Un estudio prueba que el virus permanece en múltiples órganos hasta las fases más avanzadas de la enfermedad en pacientes graves con COVID-19

Esta investigación de la Clínica Universidad de Navarra, realizada en biopsias post mortem en 10 pacientes fallecidos por el virus, sugiere la posibilidad de administrar tratamiento antiviral en todo el proceso

Imagen del equipo investigador de la Clínica Universidad de Navarra de un estudio patológico en COVID-19.
Parte del equipo investigador multidisciplinar de la Clínica Universidad de Navarra en este estudio.

8 de septiembre de 2020

Un estudio de la Clínica Universidad de Navarra encuentra evidencias para mantener el tratamiento antiviral durante todo el proceso de la enfermedad del paciente grave con COVID-19 positivo. En él, se demuestra la presencia de virus viable (ARN del SARS CoV-2) en pacientes fallecidos por CODVID-19, pese a encontrarse en la fase tardía (inflamatoria) de la enfermedad, en la que el daño depende de la propia respuesta inmune del individuo.

Estos resultados histopatológicos se han obtenido de una fase preliminar sobre 10 pacientes fallecidos por el virus y han sido publicados en la revista Thorax, perteneciente al grupo The British Medical Journal. 

“Queríamos responder a la inquietud de ver que los pacientes fallecían y no sabíamos por qué. Como no podíamos hacer autopsias, decidimos hacer, con el consentimiento de sus familiares, biopsias multiorgánicas post mortem para poder estudiar qué estaba ocurriendo”, explica la Dra. Lola Lozano, directora del Servicio de Anatomía Patológica de la Clínica Universidad de Navarra. 

“Lo que hemos encontrado es que los pacientes enferman principalmente por la progresión de la enfermedad pulmonar, pero algo muy interesante es que hemos encontrado virus viable en biopsias de otros órganos. Esto quiere decir que el virus se disemina rápidamente al resto de órganos, aunque no manifiesten lesión morfológica”, añade la especialista.

En 9 de los 10 pacientes estudiados, los investigadores han encontrado un nivel significativamente alto de ARN del SARS CoV-2 en órganos como el pulmón, corazón, riñón e hígado. “Una de las cosas que se pensaba al principio es que esta enfermedad tiene una primera fase de replicación viral y una segunda de estado hiperinflamatorio, y parecía que eran secuenciales.

Sin embargo, nosotros hemos visto que, en los pacientes fallecidos, la replicación viral persiste durante el estado hiperinflamatario y, por tanto, se pueden dar al mismo tiempo”, apunta el Dr. Manuel Landecho, del Departamento de Medicina Interna de la Clínica. 

Un descubrimiento que tiene implicaciones desde el punto de vista del tratamiento, ya que “es posible que haya que dar tratamiento antiviral incluso en las fases tardías de la enfermedad”. 

Primer estudio patológico 

El equipo multidisciplinar de la Clínica, formado por especialistas de Anatomía Patológica, Medicina Interna, Neumología, Enfermedades Infecciosas y Anestesia, ha sido el primer grupo español con resultados patológicos sobre la COVID-19. En él, se han llevado a cabo estudios clínicos y patológicos para poder “entender mejor al paciente en aislado y a la enfermedad en general”.

“Se ha tomado una muestra de pulmón, corazón, hígado y riñón, además de intestino en uno de ellos, para poder ir estudiándolos conforme se veía evidencia de que se afectaban por el coronavirus”, detalla el Dr. Borja Recalde, especialista de Neumología. Una vez en el laboratorio, además de los estudios patológicos, se realizaba una detección PCR a todas las muestras obtenidas para detectar la presencia del virus.

“Este estudio ayuda a entender qué le está pasando al paciente y la propia enfermedad para, así, poder manejarla mejor y seguir investigando para ofrecerle el mejor tratamiento posible”, concluye la Dra. Lozano.

El equipo médico agradece a los pacientes y familiares y muestran su profundo respeto, ya que “aunque nada elimina el dolor por la pérdida de un ser querido, esperamos que saber de la importancia de su contribución ayude a mitigar la tristeza”.
 

COVID-19