Análisis de la función renal

"Las distintas determinaciones que se analizan en el laboratorio permiten detectar el funcionamiento correcto o no del riñón".

DR. JOSÉ IGNACIO MONREAL MARQUIEGUI
ESPECIALISTA. SERVICIO DE BIOQUÍMICA

Las funciones de los riñones son:

  • La filtración de la sangre que llega a los capilares glomerulares.
  • La reabsorción tubular de sustancias que no deben ser eliminadas.
  • La secreción tubular de sustancias que pueden sufrir también los dos procesos anteriores.

Del equilibrio de estos procesos dependerá la correcta formación de orina que presente una composición, densidad, pH y volumen adecuados.

¿Cuándo se estudia la función renal?

Para conocer el estado de la función del riñón, se realizan un conjunto de pruebas bioquímicas a partir de muestras de sangre y de orina recogida durante 24 horas, junto con la observación al microscopio del sedimento urinario. 

Estas pruebas ayudan al médico a enfocar bien el diagnóstico y tratamiento de una enfermedad.

Para la correcta toma de muestra de orina de 24 horas, debe desecharse la primera micción de las 08:00 horas, recogiendo todas las micciones durante las 24 horas siguientes en un recipiente estéril adecuado, que puede ser suministrado por el centro hospitalario o adquirido en una farmacia.

Indicaciones más frecuentes de esta prueba:

  • Glomerulonefritis.
  • Infecciones de orina.
  • Insuficiencia renal aguda.
  • Insuficiencia renal crónica.
  • Pielonefritis.

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle un estudio de la función renal

Tipos de análisis de la función renal

La creatinina es una sustancia de origen muscular constituida por tres aminoácidos. La cantidad de creatinina que aparece en la sangre de un individuo depende de su masa muscular.

Esta concentración será constante para cada individuo si no varía su masa muscular (valores de referencia: mujeres: 0.4-1.3 mg./dL.; hombres: 0.5-1.2 mg./dL.). La creatinina sufre filtración glomerular pero no se reabsorbe y su secreción tubular es mínima.

Según esto, el aumento de creatinina en sangre indicaría un gran recambio muscular bien patológico, porque el músculo se está "rompiendo", o bien fisiológico, si el individuo presenta una gran masa muscular, como en el caso de deportistas.

Por otro lado, el aumento de creatinina en sangre puede ser debido a una mala filtración glomerular. Se valora con la determinación de creatinina en orina de 24 horas, estableciendo la relación existente entre ésta y la concentración de creatinina en sangre.

Este parámetro se denomina Aclaramiento de Creatinina. Sus unidades son ml/min. y valora la filtración glomerular. El valor normal del aclaramiento de creatinina oscila entre 100-130 ml./min. Su disminución indica que el glomérulo está filtrando menos de lo debido mientras que su elevación indicaría una filtración anormalmente elevada.

Es la forma no tóxica del amoníaco que se genera en el organismo a partir de la degradación de proteínas provenientes tanto de la dieta como del recambio fisiológico.

Debido a su pequeño tamaño, presenta una reabsorción y secreción variable en el túbulo renal acompañando al agua. Los valores normalmente observados en sangre para un individuo en ayunas son: 0.1-0.5 g./l.

La retención de urea en sangre refleja el mal funcionamiento renal globalmente, aunque se ve afectado por la dieta rica en proteínas, por el funcionamiento hepático y por estados catabólicos.

Además, en el túbulo, la urea acompaña al agua, de modo que, si la diuresis esta elevada, la excreción de agua es mayor y por tanto se eliminará urea. Por el contrario, si el sujeto presenta una diuresis baja (deshidratación, hemorragia, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, etc.) aumentará la reabsorción, y por tanto la concentración de urea en sangre.

Son iones libres (como Sodio (Na), Potasio (K), Cloro (Cl) y Bicarbonato (HCO3)) que existen en los líquidos corporales. Todos los procesos metabólicos del organismo afectan a la concentración de electrolitos en sangre y orina. Su concentración (mmol/l) es determinante para la osmolaridad, el estado de hidratación y el pH de los líquidos corporales.

A lo largo de la nefrona los electrolitos son reabsorbidos o secretados según sea necesario para regular su concentración sanguínea y para regular tanto la carga osmótica como el pH de la orina.

La existencia de una patología renal se reflejará en el desequilibrio de la concentración de estas sustancias tanto en sangre como en orina de 24 horas. La interpretación de estas determinaciones es compleja ya que numerosas patologías, distintas a la renal, alteran su concentración.

Junto a otras pruebas como el aclaramiento de creatinina, la determinación de urea sanguínea y urinaria, la determinación de Calcio (Ca) y Fósforo (PO4H3-) en sangre y orina, etc., representan una buena aproximación de la función renal.

Las proteínas en la orina o proteinuria normalmente no aparecen en orina salvo en determinadas circunstancias como en el embarazo, tras hacer deporte, después de haber estado mucho tiempo de pie, etc. No obstante, hay causas patológicas que se manifiestan con proteinuria.

El estudio de laboratorio de la proteinuria comienza con la determinación de la concentración de proteínas totales en orina. Si se detecta su presencia hay que descartar que se deba a una patología no renal que implique un aumento de producción, como en mielomas, fiebre, procesos inflamatorios, quemaduras, etc. Una vez descartadas estas posibilidades, la causa será renal. En este caso, la proteinuria puede deberse a una alteración del glomérulo que permite que las proteínas filtren y/o a una alteración del túbulo, que no las reabsorbe.

  • Proteinuria glomerular: para estudiarla, se determina una proteína de un tamaño límite para la filtración, por ejemplo albúmina, y otra proteína de gran tamaño que en condiciones normales no filtra, como las inmunoglobulinas. Si estas proteínas aparecen en orina, indican una lesión glomerular.
  • Proteinuria tubular: para estudiarla se determina una proteína que filtra en el glomérulo pero es reabsobida totalmente en el túbulo, con lo que no debería aparecer en la orina. Se determinan proteínas pequeñas, como la proteína transportadora de retinol, a1-microglobulina, b2-microglobulina, etc, si aparecen en orina se debe a que el túbulo no está reabsorbiendo correctamente.
  • Proteinuria mixta: aparecen todo tipo de proteínas en orina porque se encuentran dañados tante el glomérulo como el túbulo de las nefronas. Todos los parámetros anteriormente descritos indicarán que existe un daño renal.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Servicio de Bioquímica Clínica

El Servicio de Bioquímica Clínica de la Clínica Universidad de Navarra es el responsable de realizar los análisis bioquímicos solicitados por los especialistas médicos de nuestro centro.

Realizamos controles técnicos de calidad para garantizar el buen funcionamiento de los equipos y la mayor precisión en los resultados que se obtienen de las muestras.

Para garantizar la excelencia en el servicio al paciente, ofrecemos la respuesta con los resultados de los análisis en el menor tiempo posible, respondiendo en tan sólo 46 minutos en algunos casos de analítica general.

Organizados en unidades asistenciales

  • Bioquímica general.
  • Electrolitos.
  • Hormonas, orinas y proteínas.
  • Marcadores.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Máxima rapidez en ofrecer los resultados analíticos.
  • Realizamos controles de calidad para garantizar el correcto y mayor precisión en los resultados obtenidos.
  • Trabajamos de manera multidisciplinar con todos los departamentos de la Clínica.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.