará con la tos, el catarro crónico y la bronquitis crónica.
  • Sus posibilidades de padecer enfisema pulmonar disminuirán.
  • Reducirá las posibilidades de padecer cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca y riñón.
  • Mejorará o se reducirán las posibilidades de padecer úlcera gástrica o duodenal.
  • Disminuirá la sensación de falta de aire al hacer deporte.
  • Disminuirán las cifras de tensión arterial y colesterol.
  • Desaparecerá la tos matutina.
  • Disminuirá el riesgo de que sus hijos padezcan enfermedades respiratorias.
  • El aspecto de su cabello mejorará.
  • Mejorará su mal aliento.
  • Su dentadura volverá a brillar y sus encías dejarán de inflamarse.
  • Mejorará su sentido del gusto y del olfato.
  • Los alimentos tendrán mejor sabor y aroma.
  • Mejorará su estado de ánimo.
  • El acné mejorará sensiblemente.
  • Disminuirá el riesgo de padecer osteoporosis.
  • Si está embarazada, no producirá daños fetales: mayor riesgo de aborto espontáneo y bajo peso del niño al nacer.
  • Desaparecerá el olor a tabaco de su ropa y de su casa.
  • Dará ejemplo a sus hijos.
  • Ahorrará dinero.

La Organización Mundial de la Salud considera el hábito de fumar como una toxicomanía, por ello, al dejar de fumar, la persona puede llegar a un estado de carencia muy angustioso, síndrome de abstinencia, en el que se suelen dar los siguientes síntomas:

  • Insomnio.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Palpitaciones.
  • Dolor de cabeza.
  • Deseo de fumar.
  • Falta de concentración.
SOLICITE